“Mi ge­ne­ra­ción se ca­lló, se acos­tum­bró, ne­gó su exis­ten­cia”

En “El fu­tu­ro es un lu­gar ex­tra­ño”, la es­cri­to­ra chi­le­na ex­po­ne la desa­zón y las con­tra­dic­cio­nes de quie­nes com­ba­tie­ron la dic­ta­du­ra de Pi­no­chet.

La Voz del Interior - Número Cero - - Entrevista - Ja­vier Mat­tio jmat­[email protected]­voz­de­lin­te­rior.com.ar

EL TERRE MO­TO DE 2010 NOSHIZO VERQUE DEN­TRO DE­LAS CA­SAS BONITASESTABA LA IN­TEM­PE­RIE.

Dos cim­bro­na­zos, uno afec­ti­vo y per­so­nal y otro natural y co­lec­ti­vo, sa­cu­den la vi­da de la Cal­di­ni, la pro­ta­go­nis­ta de El fu­tu­ro es un lu­gar

ex­tra­ño: la se­pa­ra­ción ju­di­cial de su lon­ge­va pa­re­ja el Ro­cha y el trá­gi­co te­rre­mo­to chi­leno de 2010 co­nec­tan pre­sen­te y pa­sa­do co­mo si las úl­ti­mas tres dé­ca­das de His­to­ria se es­fu­ma­ran, abrien­do un abis­mo en­tre los años de dic­ta­du­ra chi­le­na y la des­con­cer­tan­te ac­tua­li­dad. En su in­có­mo­da fic­ción de ele­men­tos au­to­bio­grá­fi­cos, Cynt­hia Rimsky (San­tia­go de Chi­le, 1962) ex­po­ne las con­tra­dic­cio­nes y la desa­zón de la ge­ne­ra­ción com­ba­ti­va que se plan­tó an­te Pi­no­chet a la luz agria de la pre­sen­te de­mo­cra­cia neo­li­be­ral, don­de ex­mi­li­tan­tes de des­tino di­ver­so (al­gu­nos sa­li­dos de pri­sión, otros re­con­ver­ti­dos a la po­lí­ti­ca) se des­co­no­cen, se evi­tan, se cues­tio­nan. A la ma­ne­ra de un sis­mo mo­ral, na­da ni na­die que­da bien pa­ra­do en el tex­to de Rimsky.

“Vi­ví la dic­ta­du­ra mien­tras era es­tu­dian­te, siem­pre in­ten­té es­cri­bir so­bre ese pe­río­do, pe­ro no en­con­tra­ba el pun­ta de vis­ta. Que­ría evi­tar la épi­ca, el sou­ve­nir, el re­cuer­do des­de la víc­ti­ma, los de­re­chos hu­ma­nos”, se­ña­la Rimsky, quien en­con­tró la dis­tan­cia jus­ta pa­ra el abor­da­je en Bue­nos Ai­res, don­de vive des­de ha­ce unos años.

“Em­pe­cé a leer más li­te­ra­tu­ra ar­gen­ti­na, una li­te­ra­tu­ra de la ex­tra­ñe­za, y a par­tir de ahí apa­re­ció es­te per­so­na­je que tie­ne to­do ol­vi­da­do, que vive el cam­bio de épo­ca en­tre la dic­ta­du­ra y la tran­si­ción y no re­cuer­da quién fue, por qué to­mó las de­ci­sio­nes que to­mó. Tra­je al pre­sen­te la lu­cha con­tra la dic­ta­du­ra y las per­so­nas que te­nían idea­les y com­pro­mi­so mos­tran­do qué pa­só con ellas en el pe­río­do pos­te­rior. La Cal­di­ni se en­cuen­tra con se­res co­mo náu­fra­gos que lle­ga­ron a las costas se­pa­ra­dos y de re­pen­te em­pie­zan a mi­rar­se a la ca­ra, a re­co­no­cer­se, pe­ro es­tán com­ple­ta­men­te devastados por la ex­pe­rien­cia de ha­ber vi­vi­do la dic­ta­du­ra. Esa épo­ca ya no exis­te y no tie­nen có­mo en­ten­der sus vi­das en el pre­sen­te, que a la vez nie­ga de ma­ne­ra ab­so­lu­ta a los que lu­cha­ron a me­nos que se ha­yan adap­ta­do al ca­pi­ta­lis­mo de li­bre mer­ca­do. Me in­tere­sa­ba que ese gru­po de per­so­nas se mi­ra­ra a la ca­ra y re­cor­da­ra”, di­ce la au­to­ra.

Y com­ple­ta: “El pro­ble­ma en Chi­le es que se ins­tau­ró el li­bre mer­ca­do más sal­va­je de Amé­ri­ca la­ti­na, fue un la­bo­ra­to­rio, un en­sa­yo pa­ra ex­ten­der al con­ti­nen­te. Se rom­pie­ron los la­zos, en Chi­le no hay te­ji­do social, no hay or­ga­ni­za­ción, y los que se en­car­ga­ron de ad­mi­nis­trar ese li­bre mer­ca­do a ul­tran­za fue­ron jus­ta­men­te fun­cio­na­rios de la de­mo­cra­cia. Ahí se ter­mi­nó de im­ple­men­tar el pro­yec­to eco­nó­mi­co de la dic­ta­du­ra, con re­pre­sión a los ma­pu­ches y acu­mu­la­cio­nes fo­res­ta­les y de ca­pi­tal tre­men­do”.

El te­rre­mo­to de la ma­dru­ga­da del 27 de fe­bre­ro de 2010, que se evo­ca ví­vi­da­men­te en El fu­tu­ro

es un lu­gar ex­tra­ño, mar­có el li­te­ral y bru­tal des­per­tar no só­lo de la Cal­di­ni, sino del país en­te­ro.

Rimsky: “Has­ta 2010 se de­cía que Chi­le es­ta­ba cre­cien­do, que es­to iba a cho­rrear y en al­gún mo­men­to íba­mos a ser be­ne­fi­cia­rios del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de las gran­des em­pre­sas. El te­rre­mo­to pro­du­jo una gran des­truc­ción y nos di­mos cuen­ta de que den­tro de las ca­sas bo­ni­tas y pin­ta­di­tas es­ta­ban el desas­tre y la in­tem­pe­rie. No ha­bía pro­tec­ción del Es­ta­do. Cu­rio­sa­men­te des­pués del te­rre­mo­to sur­gió la lu­cha del mo­vi­mien­to estudiantil, la so­cie­dad em­pe­zó a ver­se con otros ojos y a dar­se cuen­ta de que la ma­ra­vi­lla no lo era tan­to, de que era úni­ca­men­te pa­ra unos po­cos. En­ton­ces fue ex­tra­ño, por­que las per­so­nas que en dic­ta­du­ra ha­bían si­do crí­ti­cas con el li­bre mer­ca­do ha­bían si­do aho­ga­das, no te­nían lu­ga­res don­de cri­ti­car, se die­ron cuen­ta de que se les ha­bía pa­sa­do la vi­da so­bre­vi­vien­do en un sis­te­ma des­pro­te­gi­do y la­bo­ral­men­te ines­ta­ble, aho­ra eran otros los que pro­tes­ta­ban. Mi ge­ne­ra­ción se que­dó ca­lla­da, fue cóm­pli­ce pa­si­va, se acos­tum­bró o sim­ple­men­te ne­gó su exis­ten­cia”.

El in­te­rro­gan­te, por tan­to, es có­mo re­com­po­ner lo di­suel­to, có­mo vol­ver a cons­truir en el va­cío. “Ha­ce po­co vi la pe­lí­cu­la tu­ne­ci­na La aman­te, don­de en un mo­men­to el per­so­na­je fe­me­nino le pre­gun­ta al pro­ta­go­nis­ta si es­tu­vo en una ma­ni­fes­ta­ción de la Pri­ma­ve­ra Ára­be. Y él di­ce que sí, que du­ran­te tres días ha­bía sen­ti­do que la gen­te se ama­ba, que ha­bía una ener­gía, una co­mu­ni­dad. Eso fue im­por­tan­te en la dic­ta­du­ra, en­tre la gen­te que lu­cha­ba ha­bía una co­mu­ni­dad que se per­dió en la tran­si­ción. La no­ve­la apun­ta a re­cons­truir esa sen­sa­ción”, re­co­no­ce la es­cri­to­ra.

Es­pa­cios en blan­co

El li­bro an­te­rior­men­te pu­bli­ca­do en la Ar­gen­ti­na de Rimsky –quien lle­va seis fir­ma­dos– es Pos­te res­tan­te (2001), su de­but. El vo­lu­men alum­bra otro eje de la au­to­ra, el via­je, en una tra­ve­sía hip­nó­ti­ca y equí­vo­ca a los orí­ge­nes (Is­rael, Ucra­nia, Po­lo­nia) que com­bi­na cró­ni­ca y li­te­ra­tu­ra con ecos in­tros­pec­ti­vos, frag­men­ta­rios y do­cu­men­ta­les a Se­bald y a Wal­ter Ben­ja­min. Tam­bién fue el des­pla­za­mien­to el cen­tro de

Ra­mal (2011), in­cur­sión in­cla­si­fi­ca­ble a tra­vés de las pa­ra­das de un agó­ni­co tren en po­bla­cio­nes chi­le­nas al bor­de de la ex­tin­ción.

“El via­je to­da­vía per­mi­te sa­lir­se de un lu­gar de con­fort –apun­ta Rimsky–. No me re­fie­ro so­la­men­te al país, sino al ba­rrio, el en­torno pro­fe­sio­nal, la fa­mi­lia, los pre­con­cep­tos. Es co­rrer­se de ese lu­gar don­de a uno lo en­cie­rran o se va en­ce­rran­do. Me gus­ta ver los me­ca­nis­mos que ar­ma la cul­tu­ra, las cos­tum­bres, me pue­do pa­sar la ma­ña­na en una pla­za vien­do có­mo un se­ñor ali­men­ta a las pa­lo­mas y en ese mo­vi­mien­to re­fle­jar aque­llo que ocu­rre en el mun­do”.

Y cie­rra: “Los pri­me­ros li­bros siem­pre son de bús­que­da de la iden­ti­dad. En Pos­te res­tan­te me in­tere­sa­ba más des­cu­brir la fic­ción, por­que en mi fa­mi­lia la his­to­ria es­ta­ba lle­na de es­pa­cios en blan­co. La via­je­ra se da cuen­ta de que ella es esos es­pa­cios en blan­co que in­ven­ta mien­tras via­ja, eso me pa­re­ció li­be­ra­dor. Co­mo di­ce Lu­cre­cia Mar­tel, la iden­ti­dad es una pri­sión. No hay que se­guir ha­blan­do de iden­ti­dad sino de cam­bio, uno es­tá to­do el tiem­po mu­tan­do, las cé­lu­las del cuer­po se trans­for­man a lo lar­go del día. To­do es­tá cons­trui­do a ba­se de es­pa­cios en blan­co con los que se pue­de ju­gar, in­ven­tar o ima­gi­nar”.

(GEN­TI­LE­ZA EL MER­CU­RIO)

Des­pla­za­mien­tos. Rimsky es­cri­bió li­bros de cró­ni­cas de via­je co­mo “Pos­te res­tan­te” y “Ra­mal”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.