La os­cu­ri­dad del día

La Voz del Interior - Número Cero - - Reseñas - Pa­blo Gior­dano Es­pe­cial

La no­ve­la de Ricardo Ro­me­ro (fo­to) tra­ta de un vam­pi­ro ar­gen­tino que tra­ba­ja de con­ser­je y es adic­to al clo­ro­for­mo y lue­go a la he­roí­na. Lle­va un dia­rio don­de ano­ta sus ase­si­na­tos, es de­cir, su ali­men­ta­ción.

El dia­rio re­gis­tra en­tra­das de tres mo­men­tos his­tó­ri­cos del país: el bom­bar­deo de Pla­za de Ma­yo de 1955, Mal­vi­nas y la re­pre­sión del 19 y el 20 de di­ciem­bre de 2001.

¿Pe­ro qué son los he­chos his­tó­ri­cos pa­ra un vam­pi­ro? Na­da. Lo im­por­tan­te es po­ner a prue­ba su re­sis­ten­cia a la luz solar, ex­plo­rar la ar­qui­tec­tu­ra bo­nae­ren­se en bus­ca de “al­go” que se pa­rez­ca al há­bi­tat vam­pi­res­co y, si es ne­ce­sa­rio, pa­sar una no­che en si­len­cio ba­jo la ca­ma de unos aman­tes pa­ra apren­der so­bre las re­la­cio­nes hu­ma­nas se­gún lo que oye.

El au­tor na­ci­do en Pa­ra­ná en 1976 ha­bía sor­pren­di­do con sus an­te­rio­res no­ve­las Pe­rros de la llu­via, la cual trans­cu­rre en su ciu­dad, agrie­ta­da por los vie­jos tú­ne­les sub­te­rrá­neos que ce­den al di­lu­vio y la so­le­dad, e

His­to­ria de Ro­que Rey, en don­de un ni­ño se po­ne me­ta­fó­ri­ca y li­te­ral­men­te en los za­pa­tos de otro.

Ro­me­ro ha­ce de la anéc­do­ta y la tra­gi­co­me­dia ma­te­ria pri­ma pa­ra con­si­de­ra­cio­nes acer­ca de te­mas en apa­rien­cia tri­via­les pe­ro que pa­re­cen esconder sen­ti­dos tras­cen­den­ta­les o guar­dar ce­lo­sa­men­te se­cre­tos im­pro­nun­cia­bles aun­que no se pre­sen­ten con mu­cha cla­ri­dad.

Tra­ba­ja co­mo un ci­neas­ta, mon­tan­do las es­ce­nas. El en­cua­dre, los co­lo­res, las lu­ces y som­bras ha­blan a ve­ces mu­cho más que sus per­so­na­jes.

En El con­ser­je y la

eter­ni­dad usa a un vam­pi­ro que, a di­fe­ren­cia de los as­cen­den­tes dan­dis tran­sil­va­nos, re­fle­xio- na acer­ca de su na­tu­ra­le­za co­mo si se tra­ta­ra de una en­fer­me­dad cró­ni­ca ba­jo el pe­so de dos con­di­cio­nes de­vas­ta­do­ras que qui­zá sean una so­la: la eter­ni­dad y la so­le­dad.

¿So­bre qué pue­de es­cri­bir al­guien que es in­mor­tal y que es­ta­rá so­lo pa­ra siem­pre? So­bre una mos­ca atra­pa­da en un va­so, por ejem­plo, o so­bre có­mo le pin­ta las uñas de los pies a una mu­jer mien­tras la de­vo­ra. Es­te vam­pi­ro es un po­bre dia­blo.

Se ha ob­se­sio­na­do con el he­cho de es­cri­bir, la pul­sión irre­fre­na­ble de con­tar, y con­si­go mis­mo: “Soy, otra vez, la más­ca­ra que usa la me­lan­co­lía pa­ra no dis­per­sar­se en la tar­de".

Ro­me­ro, al no con­ce­der lu­gar a los cli­chés del te­rror de vam­pi­ros, es­tá se­ña­lan­do ha­cia otro lu­gar. El pro­ta­go­nis­ta es ajeno a lo que ocu­rre en la pa­tria con­vul­sio­na­da, más allá de que su pro­pia in­mor­ta­li­dad le res­te sen­ti­do a cual­quier co­sa que ocu­rra.

Es un hom­bre gris, sin as­pi­ra­cio­nes, sin in­te­rés social, del que na­die pue­de ja­más sos­pe­char na­da por­que ape­nas es una sombra en la vi­da de quie­nes lo co­no­cen.

En­car­na es­te vam­pi­ro a un in­cons­cien­te co­lec­ti­vo po­co vi­si­ble: los apá­ti­cos me­dio­cres que en al­gu­nos mo­men­tos de su lán­gui­da vi­da son ca­pa­ces de una bo­ni­ta fra­se pa­ra sí mis­mos.

El­con­ser­jey­la eter­ni­dad Ricardo Ro­me­ro Al­fa­gua­ra 159 pá­gi­nas $ 249 La vi­da co­ti­dia­na de un vam­pi­ro en Bue­nos Ai­res, al que só­lo le in­tere­sa es­cri­bir y que po­co le im­por­ta el mun­do que lo ro­dea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.