As­tro­lo­gía 2.0: via­je a las es­tre­llas y al What­sApp

Aun­que de­trac­to­res hu­bo y ha­brá siem­pre, la vie­ja dis­cu­sión so­bre el ca­rác­ter cien­tí­fi­co o su­pers­ti­cio­so de la as­tro­lo­gía pa­re­ce ha­ber que­da­do atrás. De la mano de las re­des so­cia­les, es­ta an­ti­gua cien­cia ocul­ta se vol­vió ten­den­cia y es­tá más hips­ter que

La Voz del Interior - Rumbos - - INTRO - POR LEI­LA SUCARI ILUS­TRA­CIÓN DE TONY GANEM

No más se­ño­ras de an­te­ojos os­cu­ros, ves­ti­dos lar­gos y bo­las de cris­tal. No más ha­bi­ta­cio­nes ilu­mi­na­das con ve­las y aro­ma­ti­za­das con pa­lo san­to. La as­tro­lo­gía se rein­ven­ta y se po­ne a tono con los tiem­pos mo­der­nos: cam­bia de look, apa­sio­na a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes y atien­de por What­sApp.

Le­jos de bus­car el sen­ti­do de la vi­da, pre­de­cir el fu­tu­ro o pre­gun­tar­le a la pi­to­ni­sa so­bre la re­ce­ta per­fec­ta pa­ra re­cu­pe­rar al aman­te per­di­do, las con­sul­tas se vuel­ven más prác­ti­cas y rea­lis­tas. Las per­so­nas eli­gen ha­cer­se cartas as­tra­les pa­ra in­terio­ri­zar­se so­bre con­flic­tos pun­tua­les, ahon­dar en cues­tio­nes psi­co­ló­gi­cas (que mu­chas ve­ces tra­tan pa­ra­le­la­men­te en una te­ra­pia psi­coa­na­lí­ti­ca), y, tam­bién, co­mo for­ma de sen­tir­se par­te de un to­do que ex­ce­da el plano te­rre­nal.

Ma­ría Ló­pez tie­ne 33 años, do­ce ta­tua­jes y el look de una au­tén­ti­ca as­tró­lo­ga hips­ter. “Des­de muy chi­ca me fas­ci­na­ron los horóscopos y las pre­dic­cio­nes as­tra­les”, cuen­ta. “Al prin­ci­pio, lo sen­tía co­mo un hob­bie, pe­ro me fui me­tien­do en el te­ma has­ta que de­ci­dí de­di­car­me de lleno. Creo que tie­ne tan­to éxi­to por­que es otra for­ma de co­no­cer­nos y co­nec­tar­nos con el uni­ver­so que nos ro­dea. Na­die es un ser ais­la­do en es­te mun­do”.

Hoy, ade­más de tra­ba­jar en su em­pren­di­mien­to de jo­ye­ría, ana­li­za cartas as­tra­les por me­dio de What­sApp y vía mail. “Me de­ri­van por re­co­men­da­cio­nes de bo­ca en bo­ca, la ma­yo­ría son mu­je­res. Pre­gun­tan, so­bre to­do, por cues­tio­nes li­ga­das al amor, pe­ro tam­bién al tra­ba­jo y al desa­rro­llo pro­fe­sio­nal. Mu­cha gen­te bus­ca las res­pues­tas que no en­cuen­tra en otros ám­bi­tos. Les di­go que no ten­go una varita má­gi­ca, pe­ro pue­do ayu­dar a abrir ven­ta­nas, a mi­rar cier­tos te­mas des­de otra pers­pec­ti­va que tie­ne en cuen­ta al ser hu­mano co­mo par­te de un to­do”.

La as­tro­lo­gía es una an­ti­gua prác­ti­ca que se ba­sa en la in­ter­pre­ta­ción de las cons­te­la­cio­nes y cons­tru­ye un sig­ni­fi­ca­do de nues­tra vi­da te­rre­nal se­gún los even­tos que su­ce­den en el cos­mos. Quie­nes se de­di­can a ella ha­blan de un sus­ten­to ma­te­má­ti­co y abre­van en las en­se­ñan­zas de di­ver­sas ci­vi­li­za­cio­nes que, gra­cias a la lec­tu­ra de la po­si­ción de los as­tros, pre­de­cían co­se­chas, na­ci­mien­tos y ca­tás­tro­fes.

Los as­tró­lo­gos se en­car­gan de re­la­cio­nar la na­tu­ra­le­za ex­ter­na e in­ter­na de las co­sas: la vi­da per­so­nal con el mo­vi­mien­to astral. Co­mo re­fe­ren­cia, to­man nues­tro sis­te­ma so­lar y los do­ce sig­nos del zo­día­co.

¿GUÍA O EN­GA­ÑO?

“La as­tro­lo­gía es una ‘cien­cia ocul­ta’. Es tri­bu­ta­ria de la fi­lo­so­fía her­mé­ti­ca, co­mo un mo­do de ver y re­la­cio­nar al ser hu­mano con el cos­mos”, di­ce Ser­gio Ba­rrei­ro, as­tró­lo­go y au­tor del li­bro As­tro­no­mía y as­tro­lo­gía. “Por otro la­do, tie­ne por de­trás lo que es ca­si un pre­su­pues­to me­ta­fí­si­co: ‘Co­mo es arri­ba es aba­jo, y co­mo es aba­jo es arri­ba, pa­ra rea­li­zar los mi­la­gros de la Uni­dad’, tal co­mo lo di­ce el an­ti­guo tex­to Ta­bu­la Sma­rag­di­na. Ese pa­ra­dig­ma im­pli­ca ver que de­trás de la di­ver­si­dad

y la mul­ti­pli­ci­dad de fe­nó­me­nos que hay en el uni­ver­so, sub­ya­ce la uni­dad esen­cial de to­das las co­sas”.

Su his­to­ria mi­le­na­ria, sin em­bar­go, no al­can­za pa­ra que bue­na par­te de la co­mu­ni­dad científica acu­se a la as­tro­lo­gía de ser una prác­ti­ca fal­sa que en­ga­ña a la gen­te por me­dio de ge­ne­ra­li­da­des ab­sur­das.

Ja­vier Ar­men­tia, as­tro­fí­si­co y di­vul­ga­dor cien­tí­fi­co, afir­ma: “Los as­tró­lo­gos son unos ig­no­ran­tes de lo que es el uni­ver­so. Pa­ra de­fen­der la cien­cia hay que ser com­ba­ti­vo con­tra las pseu­do­cien­cias, y la as­tro­lo­gía es un frau­de; es­tá muer­ta des­de ha­ce si­glos, pe­ro es un muer­to que go­za de bue­na sa­lud por­que si­gue sien­do po­pu­lar. Cuan­do un as­tró­lo­go ha­ce una car­ta astral per­so­nal y la co­bra, pre­ten­de ven­der­te al­go que no da: no es una ca­rac­te­ri­za­ción vá­li­da de una per­so­na, ni sir­ve pa­ra pre­ver na­da. Los as­tró­lo­gos, co­mo otros adi­vi­nos, só­lo apli­ca­ban téc­ni­cas psi­co­ló­gi­cas de en­ga­ño que aho­ra co­no­ce­mos. El cie­lo de la as­tro­lo­gía no es más que un ta­ble­ro pa­ra di­sua­dir al clien­te, co­mo las lí­neas de la mano o la bo­rra de ca­fé”.

Pe­ro la as­tro­lo­gía es una suer­te de Ave Fé­nix. Siem­pre re­sur­ge, y aho­ra de la mano de las re­des so­cia­les. “Que la as­tro­lo­gía no sea una cien­cia no quie­re de­cir que sea an­ti­cien­tí­fi­ca y fal­sa”, acla­ra Ba­rrei­ro. “An­tes era la cien­cia la que es­ta­ba per­se­gui­da, y hoy pa­re­cie­ra que si al­go no en­tra den­tro de su pa­ra­dig­ma, no sir­ve. Es otro ti­po de per­se­cu­ción".

BRÚ­JU­LA EN EL UNI­VER­SO

En la ac­tua­li­dad, exis­ten fo­ros, apli­ca­cio­nes pa­ra el ce­lu­lar que fun­cio­nan co­mo guías as­tro­ló­gi­cas y has­ta pro­fe­sio­na­les que son ver­da­de­ras ce­le­bri­ties de Ins­ta­gram y Twit­ter, co­mo Mía Astral, la as­tró­lo­ga ve­ne­zo­la­na más co­ol del mo­men­to, que tie­ne mi­llo­nes de se­gui­do­res en el mun­do y re­ci­be con­sul­tas on­li­ne.

Mía, que se de­fi­ne a sí mis­ma co­mo “Li­fe coach” y “As­tró­lo­ga ca­ba­lis­ta prác­ti­ca”, ex­pli­ca: “Se tra­ta de en­ten­der có­mo fun­cio­na el ser hu­mano. No te di­ré que vas a ca­sar­te ma­ña­na, pe­ro sí pue­do de­cir­te, se­gún tu car­ta astral, que tie­nes un trán­si­to ex­ce­len­te pa­ra ca­sar­te el año que vie­ne; aun­que sé muy bien que pue­des no que­rer, o sa­bo­tear­te y no sa­lir con na­die. El ser hu­mano se tien­de tram­pas; es­cu­cho a mu­je­res que re­cla­man un amor eterno, pe­ro cuan­do les di­go ‘va­mos a ha­cer el ejer­ci­cio pa­ra que te ames un po­co más’, di­cen: ‘ay no, ten­go mu­cho tra­ba­jo’. Mi ta­rea con­sis­te en des­per­tar­los, que com­pren­dan que us­te­des son agen­tes ac­ti­vos an­te las co­sas que quie­ren apro­ve­char y dis­fru­tar. ‘Re­suél­ve­me las co­sas’, me pi­den al­gu­nos. Pe­ro yo en­tien­do la as­tro­lo­gía co­mo un pro­ce­so de in­tros­pec­ción que nos ha­ce com­pren­der la vi­da. Es un via­je, un ca­mino”. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.