MA­RIA­NE­LA NÚ­ÑEZ

“El es­ce­na­rio es el úni­co lu­gar en don­de pue­do ser yo mis­ma”

La Voz del Interior - Rumbos - - INTRO - TEX­TO MA­RIA­NA VA­LLE-RIES­TRA FO­TO DA­MIEN FROST

A los cin­co años se cal­zó las za­pa­ti­llas de pun­ta y nun­ca más se las sa­có. La mimada pri­me­ra bai­la­ri­na del Ro­yal Ba­llet de Lon­dres pa­só por Bue­nos Aires pa­ra cum­plir con una agen­da hi­per­car­ga­da, que in­clu­ye fun­cio­nes en el Tea­tro Co­lón y una gi­ra por el in­te­rior del país. En el me­dio, charló con Rum­bos so­bre sus ini­cios, las exi­gen­cias del ofi­cio, el arrai­go al ba­rrio de su in­fan­cia, sus amo­res y un ín­ti­mo te­mor al fu­tu­ro.

Si la vi­da de Ma­ria­ne­la Nú­ñez se lle­va­ra al ci­ne, no ha­bría ma­te­rial su­fi­cien­te pa­ra ven­der­la co­mo un dra­ma. Billy Elliot tu­vo que so­por­tar el bull­ying has­ta de su pro­pio pa­dre an­tes de con­ver­tir­se en un gran bai­la­rín. Ni­na, el per­so­na­je de Na­ta­lie Port­man en El cis­ne ne­gro, ter­mi­nó des­qui­cia­da por la pre­sión del mun­do del ba­llet. Ma­ria­ne­la, en cam­bio, no pa­re­ce ha­ber da­do un so­lo pa­so en fal­so en to­da su carrera, ni arri­ba ni aba­jo de los es­ce­na­rios. La cuar­ta hi­ja de una fa­mi­lia de San Mar­tín, pro­vin­cia de Bue­nos Aires, de­cre­tó a los cin­co años que se­ría bai­la­ri­na clá­si­ca. “Era un dia­man­ti­to en bru­to que ha­bía que pu­lir, pe­ro que ya te­nía to­do: pro­por­cio­nes fí­si­cas per­fec­tas, elon­ga­ción, res­pon­sa­bi­li­dad, ga­nas, com­pro­mi­so”, re­cor­da­ba ha­ce po­co en una en­tre­vis­ta Adria­na Stork, su pri­me­ra maes­tra. Y no se equi­vo­ca­ba. A los diez años, Ma­ria­ne­la in­gre­só sin mu­cho es­fuer­zo al Ins­ti­tu­to Su­pe­rior de Ar­te del Tea­tro Co­lón. Cua­tro años des­pués, Ma­xi­mi­li­ano Gue­rra des­cu­brió su ta­len­to y se la lle­vó de gi­ra por el mun­do. A los quin­ce, la ni­ña pro­di­gio ya bai­la­ba con el Ro­yal Ba­llet de Lon­dres, una de las cin­co com­pa­ñías de ba­llet más pres­ti­gio­sas del mun­do. “La cla­ri­dad y el en­fo­que ayu­da­ron mu­cho, pe­ro sí tu­ve al­gu­nos tras­piés, no fue to­do tan fá­cil co­mo pa­re­ce”, in­ten­ta

con­ven­cer­nos Ma­ria­ne­la, con una son­ri­sa tan gran­de que nos obli­ga a du­dar. Con un cas­co de mo­to ba­jo el bra­zo, lle­gó pun­tual y can­che­ra a nues­tro en­cuen­to en el por­te­ñí­si­mo Ca­fé Tor­to­ni. No pi­de más que un va­so con agua y ape­nas em­pie­za a ha­blar de ba­llet, le bri­llan los ojos co­mo una ado­les­cen­te enamo­ra­da.

En fe­bre­ro, el Ro­yal Ba­llet la aga­sa­jó por sus vein­te años de exi­to­sa tra­yec­to­ria. “Nor­mal­men­te ese ti­po de ce­le­bra­ción se ha­ce cuan­do una bai­la­ri­na se re­ti­ra, nun­ca en la cum­bre de su carrera”, ex­pli­ca. “El em­ba­ja­dor ar­gen­tino y el di­rec­tor de la com­pa­ñía die­ron dis­cur­sos ma­ra­vi­llo­sos. Mi fa­mi­lia es­ta­ba ahí, mi no­vio es­ta­ba ahí. Fue muy emo­cio­nan­te”. ¿Si al­gu­na vez se le pa­só por la ca­be­za cam­biar de com­pa­ñía? Ja­más. “¡Es mi ca­sa! Es mi fa­mi­lia. Me abrie­ron las puer­tas y me die­ron un lu­gar sú­per pri­vi­le­gia­do”.

La vi­da en pun­tas de pie

Ins­ta­la­da en Lon­dres des­de que in­gre­só al Ro­yal Ba­llet, Ma­ria­ne­la apro­ve­chó el re­ce­so de ve­rano pa­ra via­jar a Bue­nos Aires a cum­plir con una se­rie de mi­sio­nes. En­tre ellas, inau­gu­rar la se­gun­da Es­cue­la Mu­ni­ci­pal de Dan­zas que ama­dri­na en San Mar­tín. “Ca­da vez que vi­si­to las es­cue­las, se desata un caos. ¡Las alum­nas se me acer­can, me en­tre­gan car­ti­tas!”, cuen­ta ha­cien­do ges­tos des­de el otro la­do de la me­sa. “Que las ne­nas ten­gan ac­ce­so al ba­llet, que pue­dan co­nec­tar­se con sus cuer­pos, con la mú­si­ca, me pa­re­ce muy im­por­tan­te pa­ra su edu­ca­ción”, di­ce, y re­me­mo­ra sus pro­pios co­mien­zos en el mun­do de las tia­ras y los tu­tús. “A mí ma­má le en­can­ta la dan­za, ella bai­la­ba fol­klo­re y que­ría ha­cer ba­llet, pe­ro mi abue­la no la de­ja­ba”. Des­pués de tres hi­jos va­ro­nes, lle­gó Ma­ria­ne­la y con ella pu­do co­brar­se la re­van­cha. A los tres años, la man­dó de­re­chi­to a es­tu­diar ba­llet.

¿Qué fue lo que te en­gan­chó?

Eso es lo que no pue­do de­cir­te, es in­des­crip­ti­ble. Creo que des­de chi­qui­ta sen­tía que era ahí don­de po­día real­men­te ser yo y en­tre­gar­me a pleno. Has­ta el día de hoy, en los peo- res mo­men­tos de mi vi­da siem­pre fui al es­tu­dio, me aga­rré a la ba­rra y [sus­pi­ra] sen­tí que era mi ca­sa. Más tar­de lle­gó el Ro­yal Ba­llet. ¿Re­cuer­das có­mo fue tu au­di­ción? ¡Sí! Fue en Los Án­ge­les. Mi fa­mi­lia me hi­zo ele­gir en­tre la fies­ta de 15 o el via­je y no tu­ve que pen­sar­lo mu­cho. Au­di­cio­né du­ran­te cin­co días. Fue ra­rí­si­mo por­que yo te­nía so­lo quin­ce años y nor­mal­men­te se en­tra­ba a la com­pa­ñía con die­ci­ocho. Na­die en­ten­día qué ha­cía ahí.

¿Te sen­tías ner­vio­sa, in­ti­mi­da­da? ¡Pa­ra na­da! Era una in­cons­cien­te en esa épo­ca [ri­sas]. Ade­más, los exa­mi­na­do­res –muy bri­tish es­to– no me di­je­ron na­da. Pe­ro yo veía que es­ta­ban co­mo sor­pren­di­dos de es­tar fren­te a una chi­ca de 15 años. Otros miem­bros de la com­pa­ñía tam­bién ve­nían y se sen­ta­ban a ver. Era al­go iné­di­to. Una vez aden­tro, so­lo te to­mó cin­co años lle­gar a pri­me­ra bai­la­ri­na, el es­ca­la­fón más al­to. ¿Tu rá­pi­do as­cen­so ge­ne­ró ce­los en la com­pa­ñía? No, por­que en el Ro­yal hay mu­cho lu­gar pa­ra to­do el mun­do. So­mos no­ven­ta bai­la­ri­nes. Ob­via­men­te lle­gar al top es muy di­fí­cil; so­lo hay ocho pri­me­ras bai­la­ri­nas y ocho pri­me­ros bai­la­ri­nes. Pe­ro a la vez, es una com­pa­ñía que tra­ba­ja mu­chí­si­mo. Te­ne­mos 150 fun­cio­nes por año, lo cual le da lu­gar a mu­chas pri­me­ras bai­la­ri­nas. O sea, hay com­pe­ten­cia, pe­ro po­si­ti­va, lin­da, que te obli­ga a es­tar des­pier­ta y no achan­char­te. ¿Pe­lí­cu­las so­bre el mun­do del ba­llet, co­mo El cis­ne ne­gro, son rea­lis­tas? Ho­rri­fic! Ca­si ni la pu­de ver. Es crazy, muy an­gus­tian­te. El mun­do de la dan­za no es así. Hay com­pe­ten­cia co­mo en cual­quier carrera, pe­ro na­da tan dra­má­ti­co. Lo gra­cio­so es que cuan­do sa­lió la pe­lí­cu­la mu­cha gen­te lla­ma­ba al Ope­ra Hou­se a pre­gun­tar cuán­do iba a bai­lar Na­ta­lie Port­man El la­go de los cis­nes [ri­sas]. ¿Có­mo fue tran­si­tar la ado­les­cen­cia so­bre el es­ce­na­rio?

Fue com­pli­ca­do, pe­ro a la vez muy lin­do. Una va cre­cien­do an­te los ojos del pú­bli­co. En es­tos vein­te años, la gen­te que si­guió mi tra­yec­to­ria pa­so a pa­so, me vio cre­cer no so­lo co­mo ar­tis­ta sino tam­bién co­mo mu­jer. ¿La com­pa­ñía les im­po­ne lí­mi­tes de pe­so u otras cues­tio­nes es­té­ti­cas? No, pe­ro ese es to­do un te­ma pa­ra las bai­la­ri­nas, por­que te­ne­mos que es­tar muy bien es­té­ti­ca­men­te; es un ar­te vi­sual, las lí­neas son im­por­tan­tí­si­mas. Es par­te de nues­tro tra­ba­jo es­tar del­ga­das, pe­ro al mis­mo tiem­po te­ne­mos que te­ner fuer­za.

Has con­ta­do que en un mo­men­to tu­vis­te que ba­jar mu­cho de pe­so.

Sí, du­ran­te la ado­les­cen­cia te­nía diez ki­los más que aho­ra. Pe­ro ten­go la suer­te de te­ner múscu­lo [se arre­man­ga y mues­tra unos bí­ceps que des­ta­can en me­dio de un bra­zo fla­qui­to], así que no se me no­ta­ba mu­cho por­que es­ta­ba fuer­te.

¿Sien­tes que te per­dis­te de al­go al ha­ber em­pe­za­do tan chi­ca?

No, la ver­dad que en la ado­les­cen­cia de to­das for­mas no era de sa­lir mu­cho, vi­vía muy en­fo­ca­da en mi carrera y en en­con­trar mi ca­mino. A ve­ces pen­sa­ba “Uy, ¿se­rá que cuan­do pa­sen los años me voy a dar vuel­ta y voy a que­rer ha­cer to­do lo que no hi­ce?” Pe­ro no, por­que no es­tá en mí. Nun­ca mi­ré atrás.

¿Y ha­cia ade­lan­te qué ves?

No de­be­ría, pe­ro a ve­ces mi­ro ha­cia el fu­tu­ro y ahí es cuan­do me da mie­do por­que, si bien to­da­vía me fal­ta mu­cho y voy a ha­cer to­do lo que pue­da pa­ra cui­dar­me y ex­ten­der mi carrera, me pre­gun­to qué es lo que va a pa­sar cuan­do no pue­da

“ME DA UN PO­CO DE MIE­DO PEN­SAR EN EL FU­TU­RO. ¿QUÉ VA A PA­SAR CUAN­DO YA NO PUE­DA BAI­LAR, QUE ES LO QUE MÁS AMO HA­CER?”

bai­lar, que es lo que más amo ha­cer. ¿Qué es lo que va a pa­sar? Vol­va­mos a en­con­trar­nos acá en unos vein­te años y te cuen­to [ri­sas].

Del amor y otros bai­les

Mien­tras char­la­mos, apa­re­ce en es­ce­na Ale­jan­dro Pa­ren­te, ex primer bai­la­rín del ba­llet del Tea­tro Co­lón y no­vio de Ma­ria­ne­la des­de ha­ce cua­tro años. No es su primer amor na­ci­do tras bam­ba­li­nas. Has­ta 2015, es­tu­vo ca­sa­da con el bra­si­le­ño Thia­go Soa­res, primer bai­la­rín del Ro­yal Ba­llet. ¿Es más fá­cil for­mar pa­re­ja con al­guien que com­par­te la pro­fe­sión? “La ver­dad que no bus­qué que fue­ra así, se dio na­tu­ral­men­te. De he­cho, hoy es di­fí­cil: Ale­jan­dro vi­ve en el otro la­do del mun­do, él en Bue­nos Aires, yo en Lon­dres; nos la pa­sa­mos via­jan­do. Lo má­xi­mo que es­tu­vi­mos sin ver­nos fue­ron dos me­ses, pe­ro yo ca­si me mue­ro”, re­cuer­da ri­sue­ña.

Ha­ce me­nos de un mes, Pa­ren­te se des­pi­dió de los es­ce­na­rios con dos fun­cio­nes de La viu­da ale­gre, ba­llet que pro­ta­go­ni­zó jun­to a Ma­ria­ne­la en el Tea­tro Co­lón. “Com­par­tir es­ta no­che jun­to a vos es al­go que que­da­rá por siem­pre en mi co­ra­zón”, pu­bli­có ella en su cuen­ta de Ins­ta­gram, jun­to a un vi­deo en el que se ve a la pa­re­ja en­re­dar­se en ele­gan­tes gi­ros y sal­tos an­te los aplau­sos del pú­bli­co. ¿Có­mo fue bai­lar con Ale­jan­dro? [El bai­la­rín es­cu­cha la pre­gun­ta y hu­ye. “No quie­ro con­di­cio­nar­la”, se ex­cu­sa, y se va a pa­sear por el Tor­to­ni]. Fue in­creí­ble. Él tie­ne mu­cha ma­gia co­mo ar­tis­ta y co­mo per­so­na. Yo sien­to que me cam­bió la vi­da. La pri­me­ra vez que bai­la­mos jun­tos fue tam­bién en el Co­lón, el ba­llet Don Qui­jo­te. Yo te­nía 14 años. Él ya era un primer bai­la­rín y yo una ne­na in­cons­cien­te, pe­ro ya me da­ba cuen­ta de que es­ta­ba bai­lan­do con al­guien es­pe­cial. Y bueno, la vi­da nos vol­vió a unir mu­chos años des­pués.

Aho­ra va a acom­pa­ñar­te en tu gi­ra por el in­te­rior.

Sí, pe­ro an­tes te­ne­mos la Ga­la So­li­da­ria, un even­to que or­ga­ni­zo ca­da in­vierno des­de ha­ce cin­co años en mi ba­rrio, San Mar­tín, siem­pre con dis­tin­tos elen­cos y ar­tis­tas in­vi­ta­dos. Al prin­ci­pio tu­ve mie­do por­que es en un es­ta­dio gran­de, pe­ro des­de el primer año se re lle­nó y has­ta el día de hoy son dos fun­cio­nes con 4 mil es­pec­ta­do­res ca­da una. Es­ta vez el es­pec­tácu­lo se­rá a be­ne­fi­cio de una red de ho­ga­res de la zo­na.

¿Y des­pués pa­ra dón­de par­ten?

Del 17 al 31 de agos­to, con Ale­jan­dro y otros in­vi­ta­dos, va­mos a es­tar de gi­ra por Co­rrien­tes, Salta, Ro­sa­rio y Mar del Pla­ta. Des­pués cru­zo el char­co y bai­lo con el Ba­llet Na­cio­nal del So­dre, de Uru­guay.

¿Te sien­tes co­nec­ta­da con tu pú­bli­co de las pro­vin­cias?

¡Sí, es in­creí­ble! To­dos los años ha­go al­go por el in­te­rior. Des­de 2014 que voy to­can­do dis­tin­tos pun­tos del país. El año pa­sa­do no hi­ce una gi­ra pe­ro fui a Cór­do­ba e hi­ce dos fun­cio­nes de Giselle, con la com­pa­ñía de ba­llet. Aho­ra con Youtu­be y las re­des so­cia­les la gen­te si­gue mi carrera pa­so a pa­so. Sa­ben lo que ha­go más que yo mis­ma. En­ton­ces po­der es­tar ahí pre­sen­te es sú­per emo­cio­nan­te. ¿Qué te pa­re­ce que le fal­ta al ba­llet ar­gen­tino pa­ra desa­rro­llar­se? Creo que hay muy bue­nos maes­tros y mu­cho ta­len­to. Prue­ba de eso es que ha­ya tan­tos bai­la­ri­nes ar­gen­ti­nos por el mun­do. Pe­ro fal­ta que ha­ya más es­pa­cio pa­ra desa­rro­llar­se. Que le den un es­pa­cio más gran­de a la cul­tu­ra. Te con­ta­ba que el Ro­yal Ba­llet tie­ne 150 fun­cio­nes al año, igual o más que la ópe­ra. [Ale­jan­dro la ayu­da: “Acá, el Ba­llet del Co­lón siem­pre es­tá lu­chan­do por te­ner su lu­gar, siem­pre es­tá de­trás de la ópe­ra o in­clu­so de la mú­si­ca”]. Cuan­do asu­mió la di­rec­to­ra ac­tual, Pa­lo­ma He­rre­ra, te­nían 27 fun­cio­nes. Ella lo­gró que aho­ra ten­gan unas 60.

¿Qué es lo que se vie­ne en tu carrera? Se­guir cre­cien­do co­mo bai­la­ri­na y dis­fru­tar de es­ta carrera, que den­tro de to­do es cor­ta. La pró­xi­ma tem­po­ra­da se vie­nen ba­llets nue­vos, fil­ma­cio­nes, gi­ras. Y me en­can­ta­ría que me si­gan abrien­do el Co­lón pa­ra ve­nir ca­da año co­mo in­vi­ta­da.•

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.