Por­qué leer el li­bro de los De­ca­den­tes

“Ti­ta­nes en el hit” se ti­tu­la con to­da jus­ti­cia la bio­gra­fía de la gran ban­da fies­te­ra ar­gen­ti­na es­cri­ta por Fernando Sán­chez.

La Voz del Interior - Número Cero - - Consumos Culturales - Germán Arras­cae­ta ga­rras­cae­[email protected]­voz­de­lin­te­rior.com.ar

El periodista Fernando Sán­chez asu­mió la res­pon­sa­bi­li­dad de con­tar có­mo se pro­du­jo uno de los má­xi­mos mi­la­gros de la mú­si­ca ar­gen­ti­na. El edi­tor de la sa­tí­ri­ca Bar­ce­lo­na se car­gó la na­rra­ción del na­ci­mien­to y desa­rro­llo per­pe­tuo de Los Au­tén­ti­cos De­ca­den­tes, una fac­to­ría de hits que se con­vir­tió en el re­ves­ti­mien­to emo­cio­nal de nues­tras vi­das, tras ava­sa­llar gus­tos es­pe­cí­fi­cos y cual­quier des­dén por gé­ne­ros pa­rias.

Lo ha­ce en Ti­ta­nes en el hit, una bio­gra­fía oral que sir­ve co­mo anabó­li­co pa­ra la ce­le­bra­ción del 30° aniver­sa­rio de es­te pro­yec­to que en­car­na co­mo po­cos el ad­je­ti­vo “po­pu­lar”.

Si bien fue tes­ti­go de la erup­ción anar­co-bo­li­che­ro-tro­pi­cal de “Los De­ca”, tan­to por cer­ca­nía con el per­cu­sio­nis­ta Gas­tón Ber­nar­dou co­mo por ser un fan in­con­di­cio­nal, Sán­chez eli­ge re­cons­truir ese

big bang fies­te­ro me­dian­te el tes­ti­mo­nio de to­dos los in­vo­lu­cra­dos, quie­nes al mo­men­to de la fun­da­ción no sa­bían to­car ni se ima­gi­na­ban un fu­tu­ro co­mo mú­si­cos pro­fe­sio­na­les. Eso, sin te­ner en cuen­ta las fo­bias de los

front­men (Cu­cho y “Pe­rro Vie­jo” Se­rrano) pa­ra en­fren­tar has­ta al pú­bli­co más es­cuá­li­do en cuan­to a mag­ni­tud.

En­cuen­tros de al­mas dis­fun­cio­na­les en co­le­gios de am­pli­tud mo­du­la­da; afi­ni­dad en el des­par- pa­jo; las gam­bas de fa­mi­lias de cla­se me­dia aún no tan pau­pe­ri­za­das; al­gu­nos via­jes re­ve­la­do­res; el coope­ra­ti­vis­mo co­mo for­ma de con­so­li­dar una Py­me crea­ti­va y de­li­ran­te; la con­quis­ta de Mé­xi­co; la tras­tien­da de ca­da hit. To­do es­tá pi­vo­tea­do por un Sán­chez que les da si­mi­lar im­por­tan­cia a per­so­na­jes sa­te­li­ta­les que ayu­dan a ex­pli­car por qué Los Au­tén­ti­cos De­ca­den­tes tie­nen fun­da­men­tos

punk y dis­co­te­que­ros sin en­trar en con­tra­dic­ción.

Pre­ci­sa­men­te, es­ta bio­gra­fía en­gro­sa la mís­ti­ca trans­ver­sal de un gru­po que bus­có (y bus­ca) es­tar fir­me jun­to al pue­blo sin cul­ti­var el sar­cas­mo, la iro­nía ni el ci­nis­mo. Que cons­tru­yó una al­ter­na­ti­va en un con­tex­to roc­ke­ro ca­da vez más in­to­le­ran­te.

Es más, Los De­ca­den­tes crea­ron una van­guar­dia es­té­ti­ca, a juz­gar por el tes­ti­mo­nio del ar­tis­ta plás­ti­co Mar­ce­lo Pom­bo, ami­go de Se­rrano. “En los ’90, me in­tere­sa­ba crear un ob­je­ti­to de mier­da pa­ra ven­der. No que­ría al­go pro­vo­ca­dor, sino que fue­ra lin­do, que les gus­ta­ra a las tías del mun­do. No que­ría pro­vo­car a la gen­te que no sa­bía de ar­te, sino, jus­ta­men­te, al es­ta­blish­ment del ar­te. Lo mis­mo que pa­só con Los Au­tén­ti­cos De­ca­den­tes pa­só con el

es­ta­blish­ment del rock”, re­su­mió Pom­bo, y des­ta­có que, jun­to con Jor­ge, ya ha­bían sur­fea­do las van­guar­dias co­mo con­su­mi­do­res ado­les­cen­tes. Co­mo pro­duc­to­res de dis­cur­sos de­bían ir más allá. Y “Los De­ca” fue­ron de­ma­sia­do le­jos.

La gran ban­da. El per­so­nal de Los Au­tén­ti­cos De­ca­den­tes a pleno, un gru­po que ya fes­te­ja sus 30 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.