Úni­cos e irre­pe­ti­bles

La fo­tó­gra­fa Susana Pé­rez po­ne a dis­po­si­ción del pú­bli­co su ar­te pa­ra los re­tra­tos. Gra­tis, en el Pa­la­cio Dio­ni­si.

La Voz del Interior - Número Cero - - Artes Visuales - Cris­ti­na Aizpeolea caiz­peo­lea@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Una si­lla, un pe­que­ño cuar­to ta­pi­za­do de ma­rrón os­cu­ro, una luz y un sa­co ne­gro de la­ni­lla. Eso es to­do lo que ne­ce­si­ta Susana Pé­rez pa­ra que la Sa­la 0 del Pa­la­cio Dio­ni­si se trans­for­me en el es­tu­dio de re­tra­tos más ma­ra­vi­llo­so del mun­do. Eso y su cá­ma­ra. Y su mo­do siem­pre ama­ble, su sen­si­bi­li­dad pa­ra que se des­pe­je la ti­mi­dez o la im­pos­ta­ción, y el ojo cer­te­ro pa­ra cap­tar el mo­men­to jus­to en que ese ros­tro co­bra per­so­na­li­dad y se vuel­ve un re­gis­tro que cor­ta el alien­to.

“Pa­ra mí to­dos los ros­tros son ma­ra­vi­llo­sos. Úni­cos e irre­pe­ti­bles”, di­ce Susana, con el res­pal­do de más de 600 re­tra­tos co­mo ga­ran­tía. Es un aval que co­men­zó a cons­truir sien­do ca­si una ni­ña con su pa­dre, el maes­tro An­sel­mo Pé­rez, y por el que sus co­le­gas la res­pe­tan has­ta la ad­mi­ra­ción. Da lo mis­mo si tie­ne en­fren­te a una es­tre­lla o a un des­co­no­ci­do. Lo que ella mi­ra es otra co­sa. A to­dos les de­di­ca la mis­ma con­cen­tra­ción has­ta que apa­re­ce eso que bus­ca.

Des­de ha­ce ca­si dos me­ses, los sá­ba­dos de 18 a 20, “la Susy” po­ne a dis­po­si­ción del pú­bli­co su mag­ní­fi­co ar­te. So­la­men­te hay que ano­tar­se pa­ra el turno, dis­po­ner­se pa­ra la ce­re­mo­nia del re­tra­to y de­jar­se lle­var. La ac­ción per­for­má­ti­ca se lla­ma

Pa­sio­na­ria y na­ció por in­vi­ta­ción de Na­ta­lia Mó­ni­ca, la di­rec­to­ra del mu­seo. “La Naty que­ría que hi­cié­ra­mos una re­tros­pec­ti­va mía, pe­ro yo pre­fie­ro la ac­ción y se me ocu­rrió ha­cer al­go con lo que más o me­nos creo que sé ha­cer bien: los re­tra­tos”, di­ce Susana.

Pa­sio­na­ria per­ma­ne­ce­rá has­ta el sá­ba­do pró­xi­mo y tam­bién se rea­li­za­rá es­te miér­co­les, pa­ra acom­pa­ñar el día gra­tis del mu­seo. Lue­go qui­zá gi­re por otras ciu­da­des, o se con­vier­ta en un fo­to­li­bro, o to­do eso jun­to mien­tras en la pan­ta­lla se hil­va­nen en un sin­fín un re­tra­to con otro, to­dos sin­gu­la­res, to­dos po­ten­tes, to­dos es­pe­cia­les. Úni­cos e irre­pe­ti­bles.

Sá­ba­do en ac­ción

“Lo úni­co que les pi­do es que se pon­gan es­te ta­pa­di­to vie­jo, que era de cuan­do yo usa­ba mi­ni­fal­da”, se ríe Susana, y sa­ca del bol­so un es­pol­ve­rino ne­gro, lán­gui­do, ca­si elás­ti­co, ca­paz de en­vol­ver a cual­quie­ra; e in­clu­so, a más de una per­so­na.

“Las to­mas que ha­go son pla­nos me­dios y con es­to les ta­po la ro­pa. Pri­me­ro, por­que no quie­ro que en los re­tra­tos se mar­que una épo­ca, pe­ro ade­más por­que la ro­pa siem­pre con­di­cio­na. En­ton­ces, así cu­bier­tos, na­die se tie­ne que preo­cu­par de na­da. Y se ablan­dan, se re­la­jan, que es lo que yo ne­ce­si­to”, re­su­me.

Son las 18 del sá­ba­do en el es­tu­dio. To­can la puer­ta e in­gre­sa una se­ño­ra. Mien­tras se po­ne el sa­qui­to ne­gro co­mo si fue­ra una ca­pa, co­men­ta que es de Bue­nos Ai­res pe­ro que aho­ra vive en Al­ta Gra­cia. Le en­can­ta el ar­te, vi­si­ta to­dos los museos y le pa­re­ció muy sim­bó­li­co ha­cer­se un re­tra­to que la en­fo­que en es­ta nue­va eta­pa de su vi­da.

Des­pués pa­sa una pa­re­ja de es­tu­dian­tes que se anotó esa mis­ma tar­de con ga­nas de re­gis­trar su amo­ro­sa com­pli­ci­dad. “Es la pri­me­ra vez que ha­ce­mos es­to”, cuen­tan cuan­do sa­len de la mano, agra­de­ci­dos.

Si­gue un se­ñor ma­yor, que en­tra con una bol­si­ta. Trae un re­ga­lo pa­ra la fo­tó­gra­fa. Le cuen­ta al­gu­nas pe­nas y un par de ilu­sio­nes. Se sa­ca la go­rra, los an­te­ojos y se sien­ta en la si­lla. Mi­ra a cá­ma­ra, plá­ci­do. La fi­la si­gue. “Ha­ce mu­chos años, cuan­do yo em­pe­cé con la fo­to­gra­fía, mi sue­ño pa­ra es­ta eta­pa de mi vi­da era te­ner un es­tu­dio de re­tra­tos. Hoy si­go so­ñan­do con eso, so­bre to­do cuan­do veo có­mo se ha vul­ga­ri­za­do la fo­to­gra­fía, con los ce­lu­la­res, las To­dos sa­len igua­les. A mí to­do eso me pa­re­ce sel­fies. fal­so”, con­fie­sa Susana Pé­rez.

“Pe­ro no es un pro­ble­ma con la tec­no­lo­gía –acla­ra–. Al con­tra­rio, yo vi­vo es­tu­dian­do. No soy una ro­mán­ti­ca del la­bo­ra­to­rio y la luz ro­ja... Tan­to an­tes co­mo aho­ra, to­do em­pie­za en la to­ma. Si no te­nés la to­ma re­suel­ta, no te­nés na­da. Pe­ro a mí siem­pre me apa­sio­nó el re­tra­to, por­que se to­ma su tiem­po pa­ra que apa­rez­ca la ver­da­de­ra per­so­na­li­dad”.

(FA­CE­BOOK DE PA­LA­CIO DIO­NI­SI)

La ce­re­mo­nia. Ape­nas unos mi­nu­tos le bas­tan a Susana Pé­rez pa­ra des­pe­jar los ar­ti­fi­cios y lo­grar esa to­ma que cor­ta el alien­to. Clá­si­ca y mo­der­na, así es ella.

A la par. Ca­da una en su ex­pre­sión pa­ra un re­tra­to com­par­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.