Me­di­das va­ria­bles

La Voz del Interior - Número Cero - - Consumos Culturales - ELOÍSA OLI­VA

1. Di­ciem­bre siem­pre fue el mes de las mu­dan­zas. Cuan­do era chi­ca co­no­cía bien la ru­ti­na: des­ple­gar dia­rios y en­vol­ver ta­zas, pla­tos, en­sa­la­de­ras. Se em­pe­za­ba por ahí, por la va­ji­lla que, en el des­mon­te del ho­gar, no vol­ve­ría a usar­se. En ese es­ce­na­rio del desar­me, se mez­cla­ba otro: el de la pro­duc­ción de los sím­bo­los na­vi­de­ños. La épo­ca ter­mi­na­ba con los fue­gos des­ha­cién­do­se, y con ellos la vi­da co­mún.

2. Hay dis­tin­tas ca­te­go­rías de mu­dan­za. La más fá­cil, es­pa­cial: las que son en un ra­dio me­nor al que de­li­mi­ta un ba­rrio, las que cru­zan esa lí­nea pe­ro si­guen en las fron­te­ras de la ciu­dad, las que te lle­van a otro bio­ma, a otra tem­pe­ra­tu­ra, a otro país. Hay tam­bién mu­dan­zas de len­gua­je, de ofi­ci­na, mu­dan­zas afec­ti­vas, la­bo­ra­les, eco­nó­mi­cas, mu­dan­zas he­chas de fe­li­ci­dad o de des­di­cha.

3. ¿Adón­de va una cuan­do se mu­da? ¿En qué se con­vier­te el es­pa­cio que se de­ja? Y las mu­dan­zas de re­torno, ¿son po­si­bles?, ¿se pue­de vol­ver a al­gún lu­gar? 4. Ha­ce po­co leí Pro­pie­dad

ho­ri­zon­tal, de Da­mián Lam­ma­na Gui­ña­zú. En uno de los pri­me­ros poe­mas del li­bro, Da­mián, in­tu­yen­do la im­po­si­bi­li­dad de la mu­dan­za to­tal, di­ce: “soy mi pro­pia ca­sa/ la que siem­pre es­tá pen­dien­te/ la que nun­ca es­tá va­cía”. Y más ade­lan­te, en­vuel­to en aque­llo de la inexis­ten­cia uní­vo­ca del tiem­po y el es­pa­cio a la que la fí­si­ca cuán­ti­ca nos quie­re acos­tum­brar: “los cla­vos de­ja­ron/ cons­te­la­cio­nes en el cuar­to/ agu­je­ros ne­gros que des­pier­tan/ la fa­mi­lia don­de ha­bi­to// si no los ta­po/ la ca­sa po­dría lle­nar­se/ de san­gre, to­da esa gen­te/ que no ter­mi­na de ir­se”.

5. ¿Qué co­sas se lle­van, cuá­les se de­jan en una mu­dan­za? Hay quie­nes arras­tran pa­pe­les co­mo si se les fue­ra la vi­da, quie­nes res­guar­dan ta­lis­ma­nes, fo­tos vie­jas, re­cor­tes de diario. Otros sue­ñan con el des­ape­go, ti­rar to­do y em­pe­zar de nue­vo; en el blan­co im­pu­ne, ejer­cer el de­re­cho tran­si­to­rio de re­es­cri­bir la his­to­ria.

6. Du­ran­te 2006, la ar­tis­ta Ana Ga­llar­do se mu­dó cer­ca de una vez al mes. Cuan­do fi­nal­men­te vol­vió a asen­tar­se en un lu­gar, des­cu­brió que gran par­te de sus mue­bles, esos que ha­bía he­re­da­do y ha­bían con­fi­gu­ra­do len­ta­men­te su pa­tri­mo­nio, no en­tra­ban. En­ton­ces ar­mó con ellos una ca­sa ro­dan­te, que arras­tró, trac­ción a san­gre, por las ca­lles de Bue­nos Aires. ¿Cuál era la ca­sa, su ca­sa: la ima­gi­na­da, la que arras­tró so­bre los hom­bros, la que es­ta­ba en­tre esas pa­re­des nue­vas?

7. Y, a ve­ces, in­ten­ta­mos vol­ver, co­mo si se pu­die­ra per­fo­rar la ca­pa que nos se­pa­ra de los que fui­mos ha­cien­do tan só­lo un tra­yec­to en au­to. Se sa­be: es im­po­si­ble. Y que­da­mos flo­tan­do en un lu­gar des­co­no­ci­do y co­no­ci­do en par­tes igua­les, pre­gun­tán­do­nos co­mo Da­le Coo­per fren­te a la ca­sa de los Pal­mer: “¿En qué año es­ta­mos?”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.