La fies­ta de los ado­qui­nes

La Voz del Interior - Número Cero - - Reseñas -

er­dón por la ri­ma: los años que ter­mi­nan en 8 sue­len ser la oca­sión pa­ra que las edi­to­ria­les ac­ti­ven sus ra­da­res y pren­dan los mo­to­res pa­ra de­vol­ver a la es­ce­na el Ma­yo del ’68, la re­be­lión es­tu­dian­til que ilu­mi­nó la no­che de una his­to­ria que pa­re­cía clau­su­ra­da, in­ter­pe­ló los mu­ros con las con­sig­nas más be­llas que ha­ya te­ni­do cual­quier re­vuel­ta, pu­so en cri­sis a las mo­no­lí­ti­cas iz­quier­das eu­ro­peas y de­rra­mó su com­bus­ti­ble en bue­na par­te del mun­do.

La in­su­rrec­ción pa­ri­si­na, lla­ma­da “la fies­ta de los ado­qui­nes” por la com­bi­na­ción de es­pí­ri­tu de trans­for­ma­ción ale­gre y el uso del em­pe­dra­do co­mo ar­ma arro­ja­di­za con­tra la po­li­cía, re­vi­só el le­ga­do de te­rror de las re­vo­lu­cio­nes que se de­cían he­re­de­ras de Marx, exi­gió aten­der a los nuevos opri­mi­dos, im­pug­nó a la so­cie­dad de con­su­mo, tras­tro­có las no­cio­nes de au­to­ri­dad y pu­so pa­tas pa­ra arri­ba al sis­te­ma de en­se­ñan­za (“Pro­pie­ta­rios del saber, abs­te­ner­se”, se leía en una de las pa­re­des de la Sor­bo­na). El Ma­yo Fran­cés fue mu­chas co­sas a la vez, y su sig­ni­fi­ca­do en cons­tan­te re­vi­sión per­mi­te re­cu­pe­rar­lo siem­pre de ma­ne­ra dis­tin­ta.

Re­abrir las fi­su­ras

Los aniver­sa­rios re­don­dos de las ba­rri­ca­das en el ba­rrio La­tino y de la huel­ga que in­vo­lu­cró a 10 mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res, un do­min­go co­mo hoy, se pres­tan pa­ra eva­luar el le­ga­do del Ma­yo Fran­cés. De 1998 es Pa­rís 68 (y si­guen las ri­mas), un pun­zan­te li­bri­to del ar­gen­tino Ni­co­lás Ca­su­llo que bus­ca­ba en­con­trar la he­ren­cia de la re­vuel­ta más allá del fe­ti­che, el mu­seo o el in­ge­nio li­ber­ta­rio que prohi­bía las prohi­bi­cio­nes, a sa­bien­das de que la pa­rá­bo­la del ado­quín ya se ha­bía vuel­to tra­zo iner­te so­bre la pá­gi­na.

Ca­su­llo que­ría “re­abrir sus fi­su­ras con pa­la­bras que en la ac­tua­li­dad in­ten­ten des­lin­dar­se de una his­to­rio­gra­fía apla­ca­do­ra que ya no ja­quea la con­cien­cia”.

Al­go si­mi­lar, en esen­cia, en­ca­ra­ron en 2008 los fran­ce­ses An­dré y Rap­haël Glucks­mann con Ma­yo del 68. Por la sub­ver­sión per­ma­nen­te. El pa­dre, fi­ló­so­fo An­dré y Rap­haël Glucks­mann Editorial Tau­rus 247 pá­gi­nas $ 349 maoís­ta en su ju­ven­tud, re­to­ño pre­di­lec­to de la re­be­lión pri­ma­ve­ral de­ve­ni­do lue­go en bra­zo pen­san­te de la cam­pa­ña que lle­vó al conservador Ni­co­las Sar­kozy a la pre­si­den­cia, y el hi­jo, pe­rio­dis­ta y rea­li­za­dor re­co­no­ci­do por un do­cu­men­tal que de­nun­cia la com­pli­ci­dad de Fran­cia en el ge­no­ci­dio de Ruan­da, se pu­sie­ron a la tarea de me­dir los es­pec­tros de Ma­yo con el pre­sen­te, re­pa­sar sus ol­vi­dos y sus fra­ca­sos. Ha­cer las cuen­tas, sa­cu­dir a la mo­mia.

El le­ga­do del Ma­yo Fran­cés

“Lo que pre­ten­día­mos, tan­to el uno co­mo el otro, no era sal­var un ícono ni en­de­re­zar un tó­tem, sino en­ten­der lo que se­guía in­ter­pe­lán­do­nos de aquel fa­mo­so ‘es­pí­ri­tu del Ma­yo’”, es­cri­be Rap­haël Glucks­mann en la re­edi­ción mo­de­lo 2018 de aquel li­bro, que re­to­ma el “diá­lo­go” a 50 años del fa­mo­so Ma­yo y, ya sin el pa­dre, fa­lle­ci­do en 2015, pro­si­gue la tarea de eva­luar las con­se­cuen­cias y ver qué sub­sis­te de un su­ce­so que re­pre­sen­tó mu­cho más que el tí­pi­co gus­to fran­cés en revueltas es­tu­dian­ti­les.

Sa­car al ’68 de su em­bal­sa­ma­mien­to y eva­luar su ener­gía eman­ci­pa­to­ria no es con­tra­dic­to­rio con el cues­tio­na­mien­to de seg­men­tos de­ci­si­vos de un le­ga­do am­bi­guo, trun­co, del que sub­sis­ten más ce­ni­zas que fue­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.