Una no­ve­la ol­vi­da­da

La Voz del Interior - Rumbos - - INTRO - POR CRIS­TI­NA BA­JO

Cuan­do di­go "no­ve­la ol­vi­da­da", me re­fie­ro a La no­via del he­re­je, de Vicente Fi­del Ló­pez (1815-1903). Su au­tor na­ció en Bue­nos Aires, era hi­jo de Vicente Ló­pez y Pla­nes, y pa­dre del au­tor de La gran al­dea ,muer­toen 1894 en un due­lo.

Fue el pre­cur­sor de la his­to­rio­gra­fía en la Ar­gen­ti­na. Se re­ci­bió de abo­ga­do en 1839, fue in­te­gran­te del Sa­lón Li­te­ra­rio y de la Aso­cia­ción de Ma­yo; en la épo­ca de Ro­sas de­bió exi­liar­se en Chi­le, don­de fun­dó, con Sar­mien­to, un pe­rió­di­co. El go­bierno chi­leno le en­car­gó va­rios libros de es­tu­dios que fue­ron adop­ta­dos pa­ra la en­se­ñan­za. Es­cri­bió dos obras de fic­ción: La no­via del he­re­je o La In­qui­si­ción en Li­ma (1846) y La lo­ca de la guar­dia (1848).

Des­pués de Ca­se­ros re­gre­só a Bue­nos Aires, fue Mi­nis­tro de Ins­truc­ción Pú­bli­ca, lue­go de Ha­cien­da, pre­si­den­te del Ban­co de la Pro­vin­cia y rec­tor de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Aires. A par­tir de 1870 su ac­ti­vi­dad de his­to­ria­dor se hi­zo in­ten­sa. En­tre sus obras, so­bre­sa­le la His­to­ria de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na , en diez to­mos, que fue­ron apa­re­cien­do en­tre 1883 y 1893.

La no­via del he­re­je, no­ve­la que siem­pre me se­du­jo, fue edi­ta­da en fo­lle­tín des­pués de la caí­da de Ro­sas, y más ade­lan­te me­re­ció la dis­tin­ción de ser pre­sen­ta­da en li­bro. La no­ve­la se desen­vuel­ve en Li­ma, 1578, y tie­ne un tras­fon­do ideo­ló­gi­co com­par­ti­do por la ge­ne­ra­ción del 37: el en­fren­ta­mien­to del os­cu­ran­tis­mo es­pa­ñol y la –en ese mo­men­to– pro­gre­sis­ta In­gla­te­rra.

El li­bro tie­ne una pro­sa mo­der­na y atra­pan­te. Su ar­gu­men­to es sim­ple y atrac­ti­vo co­mo los de Wal­ter Scott, de quien pa­re­ce ha­ber to­ma­do lec­cio­nes. To­do co­mien­za en 1578, en Li­ma, cuan­do el cé­le­bre pi­ra­ta Francis Dra­ke ata­ca las po­se­sio­nes es­pa­ño­las. Pa­seán­do­se los pi­ra­tas por las ca­lles, una jo­ven crio­lla se enamo­ra de un ma­rino de la es­cua­dra de Dra­ke lla­ma­do Hen­der­son; al ser in­glés y pro­tes­tan­te, es­ta re­la­ción con­vier­te a la jo­ven en he­re­je, y es en­car­ce­la­da por la In­qui­si­ción.

A par­tir de es­to, Hen­der­son, Dra­ke, un cons­pi­ra­dor ita­liano y otros per­so­na­jes li­me­ños se con­ju­ran pa­ra li­brar a la jo­ven de la maz­mo­rra y del tor­men­to, co­sa que fi­nal­men­te lo­gran. Hen­der­son, el enamo­ra­do de Ma­ría Pérez, es ex­po­nen­te de va­lor, apos­tu­ra y no­ble­za; Francis Dra­ke es pre­sen­ta­do co­mo un aven­tu­re­ro pro­gre­sis­ta, pe­ro Ló­pez no deja bien pa­ra­do al in­qui­si­dor Mar­ce­lo Es­ta­ca y Fe­rra­ca­rru­ja, a quien pin­ta co­mo un hom­bre dog­má­ti­co, enemi­go de las doc­tri­nas nue­vas; lo mis­mo su­ce­de con el P. An­drés, un mon­je li­bi­di­no­so y si­nies­tro que, se me ocu­rre, es una ma­ni­fes­ta­ción del an­ti­cle­ri­ca­lis­mo del au­tor aun­que, in­du­da­ble­men­te, hu­bo sa­cer­do­tes con esas ca­rac­te­rís­ti­cas.

Las des­crip­cio­nes que ha­ce el au­tor del pai­sa­je, los lu­ga­res, las ba­ta­llas, son de gran po­der evo­ca­ti­vo, co­mo las del puer­to, del mer­ca­do o de las rui­nas de Pa­cha­ca­mac.

Ló­pez nos mues­tra las la­cras de Amé­ri­ca del Sud: los ex­ce­sos de la au­to­ri­dad pa­ter­na, la im­po­si­ción del cón­yu­ge a las hi­jas, et­cé­te­ra.

Si­guien­do la clá­si­ca lí­nea de los fo­lle­ti­nes, el au­tor va de­jan­do ca­bos suel­tos pa­ra que el lec­tor que­de apre­sa­do en la du­da. Al­gu­nos, in­clu­so, ter­mi­nan con una pre­gun­ta: “¿Era el eco de un ca­ñón o el le­jano rui­do de la tor­men­ta?” Su éxi­to fue in­me­dia­to.

Al fi­nal, en­con­tra­mos a Ma­ría le­jos de su fa­mi­lia, de su re­li­gión, su len­gua, su pa­tria, que se con­vier­ten en re­cuer­dos bo­rro­sos que sim­bo­li­zan sus pa­sa­das des­di­chas.

Ló­pez de­cía que “La no­ve­la his­tó­ri­ca es un suplemento de la his­to­ria” y yo es­toy de acuer­do con él.

Su­ge­ren­cias: 1) Con­se­guir es­ta no­ve­la en usa­dos; 2) Leer en In­ter­net Bor­ges y Eduardo Gutiérrez , de Car­los H. Sosa. •

Tras la caí­da de Ro­sas, La no­via del he­re­je fue edi­ta­da co­mo fo­lle­tín y re­cién años más tar­de fue pre­sen­ta­da co­mo un li­bro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.