Ex­pe­ri­men­tos con pa­la­bras

La Voz del Interior - Número Cero - - Reseñas - Do­rosz@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

na es­pe­cie de en­can­ta­mien­to a la vis­ta de to­dos, un ac­to de pres­ti­di­gi­ta­ción que no es­con­de el tru­co, sino que lo ex­po­ne en su ma­te­ria­li­dad más bá­si­ca. Y, pe­se a to­do, el he­chi­zo se im­po­ne con la fuer­za hipnótica de un ac­to de ma­gia blan­ca.

En las dos úl­ti­mas sa­las del mu­seo Ca­raf­fa, Gui­ller­mo Dag­he­ro pre­sen­ta “tex­tos y ob­je­tos”, una mues­tra que po­ne en jue­go las pa­la­bras y las co­sas. Pa­ra po­ner­le un nom­bre, una eti­que­ta no del to­do pre­ci­sa, es­tos se­res an­fi­bios, cru­zas mes­ti­zas de la poe­sía y del ar­te que evi­den­cian el ca­rác­ter cons­truc­ti­vo de la es­cri­tu­ra y arras­tran la mi­ra­da ha­cia el lu­gar en el que ob­ser­var es des­ci­frar sig­nos, desafían el acos­tum­bra­mien­to per­cep­ti­vo con el que se sue­le lle­gar a una ex­po­si­ción “de ar­te”.

Aquí se tra­ta de ver/leer (y vi­ce­ver­sa) una mul­ti­pli­ci­dad de crea­cio­nes en prin­ci­pio un po­co her­mé­ti­cas, opa­cas, que pa­cien­te­men­te se van re­ve­lan­do co­mo una ca­ja de ecos vi­sua­les y un sis­te­ma de sen­sa­cio­nes en­sam­bla­das.

Una suer­te de ars poe­ti­ca po­dría ver­se/leer­se en un cua­dro-poe­ma en por­tu­gués, for­mu­la­do co­mo un si­lo­gis­mo. Si lo tra­du­jé­ra­mos di­ría así: 1. To­do ob­je­to es una sen­sa­ción nues­tra. 2. To­do ar­te es la con­ver­sión de una sen­sa­ción en ob­je­to. 3. Por lo tan­to, to­do ar­te es la con­ver­sión de una sen­sa­ción en otra sen­sa­ción.

Ar­te en mi­nús­cu­la

De esa con­ver­sa­ción con los ob­je­tos y de la char­la a mano al­za­da que las co­sas sostienen con el len­gua­je, sur­gen ma­ra­vi­llas que de­jan flo­tan­do el in­te­lec­to y aca­ri­cian la sen­si­bi­li­dad. Un de­li­ca­do ar­te en mi­nús­cu­la, o el mi­la­gro de ha­cer en­trar una bo­te­lla en un men­sa­je.

En su for­mu­la­ción se­ca, des­crip­ti­va, “tex­tos y ob­je­tos” se ha­cen re­ver­si­bles. Dag­he­ro ha­ce co­sas con pa­la­bras y es­cri­be ha­cien­do uso de las co­sas. Ha­ce que los poe­mas se vean, y ha­ce que los ob­je­tos se lean y se di­gan.

“No in­sis­ta. No tie­ne ob­je­to”, se lee/ve en una ca­ji­ta (¿una ca­si­ta, un te­cho pa­ra las pa­la­bras?) rec­tan­gu­lar que po­ne en sus­pen­so la po­si­bi­li­dad de de­ci­dir si lo que es­ta­mos mi­ran­do es poe­sía vi­sual o un cua­dro es­cri­to.

Otras pie­zas cru­zan las fron­te­ras en­tre las len­guas (cas­te­llano, por­tu­gués, fran­cés) pa­ra pro­du­cir ilu­mi­na­cio­nes im­po­si­bles de lo­grar de otro mo­do. En esos ca­sos, la lec­tu­ra se ha­ce tra­ba­len­guas, so­pa de le­tras, ca­si­ta de poe­mas mix­tos. Poe­mas dis­lo­ca­dos. O sea: un océano (“O cea no ce que e scri­bir”), don­de el poe­ta se aho­ga o se man­tie­ne a flo­te con ver­sos (con­ver­sos) que di­cen (si tra­du­jé­ra­mos): No sé qué es­cri­bir o No sé qué es es­cri­bir.

Da­me le­tra

Dag­he­ro ha co­mi­do fru­tos del ár­bol de la poe­sía con­cre­ta (mo­vi­mien­to de am­plio desa­rro­llo en Bra­sil des­de me­dia­dos de la dé­ca­da de 1950, que aña­de ele­men­tos vi­sua­les y tra­ba­ja­ba una di­men­sión es­pa­cial y ma­te­rial en los poe­mas), ha prac­ti­ca­do el ar­te-co­rreo y ha fa­bri­ca­do li­bros con las pa­la­bras que to­dos co­no­ce­mos, pe­ro ger­mi­na­das en ex­pe­ri­men­tos (cor­tes, hue­cos, man­chas) que tras­tro­can los sig­ni­fi­ca­dos. Un ca­mino so­li­ta­rio y obs­ti­na­do he­cho con “tex­tos y ob­je­tos”, co­sas y pa­la­bras reor­de­na­das pa­ra des­or­de­nar el mun­do y echar­lo a an­dar con nue­vas y te­nues rá­fa­gas de sen­ti­dos y sen­sa­cio­nes que no po­drían te­ner otro nom­bre. Ni más ni me­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.