Y us­ted pre­gun­ta­rá por qué ma­ta­mos

La Voz del Interior - Número Cero - - Reseñas -

ary Ra­leigh Ri­chard­son uti­li­zó un cu­chi­llo de co­ci­na pa­ra des­tri­par la te­la en la que Ve­láz­quez ha­bía pin­ta­do la Ve­nus del es­pe­jo. Fue­ron sie­te pu­ña­la­das que abrie­ron la mis­ma can­ti­dad de ta­jos en la fi­gu­ra de una mu­jer de es­pal­das, la dio­sa del tí­tu­lo, cu­yo ros­tro se ve gra­cias al es­pe­jo que sos­tie­ne Cu­pi­do. Pri­me­ro, Mary de­bió rom­per un cris­tal con el ha­cha que lle­va­ba ocul­ta en su abri­go.

Era el 10 de mar­zo de 1914, a la hora del al­muer­zo, y aca­ba de eje­cu­tar­se uno de los aten­ta­dos con­tra el ar­te más fa­mo­sos de to­dos los tiem­pos.

Fue apo­da­da con el nombre de “Mary, la na­va­je­ra”, y con­de­na­da a seis me­ses de pri­sión. La pren­sa de la épo­ca tra­tó a la “víc­ti­ma” co­mo si fue­ra una mu­jer de car­ne y hue­so, y las he­ri­das crue­les en la te­la fue­ron con­si­de­ra­das “un ase­si­na­to por la es­pal­da”.

La au­to­ra de las cu­chi­lla­das era una su­fra­gis­ta (lu­cha­ba por al ac­ce­so al voto de las mu­je­res en In­gla­te­rra) que bus­ca­ba lla­mar la aten­ción so­bre su cau­sa y ven­gar lo que con­si­de­ra­ba una in­jus­ti­cia. Emily Pank­hurst, la lí­der del mo­vi­mien­to en el que mi­li­ta­ba Mary, es­ta­ba en la cár­cel y era ali­men­ta­da a la fuer­za pa­ra evi­tar que mu­rie­ra a cau­sa de una huel­ga de ham­bre.

Más que van­da­lis­mo

“He in­ten­ta­do des­tro­zar la pin­tu­ra de la mu­jer más be­lla del pa­sa­do mi­to­ló­gi­co co­mo protesta con­tra los ac­tos de go­bierno que es­tán des­tro­zan­do a la per­so­na más be­lla de la his­to­ria mo­der­na, Mrs Pank­hurst”, jus­ti­fi­có tras su ac­to van­dá­li­co.

El de Mary Ri­chard­son es uno de los nu­me­ro­sos ca­sos men­cio­na­dos por Da­vid Freed­berg en Ico­no­cla­sia, un con­jun­to de en­sa­yos (al­gu­nos tra­du­ci­dos por pri­me­ra vez al cas­te­llano) que ofre­cen un am­plio pa­no­ra­ma so­bre la des­truc­ción de obras de ar­te en di­ver­sas épo­cas y que ade­más pro­cu­ran de­fi­nir el ti­po de víncu­lo que los se­res hu­ma­nos tenemos con las imá­ge­nes. Por qué se ejer­ce vio­len­cia (o se ex­pe­ri­men­tan pa­sio­nes de fuer­za se­me­jan­te al amor o la atrac­ción se­xual) so­bre en­tes ma­te­ria­les, re­pre­sen­ta­cio­nes, co­sas. Des­truc­ción de imá­ge­nes Freed­berg, au­tor de El po­der de las imá­ge­nes y pio­ne­ro en las in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre ico­no­cla­sia, in­da­ga los con­tex­tos po­lí­ti­cos y so­cia­les de di­ver­sos epi­so­dios de mu­ti­la­ción y da­ño, se de­tie­ne en el in­flu­jo de la re­li­gión y en mo­dos es­pe­cí­fi­cos (re­gio­na­les, tri­ba­les) de des­dén y ata­que, y se in­cli­na en to­dos los ca­sos por no des­de­ñar las ra­zo­nes psi­co­ló­gi­cas de la des­truc­ción de imá­ge­nes.

In­sul­tos, pa­ta­das, mar­ti­lla­zos, ori­na, fue­go, pi­so­to­nes. El re­per­to­rio de ac­cio­nes y los ele­men­tos uti­li­za­dos pa­ra “ma­tar” o he­rir obras de ar­te se des­plie­ga en un aba­ni­co que pa­re­ce in­ter­mi­na­ble. La ico­no­cla­sia no es un re­sa­bio ni un bro­te de lo­cu­ra en zo­nas “atra­sa­das” del pla­ne­ta, sino que es­tá cla­va­da en el co­ra­zón de la mo­der­ni­dad oc­ci­den­tal.

La epi­de­mia ico­no­clas­ta que acom­pa­ñó la re­vuel­ta de los Paí­ses Ba­jos con­tra Es­pa­ña (que in­clu­yó ma­tan­zas de quie­nes pro­te­gían las obras), las ape­la­cio­nes al gé­ne­ro y a la ra­za que ti­ñe­ron el de­ba­te en un fa­mo­so ca­so de aten­ta­do con­tra una pin­tu­ra en Su­dá­fri­ca, las me­diá­ti­cas des­truc­cio­nes del Isis o la sa­ga de agre­sio­nes que es­tá in­crus­ta­da en el ar­te mis­mo co­mo pro­ce­di­mien­to es­té­ti­co le­gi­ti­ma­do son al­gu­nos de los ca­sos es­tu­dia­dos.

La an­tro­po­lo­gía, las neu­ro­cien­cias y la his­to­ria del ar­te se ar­ti­cu­lan con una mi­ra­da eru­di­ta a la tra­ma cul­tu­ral y las si­tua­cio­nes po­lí­ti­cas que pue­den ser el cal­do de cul­ti­vo de las ac­cio­nes des­truc­ti­vas. Aun­que lo que se in­te­rro­ga de ma­ne­ra ob­se­si­va y en­vol­ven­te es un fon­do os­cu­ro de la hu­ma­ni­dad: el de­seo de que una ima­gen su­fra un cas­ti­go co­mo si se tra­ta­ra de un ser vi­vien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.