Número Cero : 2019-06-16

Literatura : 2 : 2

Literatura

2 Córdoba. Domingo 16 de junio de 2019 La Voz del Interior Número Cero Literatura número cero de traducirlo se había encontrado como perdido. La expresión tiene su maravilla, y remite a esa experienci­a infinita que comienza cada vez que nace una lectora nueva (o un lector) para la obra de Joyce. Apenas sorprende comprobar que esa página final se convertirí­a en la primera del traducida en nuestro país; es delicada o algo austera (como si se pudiera moderar el ritmo de una conclusión celebrando un comienzo). Con un detalle pudoroso que sesga la convicción jesuita del texto inglés, Borges traduce “(ateos) por “librepensa­dores”, y en un gesto que asume la propiedad elige el voseo, marca indeleble del castellano de la cuenca del Plata. El título de esta nota busca ser un homenaje a esa versión borgiana del monólogo de Molly Bloom. En esa última página, donde leemos a Molly destilando entre vigilia y sueño cada palabra que le dio vida a lo largo de un día (mientras murmura la noche con voz de cantante lírica), Joyce pone toda su sabiduría de artista moderno al servicio del consentimi­ento. Es la afirmación la dominante del episodio de clausura de la novela, cuando la protagonis­ta regresa sobre cada minucia de la memoria desde su infancia en Gibraltar, y celebra el devenir de su encuentro amoroso sumando y sustrayend­o sentidos. Podríamos decir que, porque ella tradujo su día, nos consiente: como perdidos, nos encontramo­s. podrían sumarse, con el beneficio de inventario, la intertextu­alidad desaforada, la parodia de géneros y estilos, o la aplicación creativa de otros vectores como las siglas o las abreviatur­as inventadas. Entonces es un dato de relevancia decisiva que el castellano argentino haya producido tres traduccion­es íntegras del de Joyce, versiones a las que felizmente se siguen sumando otras de la literatura del autor. En tiempos cuando –como recienteme­nte en Córdoba– la reflexión sobre la dimensión creativa y política de la lengua se impone más cuidadosa y consciente que nunca, la traducción exitosa de Joyce siempre habilita preguntas; confirma respuestas en relación con los recursos simbólicos del idioma receptor. Cuando una escritura de esta importanci­a ingresa en una lengua, alcanza los rincones más secretos de su geografía (física, humana y política); opera desde el campo de la literatura traducida, y se convierte en algo “identifica­ble” aun para quienes comenzaron a leerla y la dejaron o ni la leyeron: como Shakespear­e o Cervantes, como Borges o Dickens, ahora sí, toda comparació­n pide superlativ­o. Joyce escribió en ese inglés prodigioso (germánico y latino, con marcas celtas de nacimiento) que los poetas románticos habían liberado y los victoriano­s amplificar­on hasta sancionarl­o sutilmente como herramient­a imperial. Y si bien conforma (con Ezra Pound y T. S. Eliot) la tríada clásica con la cual la divulgació­n pedagógica de la literatura inglesa del siglo pasado cifra una poética, quizás sólo el autor irlandés agitaría pañuelos verdes sin celebrar necesariam­ente a San Patricio. Escribió –entre tantas otras cosas– el habla desatada de una mujer diciendo su deseo, y la fórmula suena a realismo todavía. Paravoshoy brillaelso­l Ulises Versiones de “Ulises” James Joyce Traducción de José Salas Subirat. Editorial Enrique Santiago Rueda. Ulises En el 115° aniversari­o del Bloomsday, el día en que transcurre la más famosa novela de James Joyce, un recorrido por las traduccion­es rioplatens­es de ese clásico del siglo 20. Ulises atheists” María Calviño grupo de autores boedistas, sensibleme­nte atraído por el arte de las vanguardia­s, y descripto en de San Pablo por Pedro Juan Vignale como “novelista de temperamen­to y crítico musical”, Salas Subirat despertó el interés de Mário de Andrade con sus propias novelas, según reconstruy­e Petersen en su biografía. Especial E n 1945, la editorial Santiago Rueda publicó, en Buenos Aires, la novela de James Joyce en castellano, completa por primera vez. La traducción pertenece al escritor argentino José Salas Subirat, quien siguió trabajando cuidadosam­ente también sobre esa primera versión, y siete años más tarde le entregó al mismo editor la segunda edición revisada. En la biografía de Salas Subirat , Lucas Petersen proporcion­a informació­n imprescind­ible para comprender el sistema literario en el que ingresa la novela traducida. Empleado de una compañía de seguros, fugaz propietari­o de una fábrica de juguetes, vinculado al A Manha Ulises Como perdido Posiblemen­te fue uno de nuestros Borges más necesarios –el traductor– quien había señalado el camino cuando se ocupó, a pedido de Ricardo Güiraldes, de la última página del para la revista fundada por Brandán Caraffa. En 1925 (apenas tres años después de la publicació­n del original). Años más tarde, Borges comentó en una entrevista que leyendo a Joyce con la intención El traductor del Ulises, Proa, Ulises Versiones locales Es como otra novela considerar la situación de un traductor de Joyce. Por lo común, se menciona en el nivel propiament­e léxico la ubicuidad de las palabras-valija ( que, si bien ya circulaban exitosamen­te en las letras inglesas desde Shakespear­e y la literatura Nonsense –con Edward Lear y Lewis Carroll entre los más citados–, adquieren en la obra de Joyce un nuevo valor de cambio. Son esas palabras compuestas de por lo menos dos términos de significad­os distintos, no siempre íntegros ni todo el tiempo en un mismo idioma. Un ejemplo elocuente podría ser el apellido mismo del autor de compuesto en inglés por alegría ( + hielo ( combinació­n que a él le sugería derivacion­es hilarantes, convocadas más de una vez en su literatura y en sus cartas. A todo esto portmantea­u words), Intensa pluralidad En 2015, El Cuenco de Plata publica la primera edición crítica de en castellano, traducido por Marcelo Zabaloy con la colaboraci­ón de Edgardo Russo y al cuidado de Pablo Hernández. Eugenio Conchez trabajó con el traductor en las notas (desagregad­as por episodio e incluidas al final del libro), y Teresa Arijón y Anne Gatschet, en diferentes etapas de lectura y revisión. Se anexan una tabla comparativ­a de ediciones (en la Ulises Ulises, joy) ice), Ulises James Joyce Traducción de Marcelo Zabaloy. Editorial El Cuenco de Plata PRINTED AND DISTRIBUTE­D BY PRESSREADE­R PressReade­r.com +1 604 278 4604 ORIGINAL COPY . ORIGINAL COPY . ORIGINAL COPY . ORIGINAL COPY . ORIGINAL COPY . ORIGINAL COPY COPYRIGHT AND PROTECTED BY APPLICABLE LAW

© PressReader. All rights reserved.