Char­la

La Voz del Interior - Número Cero - - Sociología Y Religión -

“Cam­bios re­li­gio­sos y di­ná­mi­cas de­mo­grá­fi­cas: un si­glo de ca­to­li­cis­mo en Cór­do­ba”. En la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Cór­do­ba. El jue­ves 14 de ju­nio a las 17. La ac­ti­vi­dad se rea­li­za en el marco de la Cá­te­dra Li­bre so­bre Cien­cia, Re­li­gión y Edu­ca­ción de la UCC (Obis­po Tre­jo 323). En­tra­da li­bre y gra­tui­ta. El di­ser­tan­te es sa­cer­do­te je­sui­ta y so­ció­lo­go, pro­fe­sor del Bos­ton Co­lle­ge, en Es­ta­dos Uni­dos. Es au­tor de el ca­to­li­cis­mo y el te­rro­ris­mo de Es­ta­do. ¿Qué opi­na so­bre la jus­ti­fi­ca­ción de al­gu­nos sec­to­res de la Igle­sia a los abu­sos y las muer­tes du­ran­te la dic­ta­du­ra mi­li­tar? ¿Qué sien­te so­bre la per­se­cu­ción y muer­te a sa­cer­do­tes que sim­pa­ti­za­ban con los sec­to­res de iz­quier­da?

–Los sec­to­res que apo­ya­ron son es­tos que te di­go que pen­sa­ban que la trans­for­ma­ción so­cial ar­gen­ti­na de los ’60/’70 era obra del mal (el de­mo­nio, el co­mu­nis­mo, la sub­ver­sión, el li­be­ra­lis­mo, et­cé­te­ra) y ha­bía que evi­tar­lo de cual­quier ma­ne­ra. Es­tos sec­to­res pro­ve­ye­ron a la dic­ta­du­ra de un dis­cur­so re­li­gio­so que uni­fi­có a los mi­li­ta­res (muy di­vi­di­dos en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos y po­lí­ti­cos). Y eso los hi­zo di­fe­ren­te a dic­ta­du­ras en Chi­le (don­de Pi­no­chet bus­có el apo­yo evan­gé­li­co) o Bra­sil (don­de los mi­li­ta­res bus­ca­ron el pres­ti­gio tec­no­crá­ti­co). Ese apo­yo, que no fue de to­da la Igle­sia, y por eso hay víc­ti­mas ca­tó­li­cas, fue te­rri­ble. Por­que des­de esa po­si­ción ideo­ló­gi­ca se jus­ti­fi­có la in­hu­ma­ni­dad de la tor­tu­ra y la vio­la­ción de de­re­chos hu­ma­nos. Hu­bo víc­ti­mas, co­mo el ca­so que yo es­tu­dié, a quie­nes ade­más, se les ne­gó la con­di­ción de ca­tó­li­cos, al­go te­rri­ble si te po­nés a pen­sar­lo: los tor­tu­ra­ron

–¿Có­mo ve el pa­pa­do de Fran­cis­co? Mu­chos ar­gen­ti­nos no lo quie­ren por­que lo con­si­de­ran de­ma­sia­do “po­lí­ti­co”. ¿Es un re­vo­lu­cio­na­rio?

–¡Así es! Hi­ci­mos otro tra­ba­jo, apo­ya­do por John Tem­ple­ton Foun­da­tion, y lo que vi­mos en sec­to­res ba­jos de Cór­do­ba es que las per­so­nas de to­das las re­li­gio­nes apo­yan las crí­ti­cas del Papa al sis­te­ma eco­nó­mi­co mun­dial, pe­ro cri­ti­can sus in­ter­ven­cio­nes en la po­lí­ti­ca lo­cal. Creo que tie­ne que ver con que, co­mo nos sen­ti­mos im­po­ten­tes fren­te al or­den fi­nan­cie­ro, y no te­ne­mos for­ma de ha­cer­nos es­cu­char, la voz del Papa es bien­ve­ni­da por­que nos re­pre­sen­ta. Pe­ro en el sis­te­ma po­lí­ti­co, don­de hay for­mas de in­ter­ve­nir (aun­que cri­ti­que­mos nues­tro sis­te­ma elec­to­ral), la in­ter­ven­ción des­de arri­ba qui­ta po­der a los fie­les. Yo creo que, co­mo te de­cía an­tes, el én­fa­sis en los po­bres, en los que me­nos tie­nen, es cla­ve pa­ra en­ten­der el men­sa­je de Je­sús. Si nos to­ma­mos el Evan­ge­lio en se­rio, las op­cio­nes de Je­sús tam­bién de­ben ser asu­mi­das se­ria­men­te. Creo que el Papa lo que es­tá ha­cien­do es, bá­si­ca­men­te, re­cor­dar eso.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.