El fe­mi­nis­mo es de todxs

Un gru­po de ar­tis­tas ela­bo­ró un do­cu­men­to pa­ra pro­mo­ver prác­ti­cas so­li­da­rias y des­ac­ti­var re­fle­jos ma­chis­tas en la ac­ti­vi­dad. Ha­bla una de las im­pul­so­ras.

La Voz del Interior - Número Cero - - Debate - Le­ti­cia Obeid*

N adie na­ce fe­mi­nis­ta. Muchxs mue­ren sin ha­ber si­quie­ra sos­pe­cha­do la po­si­bi­li­dad de ser­lo. Tam­po­co ocu­rre de un día pa­ra otro. Vol­ver­se fe­mi­nis­ta es en to­do caso un ca­mino muy lar­go he­cho de su­ce­si­vas ex­pe­rien­cias de re­bel­día, ilu­mi­na­cio­nes y frus­tra­ción, ali­vios y com­pli­ci­da­des. Sig­ni­fi­ca ha­ber re­em­pla­za­do una se­rie de cer­te­zas por una mi­ría­da de pre­gun­tas de­ses­pe­ran­tes. Vol­ver­se fe­mi­nis­ta es un ca­mino de in­ten­sa de­cons­truc­ción sub­je­ti­va pe­ro que, sin el an­da­mia­je de la bús­que­da y la ac­ción co­lec­ti­vas, puede ser tor­tuo­so, ma­ni­queo y li­mi­ta­do.

Por mo­men­tos, vol­ver­se fe­mi­nis­ta puede sen­tir­se co­mo ha­ber to­ma­do la pas­ti­lla roja, en

Ma­trix: un ac­to de con­cien­cia irre­ver­si­ble, que ha­ce que mu­chas co­sas ya no pue­dan ser vi­vi­das ni mi­ra­das nun­ca más de la mis­ma ma­ne­ra. Un día te en­con­trás re­vi­san­do tu pa­sa­do amo­ro­so, tu his­to­ria la­bo­ral, los li­bros que leís­te, las pe­lí­cu­las que vis­te; en los in­for­ma­ti­vos em­pe­zás a no­tar los en­fo­ques, en la ra­dio de­tec­tás las (des)pro­por­cio­nes en la pre­sen­cia/au­sen­cia de la voz fe­me­ni­na; en las can­cio­nes ama­das, la vio­len­cia. Tu pre­sen­te se con­vier­te en un ma­te­rial de es­tu­dio, y una se­rie de ve­los co­mien­za a caer, al­gu­nos con cier­ta gra­cia, otros es­tre­pi­to­sa­men­te, co­mo si fue­ran es­pe­jos que se rom­pen.

De­tec­tar la exis­ten­cia de un sis­te­ma des­ti­na­do a so­me­ter­nos por me­dio de ar­ti­lu­gios con­cep­tua­les im­pues­tos con au­to­ri­ta­ris­mo a lo lar­go de los si­glos es su­fi­cien­te­men­te di­fí­cil pa­ra ha­cer­lo en so­le­dad. Por el con­tra­rio, el fe­mi­nis­mo co­mo mo­vi­mien­to co­lec­ti­vo to­ma ve­lo­ci­dad, ga­na fuer­za y puede cam­biar el en­torno. Tam­po­co es pri­va­ti­vo del gé­ne­ro, ni de la orien­ta­ción se­xual: el fe­mi­nis­mo es de todxs, y puede ser pa­ra todxs.

En cons­tan­te evo­lu­ción y mu­ta­ción, ha sa­bi­do vin­cu­lar­se y dar lu­gar en su seno a los de­ba­tes cul­tu­ra­les más in­tere­san­tes de los úl­ti­mos 150 años. Na­da le es ajeno, na­da es de­ma­sia­do pe­que­ño pa­ra su lu­pa, que ama los de­ta­lles tan­to co­mo los pai­sa­jes gi­gan­tes: las le­yes la­bo­ra­les, la his­to­ria de la cul­tu­ra, el trabajo do­més­ti­co, la cien­cia, la po­lí­ti­ca, el po­der, la re­la­ción con la na­tu­ra­le­za, la se­xua­li­dad, la ma­ter­ni­dad, la pa­ter­ni­dad, la an­ti­con­cep­ción, el abor­to, son al­gu­nos de sus te­mas vi­ta­les.

En es­te caso, el fo­co es­tá pues­to en la si­tua­ción de las mu­je­res –co­mo gé­ne­ro au­to­per­ci­bi­do, fun­da­men­tal­men­te– en el ar­te, pe­ro si que­re­mos re­cor­tar esa fi­gu­ra nos en­con­tra­re­mos con mu­chas di­fi­cul­ta­des: no hay for­ma de ais­lar a las mu­je­res del res­to del te­ji­do so­cial. Su trabajo, su si­tua­ción, sus pos­ter­ga­cio­nes, su re­la­ción con la cla­se, el ori­gen ét­ni­co y su ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca, pue­den dar­nos una idea bas­tan­te pre­ci­sa de la evo­lu­ción de una ci­vi­li­za­ción. Allá, en un pla­ne­ta utó­pi­co, el fe­mi­nis­mo no se­ría ne­ce­sa­rio. Acá, en la Tie­rra, la ma­ne­ra en que ca­da so­cie­dad lo tra­ta, lo pien­sa, lo ha­ce cre­cer o lo re­pri­me, nos ha­bla de una con­cep­ción ge­ne­ral so­bre la jus­ti­cia, la li­ber­tad y la dig­ni­dad de sus in­te­gran­tes.

Pa­ra aquellxs que pien­san que el ar­te es un ob­je­to de lu­jo que puede pos­ter­gar­se pa­ra cuan­do “las co­sas es­tén bien”, la ini­cia­ti­va de con­for­mar un “Com­pro­mi­so de prác­ti­ca ar­tís­ti­ca fe­mi­nis­ta” puede pa­re­cer una ini­cia­ti­va tri­vial.

Pa­ra lxs que pen­sa­mos que el ar­te es una ne­ce­si­dad vi­tal, un sis­te­ma de pen­sa­mien­to, afec­tos, una eco­no­mía li­ga­da a las eco­no­mías más gran­des, una ma­ne­ra de vi­vir más que de so­bre­vi­vir, es­te es un plan­teo im­pres­cin­di­ble: las mu­je­res so­mos pro­duc­to­ras de ar­te, de pen­sa­mien­to, de trabajo, de eter­ni­dad, y me­re­ce­mos por lo tan­to un lu­gar de so­be­ra­nía en el mun­do ac­tual, que ya no puede ser mi­ni­mi­za­do ni des­pre­cia­do.

En to­do caso nos to­ca em­pe­zar a ge­ne­rar es­ta­dís­ti­cas pe­ro tam­bién lec­tu­ras mu­cho más pro­fun­das de esos nú­me­ros que, sa­be­mos, nun­ca son neu­tra­les. Nos to­ca mo­di­fi­car si­tua­cio­nes, pa­tro­nes de con­duc­ta muy arrai­ga­dos y, por eso, mu­chas ve­ces in­vi­si­bles. Nos to­ca or­ga­ni­zar­nos, de­ba­tir, con­ver­sar y lu­char. Y to­do es­to mien­tras se­gui­mos ha­cien­do, pro­du­cien­do, aman­do y vi­vien­do.

Que nadie crea que es un trabajo fá­cil. Pe­ro que es­tos desafíos no nos asus­ten por­que lo que es­tá en jue­go es un cam­bio de pa­ra­dig­ma, que ya es­tá en mar­cha, que nos ha­ce gui­ños, que da chis­pa­zos pe­ro que, so­bre to­do, ha mos­tra­do su po­ten­cia y su ca­pa­ci­dad de atra­ve­sar las ca­pas so­cia­les, las fron­te­ras na­cio­na­les, re­li­gio­sas, y de lo­grar una trans­ver­sa­li­dad apa­bu­llan­te.

Las he­rra­mien­tas que te­ne­mos, que­re­mos com­par­tir­las; los re­cur­sos que nos han si­do ne­ga­dos, que­re­mos que se re­dis­tri­bu­yan. El fe­mi­nis­mo es va­lien­te pe­ro no ven­ga­ti­vo, y as­pi­ra a li­be­rar a TODXS de la opre­sión ejer­ci­da de­sigual­men­te so­bre el gé­ne­ro, en una cul­tu­ra que ya ha si­do pa­triar­cal por de­ma­sia­do tiem­po.

* Ar­tis­ta vi­sual, par­ti­ci­pó en la redacción del “Com­pro­mi­so de prác­ti­ca ar­tís­ti­ca fe­mi­nis­ta”. El de­ba­te acer­ca de es­te do­cu­men­to se ini­ció en su mu­ro de Fa­ce­book.

Bo­ca­na­da. Obra de Gra­cie­la Sac­co, cu­ya ines­pe­ra­da muer­te dis­pa­ró el de­ba­te. El com­pro­mi­so de prác­ti­ca ar­tís­ti­ca fe­mi­nis­ta se fir­mó ayer, en el Día de la No Vio­len­cia con­tra las Mu­je­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.