S in­fan­ti­les

La Voz del Interior - Número Cero - - Quisiera Ser Grande -

Ha­ce tres años ha­bía 193. Al­gu­nos son ca­so­nas abier­tas, con pa­tios y has­ta gran­jas. Otros son han­ga­res con te­cho de cha­pa ce­rra­dos y os­cu­ros, idea­les pa­ra un an­tro. Or­ga­ni­zar una fies­ta en un sa­lón de zo­na nor­te cues­ta en pro­me­dio 5.800 pe­sos. El ser­vi­cio du­ra dos ho­ras y me­dia y las fa­mi­lias só­lo de­ben lle­var la co­mi­da pa­ra los adultos. Más tiem­po es más pla­ta.

Andrea Asís, lle­va ca­si 10 años ani­man­do fies­tas y pa­só por una de­ce­na de sa­lo­nes. “Son pro­pues­tas muy es­truc­tu­ra­das, cro­no­me­tra­das, vas co­rrien­do de jue­go en jue­go y no te po­dés pa­sar. Los due­ños exi­gen que los chi­cos es­tén con­tro­la­dos, que na­da se sal­ga del guion por­que des­pués em­pie­za otro”, cuen­ta. Más de una vez le to­có ani­mar tres fies­tas se­gui­das: “Al fi­nal de­cís: ‘¿Có­mo se lla­ma la cria­tu­ra a la que le es­ta­mos ce­le­bran­do la vi­da?”.

Aho­ra tie­ne su em­pren­di­mien­to de fies­tas do­mi­ci­lia­rias. Di­ce que pue­de ha­cer pro­pues­tas más ho­ri­zon­ta­les, en las que ca­da ni­ño es li­bre de ha­cer lo que quie­re. Hay al me­nos unos 200 em­pren­di­mien­tos co­mo el de Andrea en Cór­do­ba. To­das se ofre­cen co­mo fies­tas per­so­na­li­za­das: “Una de las co­sas que más pi­den son pi­ja­mas party y pic­nic party, que in­clu­ye car­pas, col­cho­ne­tas, man­ti­tas po­la­res, al­moha­do­nes, y es­pe­cial­men­te la am­bien­ta­ción”, di­ce Noe­lia Bent­kovsky, due­ña de Ale­gra Party. Que los cum­plas fe­liz Cumple 8 años Mar­ti­na. Lo fes­te­ja en Pie­dra, Pa­pel y Ti­je­ra, una ca­so­na de Vi­lla Bel­grano adap­ta­da co­mo sa­lón con jue­gos, pe­lo­te­ros, ca­sa en el ár­bol, pa­les­tra, li­ving pan­óp­ti­co pa­ra que los pa­dres vean ju­gar a sus hi­jos sin atur­dir­se, sala de tí­te­res y bo­li­che. Mi­cae­la Bor­to­ni, su due­ña, lo com­pró ha­ce tres años con la in­dem­ni­za­ción del des­pi­do de su ma­ri­do. Por mes hay 36 cum­plea­ños y en ca­da uno tra­ba­jan al me­nos sie­te per­so­nas. Gra­cias a ella en­tra­mos de in­cóg­ni­to al cumple de Mar­ti­na. Los pa­dres me mi­ran con des­con­fian­za. Mi hi­jo es aquel que es­tá jun­to a las me­si­tas ro­ban­do chi­zi­tos mien­tras los in­vi­ta­dos si­guen las con­sig­nas del “Chino”, uno de los tres “pro­fes”.

“¡Sube, sube el mono a la pal­me­ra!”, gri­ta el “Chino”. Los chi­cos re­pi­ten más fuer­te. “¡Sube, sube y se co­me una ba­na­na!”, gri­ta de nue­vo. “El Chino” ya los tie­ne en el bol­si­llo. Le obe­de­cen co­mo un pe­lo­tón a su su­pe­rior. Aho­ra po­dría ha­cer lo que qui­sie­ra con ellos.

“El Chino” usa téc­ni­cas de es­tí­mu­lo-res­pues­ta: a los más chi­qui­tos les ha­bla sua­ve y pau­sa­do, pro­po­ne adi­vi­nan­zas, veo-veo o jue­gos pa­ra que re­co­noz­can su cuer­po. “Pe­ro si el cum­plea­ñe­ro es ma­yor de 6, ten­go que apli­car otra ener­gía”, di­ce. “A ellos les ha­blo mas fuer­te, doy es­tí­mu­los pa­ra que res­pon­dan: yo doy un sil­bi­do y ellos res­pon­den con pal­mas o les plan­teo desafíos con la pre­mi­sa: ‘a que no se ani­man a ha­cer tal co­sa’”.

“¡Voy a ha­cer una pre­gun­ta y quie­ro que me con­tes­ten. ¿A qué vi­ni­mos?!”. “A UN CUMPLEAÑOOOOS!”. “¿Y quien cumple?” “¡MARTINAAAAA!”, aú­llan co­mo ado­les­cen­tes ca­mino a Ba­ri­lo­che.

Mi ni­ño lar­ga los chi­zi­tos y co­rre a mis bra­zos. Es pers­pi­caz. En­ten­dió que la téc­ni­ca del “Chino” no es pa­ra él. Su­per­hé­roes Se pon­dría fe­liz mi hi­jo si le con­ta­ra que aho­ra mis­mo es­toy es­con­di­do en una ha­bi­ta­ción con Spi­der­man y el Ca­pi­tán Amé­ri­ca. Lás­ti­ma que es­tán en cal­zon­ci­llos.

“No me apo­yes el es­cu­do al re­vés por­que se ra­ya”, me di­ce Ca­pi­tán Amé­ri­ca, mien­tras se en­fun­da en un tra­je de neo­preno con múscu­los in­fla­dos. En un ra­to sal­drán a dar pi­rue­tas y a si­mu­lar una ba­ta­lla pa­ra di­ver­tir a los in­vi­ta­dos de Be­ni­cio, que cumple 4 años. Pa­ra la fa­mi­lia del ni­ño, soy el ayu­dan­te de los su­per­hé­roes. “Al­can­za­me la más­ca­ra”, pi­de el Hom­bre Ara­ña.

Cuan­do es­tán de ci­vil, se lla­man Eze­quiel Lu­ce­ro y Agus­tín Flo­res, 20 y 21 años, acró­ba­tas, bai­la­ri­nes de hip-hop. En ho­ra la­bo­ral, son in­te­gran­tes de Don Die­go Ani­ma­cio­nes, una em­pre­sa que ofre­ce per­so­na­jes (su­per­hé­roes y prin­ce­sas, ge­ne­ral­men­te) pa­ra fies­tas com­ple­tas o por me­dia ho­ra. Los pa­pás de Be­ni­cio pa­ga­ron el show cor­to: 1.400 pe­sos por 30 mi­nu­tos de acro­ba­cias, po­ses, una pe­lea que ter­mi­na con un abra­zo y un mon­tón de fo­tos con los in­vi­ta­dos. Ade­más con­tra­ta­ron otro ser­vi­cio de ani­ma­ción pa­ra to­da la fies­ta y ca­te­ri­ng.

“¡Có­mo te ro­ban la pla­ta!”, fan­fa­rro­nea uno mi­ran­do la es­ce­na.

Muer­do un al­fa­jor y pien­so: vi­vo en un de­par­ta­men­to, un tra­je de Hom­bre Ara­ña no me en­tra y mu­cha pla­ta no ten­go.

En­ton­ces, apro­ve­cho an­tes de que el he­chi­zo de mis hé­roes hip­ho­pe­ros se rom­pa: “¡Ey! ¡Ca­pi­tán! Sa­ca­me una fo­to con el Hom­bre Ara­ña”.

A mi hi­jo le va a gus­tar es­ta fo­to. SI­GUE EN PÁ­GI­NA 8

(ILUSTRACIÓNDEMARTÍNFERRARO)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.