Juan Vi­llo­ro

La Voz del Interior - Número Cero - - Entrevista -

(Ciu­dad de Mé­xi­co, 1956). Escritor y periodista, ha es­cri­to so­bre di­ver­sos te­mas, co­mo deportes, rock y ci­ne, ade­más de li­te­ra­tu­ra, y ha co­la­bo­ra­do en nu­me­ro­sos me­dios, co­mo

Apa­sio­na­do por el fút­bol, es hin­cha del Ba­rça y ha si­do cro­nis­ta de va­rios mun­dia­les. Fue pro­fe­sor de Li­te­ra­tu­ra en la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co. Con su no­ve­la ga­nó el Pre­mio He­rral­de. Pu­bli­có no­ve­las, re­la­tos, en­sa­yos, cró­ni­cas, tea­tro y li­bros pa­ra ni­ños. op­cio­nes de con­ver­tir­se en best se­llers. Yo he tra­ta­do de cul­ti­var la li­te­ra­tu­ra en gé­ne­ros di­ver­sos pen­san­do que to­dos son di­fí­ci­les, que tie­nen su dig­ni­dad pro­pia y se so­me­ten a ner­vios y ten­sio­nes dis­tin­tas. Si fue­ran fá­ci­les, no ten­dría chis­te.

–¿Por qué el tí­tu­lo, que emer­ge del le­ma de los Grimm “En­ton­ces, cuan­do desear to­da­vía era útil”?

–Los Grimm am­pa­ra­ron sus cuen­tos de ha­das en esa le­yen­da, que re­mi­te a una épo­ca pre­té­ri­ta, an­te­rior, en que las ilu­sio­nes pue­den cum­plir­se y en la que el ha­da ma­dri­na lle­ga a ofre­cer los tres con­sa­bi­dos de­seos. La li­te­ra­tu­ra en su con­jun­to tam­bién es una opor­tu­ni­dad de pe­dir que el de­seo se cum­pla, hay co­sas que su­ce­den de tan­to desear­las, la lec­tu­ra es una ten­sión ac­ti­va. La uti­li­dad del de­seo es una re­fle­xión so­bre la for­ma en que lee­mos hoy en día. Por ejem­plo, co­mo tra­to de de­mos­trar ahí, la li­te­ra­tu­ra in­fan­til ha cam­bia­do la for­ma de ver el mun­do. Cier­tas pie­zas (en el li­bro se men­cio­na a Alicia en el País de las Ma­ra­vi­llas, El se­ñor de los Ani­llos, El Prin­ci­pi­to, La is­la del te­so­ro, Harry Pot­ter) han si­do esen­cia­les pa­ra la con­cep­ción que hoy te­ne­mos del ser hu­mano. Es­tar jun­tos –Le de­di­cás va­rios apar­ta­dos a la li­te­ra­tu­ra ru­sa y has es­cri­to de fút­bol. ¿Se­rá un mun­dial trá­gi­co?

–El fút­bol me­ji­cano tie­ne mu­chí­si­mo de tra­ge­dia por­que ra­ra vez exis­ten nues­tros de­seos en la can­cha. Nos he­mos acos­tum­bra­do a que lo que ocu­rre en el mar­ca­dor sea una su­ge­ren­cia de lo que acon­te­ce en el par­ti­do. Pa­ra no­so­tros lo im­por­tan­te aca­ba sien­do es­tar jun­tos, ce­le­brar nues­tra fies­ta, com­par­tir con los ami­gos, co­mer los ta­ma­les, los ta­cos, con­ver­tir­nos en nues­tro es­pec­tácu­lo. Si hu­bie­ra un mun­dial de pú­bli­cos, Mé­xi­co lle­ga­ría a la fi­nal por es­ta de­vo­ción de los afi­cio­na­dos. La li­te­ra­tu­ra ru­sa lle­va a la tris­te­za que pro­vo­can cier­tas obras y que sin em­bar­go nos de­pa­ran un gran pla­cer. En An­na Ka­re­ni­na, Tols­tói di­ce que las fa­mi­lias fe­li­ces no tie­nen his­to­ria por­que to­das se pa­re­cen, en cam­bio bas­ta que una fa­mi­lia ten­ga un ele­men­to de in­fe­li­ci­dad pa­ra que su­fra de un mo­do úni­co. El su­fri­mien­to li­te­ra­rio no es ru­so, pe­ro la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.