Un tra­po pa­ra re­cor­dar

La Voz del Interior - Número Cero - - Reseñas -

na tor­men­ta de me­dio­cri­dad que ofen­de des­de to­dos los rin­co­nes. Usur­pa­ción de un re­cin­to don­de la gen­te “nor­mal” es­pe­ra en­con­trar ar­te y se da con una sar­ta de pro­fa­na­do­res que ce­le­bran su fies­ta con la pla­ta de to­dos.

Al­go así, pa­la­bras más o pa­la­bras me­nos, es­cri­bía en 2017, en un dia­rio san­ta­fe­sino, un in­dig­na­dí­si­mo lec­tor que ha­bía vi­si­ta­do el Sa­lón de Ma­yo, que por en­ton­ces inau­gu­ra­ba su edi­ción nú­me­ro 94 en el mu­seo Ro­sa Ga­lis­teo. Re­sul­ta­ba evi­den­te que el au­tor de la car­ta no ha­bía vis­to ra­ti­fi­ca­da su idea del ar­te.

Ba­na­li­dad, mal gus­to, fal­ta de crea­ti­vi­dad, va­gan­cia y otras des­ca­li­fi­ca­cio­nes que van y vie­nen en­tre las apre­cia­cio­nes de ín­do­le es­té­ti­ca y el re­pu­dio mo­ral por el crea­dor de su­pues­tos ade­fe­sios son re­pro­ches fre­cuen­tes en el cam­po ar­tís­ti­co. El po­der de irri­tar es una fuer­za ex­tra­ña que el ar­te con­ser­va.

Se po­dría ha­blar en ge­ne­ral de una dig­na ca­pa­ci­dad de afec­tar, de pro­du­cir emo­cio­nes o de mo­ver al pen­sa­mien­to, pe­ro las reac­cio­nes de ma­yor in­ten­si­dad se dan ca­si siem­pre en sen­ti­do ne­ga­ti­vo. Aflo­ran co­mo des­pre­cio.

En la úl­ti­ma edi­ción del Sa­lón Anual de San­ta Fe (tam­bién co­no­ci­do co­mo Sa­lón de Ma­yo), el pre­mio ma­yor de 180 mil pe­sos fue pa­ra Re­cor­dar, de So­le­dad Sán­chez Gol­dar, una ar­tis­ta que vi­ve y tra­ba­ja en­tre Cór­do­ba y Sal­ta. La obra con­sis­te en dos pie­zas tex­ti­les mo­no­cro­mas, un lien­zo blan­co en el que han si­do bor­da­das al cro­ché le­tras blan­cas y un lien­zo ne­gro con le­tras del mis­mo co­lor. En la te­la ne­gra se lee: “Re­cor­dar es vol­ver a pa­sar por el co­ra­zón”. En la blan­ca: “Re­cor­dar es una for­ma de re­sis­ten­cia”.

Co­mo par­te de lo que pa­re­ce ser un ri­tual de mo­da en re­la­ción con cier­tas ex­pre­sio­nes del ar­te con­tem­po­rá­neo, Re­cor­dar re­ci­bió su cuo­ta de ata­ques y fue in­me­dia­ta­men­te su­ma­da por sus de­trac­to- res (so­bre to­do en con­fu­sos de­ba­tes en las re­des) a lo que po­dría­mos lla­mar la “Sa­ga de los Tra­pos”. Un mo­men­to ejem­plar de es­ta in­creí­ble y tris­te his­to­ria se vi­vió el año pa­sa­do cuan­do Agus­ti­na Qui­les ga­nó el pri­mer pre­mio ad­qui­si­ción Jó­ve­nes Ar­tis­tas en la no­ve­na edi­ción del Pre­mio Na­cio­nal de Pin­tu­ra Ban­co Cen­tral.

Que sean mu­je­res y ga­nen pre­mios man­dan­do tra­pos a los sa­lo­nes es una des­crip­ción que su­ma pre­jui­cios: al des­pre­cio de cu­ño con­ser­va­dor por lo que no se en­tien­de se le aña­de un nue­vo re­fle­jo ma­chis­ta, que alu­ci­na con una hor­da de fe­mi­nis­mo re­van­chis­ta que des­em­bar­ca en los lu­ga­res de de­ci­sión y dis­tri­bu­ción de ga­lar­do­nes. Se­gún es­te ra­zo­na­mien­to bes­tial, el he­cho de que el jurado de la úl­ti­ma edi­ción del Sa­lón de Ma­yo ha­ya es­ta­do in­te­gra­do por tres mu­je­res (Ca­ri­na Cag­no­lo, Isa­bel Mo­li­nas y Nancy Ro­jas) de­be­ría ter­mi­nar de con­ven­cer a los in­cré­du­los que se niegan a ver la cons­pi­ra­ción en mar­cha.

Na­da de to­do ese des­va­río di­ce una so­la pa­la­bra so­bre la obra. Re­cor­dar tie­ne una car­ga po­lí­ti­ca que se pro­nun­cia por la ne­ce­si­dad de la me­mo­ria, re­cu­pe­ra la­bo­res amo­ro­sas co­mo el bor­da­do y re­quie­re un ejer­ci­cio de apro­xi­ma­ción, un ac­to de la vo­lun­tad co­mo es la ac­ción de re­cor­dar. Ha­cer me­mo­ria es una de­ci­sión, exi­ge tra­ba­jo. Se te­je asi­mis­mo con un am­plio con­jun­to de obra y ac­cio­nes de Sán­chez Gol­dar, quien en 2016 ga­nó el Sa­lón y Pre­mio Ciu­dad de Cór­do­ba.

“Cuan­do la ima­gen no es lo su­fi­cien­te­men­te bue­na, acér­ca­te”, acon­se­ja­ba John Berger. Re­cor­dar ani­ma a ca­mi­nar los pa­sos ne­ce­sa­rios, acer­car­se a su be­lle­za le­ve, ima­gi­nar los frá­gi­les hi­los de sen­ti­do que po­drían lle­var de la se­da la­va­da y la ba­tis­ta a la mor­ta­ja o el pa­ñue­lo. Ha­bla de pa­sa­do e ima­gi­na un pre­sen­te, en su cuer­po de te­la hay ple­ga­rias bor­da­das. Llá­men­la tra­po, o co­mo quie­ran.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.