El­res­ca­te­de unao­bra­va­lio­sa

La Voz del Interior - Número Cero - - Columna - Ro­ge­lio De­mar­chi Es­pe­cial

Más allá de las de­fi­ni­cio­nes que cons­tan en los dic­cio­na­rios, hay pa­la­bras cu­yo sen­ti­do real de­pen­de de cir­cuns­tan­cias ab­so­lu­ta­men­te sub­je­ti­vas. Cró­ni­ca

de mi fa­mi­lia, del ita­liano Vas­co Pra­to­li­ni (1913-1991), es un ex­ce­len­te ejem­plo de ello.

Si pen­sa­mos en el gé­ne­ro, es­te fa­bu­lo­so tex­to no acep­ta “na­tu­ral­men­te” nin­gu­na eti­que­ta ge­né­ri­ca: no es no­ve­la, tam­po­co au­to­bio­gra­fía, me­nos aun au­to­fic­ción o tes­ti­mo­nio. Es­cri­to en 1945, Pra­to­li­ni lo lla­mó cró­ni­ca, un gé­ne­ro al que Juan Villoro su­po com­pa­rar con un or­ni­to­rrin­co, ese ma­mí­fe­ro tan ra­ro que po­ne hue­vos.

Pues al­go de eso pue­de ha­ber ya que no con­tie­ne to­dos sus ele­men­tos, pe­ro al me­nos se per­ci­ben la sub­je­ti­vi­dad de la no­ve­la, la exac­ti­tud del reportaje pe­rio­dís­ti­co y el sen­ti­do dra­má­ti­co del cuen­to. La ad­ver­ten­cia va­le so­bre to­do pa­ra los fa­ná­ti­cos de la nue­va cró­ni­ca la­ti­noa­me­ri­ca­na y el pe­rio­dis­mo na­rra­ti­vo.

Pra­to­li­ni va por otro la­do. Por eso ini­cial­men­te re­cha­za­ba que se pu­bli­ca­ra en una co­lec­ción de na­rra­ti­va y só­lo acep­tó cuan­do un ami­go lo per­sua­dió de que era la úni­ca vía pa­ra que se lo va­lo­ra­ra li­te­ra­ria­men­te. De to­dos mo­dos, hi­zo in­cluir una le­yen­da en la pri­me­ra pá­gi­na ad­vir­tien­do que “es­te li­bro no es una obra de fic­ción”.

Con el otro vo­ca­blo del tí­tu­lo –fa­mi­lia–, el pa­no­ra­ma es más com­ple­jo, ya que pa­ra Pra­to­li­ni só­lo pue­de sig­ni­fi­car or­fan­dad, po­bre­za y des­am­pa­ro afec­ti­vo, atri­bu­tos más li­te­ra­les que sim­bó­li­cos y más ab­so­lu­tos que re­la­ti­vos; pa­ra de­cir­lo con dos pa­la­bras fuer­tes, son atri­bu­tos es­truc­tu­ra­les y de­ter­mi­nan­tes.

La pri­me­ra ora­ción mar­ca el de­ve­nir del re­la­to, su ob­je­to y sus pro­ta­go­nis­tas: “Cuan­do mu­rió ma­má te­nías vein­ti­cin­co días y ya es­ta­bas se­pa­ra­do de ella, en la co­li­na”. Vas­co le ha­bla a su her­mano, y no lo ha­ce en un mo­men­to cual­quie­ra sino tras su muer­te. Por eso, co­mo se­ña­la la le­yen­da ini­cial, la me­jor de­fi­ni­ción del tex­to se­ría: “es un so­li­lo­quio del au­tor con su her­mano muer­to”. Y cuan­do ese her­mano mue­re, Vas­co es el úni­co de su fa­mi­lia que lo so­bre­vi­ve.

Una Ita­lia em­po­bre­ci­da por dos gue­rras mun­dia­les y va­rias cri­sis eco­nó­mi­cas, con su po­bla­ción a mer­ced de epi­de­mias y en­fer­me­da­des en­ton­ces in­cu­ra­bles co­mo la gri­pe es­pa­ño­la y la tu­bercu­losis, más una es­truc­tu­ra de cla­ses que hi­zo de la bre­cha social la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra jus­ti­fi­car las re­la­cio­nes de po­der has­ta en las más pe­que­ñas co­mu­ni­da­des, es­tá to­do el tiem­po pre­sen­te y ex­pli­ca la his­tó­ri­ca se­pa­ra­ción de los her­ma­nos en­ce­rra­da en la pri­me­ra ora­ción: una abue­la po­bre no pue­de criar a dos nie­tos; tie­ne que dar a uno de ellos, en es­te ca­so el re­cién na­ci­do, a quien, por su ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca pa­ra ali­men­tar­lo, ejer­ce­rá un cier­to po­der so­bre ella.

Me­re­ci­dí­si­mo res­ca­te de un li­bro cen­tral de la li­te­ra­tu­ra ita­lia­na, en una co­lec­ción que pro­me­te tex­tos ra­ros y de ca­li­dad, se­lec­cio­na­dos por Juan Forn.

(BIOGRAPHIEONLINE.IT)

Vas­co Pra­to­li­ni. El es­cri­tor fue un re­fe­ren­te del neo­rrea­lis­mo en Ita­lia y uno de sus na­rra­do­res más sig­ni­fi­ca­ti­vos.

Cró­ni­ca­de­mi­fa­mi­lia Vas­co Pra­to­li­ni Tus­quets 176 pá­gi­nas Bue­nos Ai­res $ 239 Una es­pe­cie de car­ta al her­mano muer­to a tra­vés de la cual Pra­to­li­ni re­cons­tru­ye su his­to­ria fa­mi­liar y la Ita­lia fas­cis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.