Jor­ge Ba­ron Biza

La Voz del Interior - Número Cero - - Una Escritura Vital -

a vi­da de Jor­ge Ba­ron Biza fue ab­du­ci­da por la es­ce­na de su muer­te. Un blo­que só­li­do de des­gra­cia y de­sola­ción. Co­mo si un agu­je­ro ne­gro se hu­bie­ra tra­ga­do to­do en una os­cu­ri­dad bru­tal y de­fi­ni­ti­va.

Se re­cuer­da en for­ma de man­tra que el es­cri­tor se qui­tó la vi­da ti­rán­do­se des­de el pi­so 12 de un edi­fi­cio en Nue­va Cór­do­ba, el 9 de sep­tiem­bre de 2001, do­min­go, 48 ho­ras an­tes del aten­ta­do a las To­rres Ge­me­las, mi­ran­do por úl­ti­ma vez la luz ma­la de la es­tre­lla fa­mi­liar. Su­man­do un es­la­bón más a una sa­ga mal­di­ta.

Se re­pi­te co­mo una cam­pa­na que to­ca siem­pre la mis­ma no­ta que era un desen­la­ce anun­cia­do en su úni­ca no­ve­la, El de­sier­to y su se­mi­lla, des­de cu­ya so­la­pa Ba­ron Biza se ata­ba a una es­tir­pe de sui­ci­das: “Una gran co­rrien­te de con­sue­los aflu­yó ha­cía mí cuan­do se pro­du­jo el pri­mer sui­ci­dio. Cuan­do se des­en­ca­de­nó el se­gun­do, la co­rrien­te se con­vir­tió en un océano va­ci­lan­te y sin ho­ri­zon­tes. Des­pués del ter­ce­ro, las per­so­nas co­rren a ce­rrar la ven­ta­na ca­da vez que en­tro a una ha­bi­ta­ción que es­tá a más de tres pi­sos. En se­cuen­cias co­mo es­ta que­dó atra­pa­da mi so­le­dad”.

Pa­re­ce un men­sa­je. Es un men­sa­je. Des­pués si­guen sus da­tos bio­grá­fi­cos, na­rra­dos co­mo ca­bos suel­tos. Que na­ció en 1942 y se edu­có en ba­res, co­le­gios, mu­seos y ma­ni­co­mios de to­das par­tes del mun­do. Que fue co­rrec­tor, ne­gro li­te­ra­rio, pe­rio­dis­ta, crí­ti­co de ar­te.

Ba­ron Biza se ra­di­có en la ciu­dad de Cór­do­ba en 1995, y so­bre­vi­vió dan­do cla­ses de Estética en una cá­te­dra de la UNC y es­cri­bien­do no­tas, en­sa­yos bre­ves, cró­ni­cas y re­se­ñas de ar­te pa­ra dis­tin­tos me­dios. Una par­te sus­tan­cial de esa pro­duc­ción se re­co­ge aho­ra en el li­bro Al res­ca­te de lo be­llo (Ca­ba­llo Ne­gro), una an­to­lo­gía pre­pa­ra­da por Fer­nan­da Juá­rez, co­la­bo­ra­do­ra y ami­ga del es­cri­tor, au­to­ra ade­más de una amo­ro­sa in­tro­duc­ción.

Mu­chos de los tex­tos que vuel­ven a ver la luz en es­ta edi­ción apa­re­cie­ron ori­gi­nal­men­te en

Otros se pu­bli­ca­ron en los dia­rios Cla­rín y Pá­gi­na/12, y en las re­vis­tas Ar­te al Día y First, en­tre otras.

Una eru­di­ción oceá­ni­ca y ama­ble, del ti­po que no ri­di­cu­li­za al lec­tor sino que lo en­vuel­ve y lo in­vi­ta, es lo que atra­vie­sa por lo ge­ne­ral la es­cri­tu­ra pe­rio­dís­ti­ca de Ba­ron Biza. A eso se le aña­de una ca­pa­ci­dad per­fec­ta­men­te en­tre­na­da pa­ra en­con­trar “la his­to­ria” o ir al hue­so sin per­der tiem­po.

El gran es­cri­tor que era re­lam­pa­guea en su tra­ba­jo co­mo crí­ti­co, ino­cu­lan­do en los tex­tos una na­rra­ti­vi­dad in­fre­cuen­te en un gé­ne­ro mu­chas ve­ces in­to­xi­ca­do por el her­me­tis­mo. Y en­tre lo más lla­ma­ti­vo es­tá, sin du­das, su ma­ne­ra vir­tuo­sa de ar­ti­cu­lar las ex­pre­sio­nes vi­sua­les con el con­jun­to de la cul­tu­ra. Era fre­cuen­te leer en sus crí­ti­cas ci­tas de poe­mas o frag­men­tos li­te­ra­rios que ilu­mi­na­ban, co­mo un fo­go­na­zo re­pen­tino, la pin­tu­ra, la es­cul­tu­ra o la fo­to­gra­fía a la que se re­fe­ría.

Al res­ca­te de lo be­llo per­mi­te re­en­con­trar­se con ese com­bo de do­nes, ya se tra­te de ata­car en ca­lien­te la muer­te de Al­ber­to Ol­me­do o de re­cu­pe­rar la fi­gu­ra de Yo­ko Ono co­mo ar­tis­ta de van­guar­dia, de con­fec­cio­nar el re­tra­to de Si­mo­net­ta Ves­puc­ci (la Ve­nus de Bo­ti­ce­lli) o cro­ni­car la odi­sea que im­pli­có pin­tar des­nu­dos en Cór­do­ba cuan­do la El li­bro de Ca­ba­llo Ne­gro se pre­sen­ta­rá el jue­ves 27 de sep­tiem­bre a las 19.30 en el mu­seo Ge­na­ro Pé­rez (Ge­ne­ral Paz 33). Con Fer­nan­da Juá­rez y Christian Fe­rrer.

(ILUSTRACIÓNDEJUANCOLOMBATO)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.