PA­DRES PA­RA CAM­BIAR PA­ÑA­LES

Avan­zan pro­yec­tos pa­ra am­pliar las li­cen­cias de pa­ter­ni­dad, un ajus­te acor­de a los tiem­pos que co­rren y que acer­ca­rá a la Ar­gen­ti­na a los es­tán­da­res del mun­do desa­rro­lla­do.

La Voz del Interior - Rumbos - - INTRO - POR GUI­DO PIOTRKOWSKI

Den­tro del pro­yec­to de re­for­ma la­bo­ral a tra­tar­se pró­xi­ma­men­te en el Con­gre­so, se in­clu­ye la pro­ba­ble re­for­ma del ar­tícu­lo que re­fie­re a las li­cen­cias la­bo­ra­les. Es­te es, qui­zás, uno de los po­cos ítems en los que hay cier­to gra­do de acuer­do en­tre las par­tes.

Des­de el Cippec (Cen­tro de Im­ple­men­ta­ción de Po­lí­ti­cas Pú­bli­cas pa­ra la Equi­dad y el Cre­ci­mien­to), vie­nen tra­ba­jan­do ac­ti­va­men­te en una nue­va le­gis­la­ción en la ma­te­ria. Se­gún el do­cu­men­to ela­bo­ra­do por la or­ga­ni­za­ción, el es­ce­na­rio de la le­gis­la­ción ac­tual no res­pon­de a la di­ver­si­dad de con­for­ma­cio­nes fa­mi­lia­res que exis­ten en la Ar­gen- ti­na. “Se ba­sa en un es­que­ma de fa­mi­lia nu­clear, con dos adul­tos a car­go, don­de uno (el va­rón) te­nía un rol de pro­vi­sión y el otro (la mu­jer) se de­di­ca­ba a las ta­reas de cui­da­do y crian­za”, di­ce el do­cu­men­to. El ré­gi­men ac­tual, sos­tie­nen, “di­fi­cul­ta la me­jor con­ci­lia­ción de las ta­reas pro­duc­ti­vas y re­pro­duc­ti­vas de gran par­te de las fa­mi­lias, y obs-

ta­cu­li­za el ac­ce­so y la per­ma­nen­cia de las mu­je­res en el mer­ca­do la­bo­ral”. Ar­gen­ti­na se en­cuen­tra por de­ba­jo del es­tán­dar mí­ni­mo de li­cen­cia por ma­ter­ni­dad de ca­tor­ce se­ma­nas (98 días) es­ta­ble­ci­do por la OIT (Or­ga­ni­za­ción Internacional del Tra­ba­jo), ya que es de no­ven­ta días. Mien­tras que la li­cen­cia por pa­ter­ni­dad es de so­lo dos días, la más cor­ta de Amé­ri­ca del Sur.

Al otro la­do del pén­du­lo es­tá Sue­cia, que tie­ne uno de los sis­te­mas de li­cen­cia pa­ren­tal más ex­ten­sos del mun­do, que per­mi­te a los pa­dres per­ma­ne­cer en ca­sa con su hi­jo por un to­tal de 480 días mien­tras re­ci­ben una asig­na­ción del es­ta­do. Des­de el Cippec plan­tean una re­for­ma gra­dual pa­ra al­can­zar, en 2030, una co­ber­tu­ra uni­ver­sal con 98 días de li­cen­cia por ma­ter­ni­dad, trein­ta días de li­cen­cia por pa­ter­ni­dad y se­sen­ta días de li­cen­cia fa­mi­liar. Si el pro­yec­to pre­sen­ta­do ha­ce po­co por el Je­fe de Go­bierno Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta, que se nu­trió tam­bién de los bo­rra­do­res del Le­gis­la­dor Roy Cor­ti­na (Par­ti­do So­cia­lis­ta) y Na­ta­lia Fi­del (Va­mos Jun­tos), pros­pe­ra en la Le­gis­la­tu­ra, la ciu­dad de Bue­nos Aires ex­ten­de­rá su li­cen­cia a 45 días. La pro­pues­ta es que sean 15 días co­rri­dos y lue­go otros 30 du­ran­te el primer año de vi­da del be­bé.

Pro­yec­tos

Ga­la Ló­pez Lan­gou, di­rec­to­ra del Programa de Pro­tec­ción So­cial del Cippec enu­me­ra a Rum­bos al­gu­nas de las su­ge­ren­cias que tie­nen pa­ra mo­di­fi­car el ré­gi­men. “Que se bus­que in­cor­po­rar a to­dos, que la puer­ta de en­tra­da sea la te­nen­cia de un hi­jo y no ne­ce­sa­ria­men­te la ca­te­go­ría del tra­ba­jo”, pro­po­ne Ló­pez Lan­gou, quien se­ña­la que la ac­tual le­gis­la­ción tie­ne un ses­go “ma­ter­na­lis­ta”. “La li­cen­cia por ma­ter­ni­dad es mu­cho más lar­ga que la de pa­ter­ni­dad, lo que tien­de a es­ta­ble­cer que el rol del pa­dre es tra­ba­jar. Eso re­per­cu­te en la di­vi­sión de ro­les en el ho­gar y en có­mo afec­ta la in­ser­ción en el mer­ca­do la­bo­ral,

que es dis­tin­ta pa­ra va­ro­nes y mu­je­res. No­so­tros proponemos una mo­di­fi­ca­ción co­pa­ren­tal, que se ex­tien­da mu­cho más que pro­por­cio­nal­men­te la li­cen­cia por pa­ter­ni­dad que la li­cen­cia por ma­ter­ni­dad, que se creen las li­cen­cias fa­mi­lia­res y que es­te con­jun­to de días pue­da ser usa­do in­dis­tin­ta­men­te por cual­quie­ra de los dos adul­tos del ho­gar”.

En el Pro­yec­to de Ley so­bre equi­dad de gé­ne­ro e igual­dad de opor­tu­ni­da­des en el tra­ba­jo pre­sen­ta­do por el po­der Eje­cu­ti­vo pro­po­nen mo­di­fi­car el ca­pí­tu­lo de­di­ca­do a “la con­ci­lia­ción del tra­ba­jo con la vi­da pri­va­da y fa­mi­liar”. En ese or­den, se cam­bia­ría el tex­to del ar­tícu­lo 158 de la Ley de Con­tra­to de Tra­ba­jo N° 20.744 in­cor­po­ran­do la li­cen­cia de “quin­ce días co­rri­dos pa­ra el su­pues­to de na­ci­mien­to o adop­ción de un hi­jo, la que po­drá ex­ten­der­se por diez días co­rri­dos, apli­can­do to­do ello pa­ra el tra­ba­ja­dor cual­quie­ra sea su gé­ne­ro”.

La vi­sión si­co­ló­gi­ca

Pa­ra el doc­tor En­ri­que Sto­la, mé­di­co psi­quia­tra y psi­có­lo­go clí­ni­co, la ini­cia­ti­va se tra­ta de una opor­tu­ni­dad muy po­si­ti­va, ya que se in­vo­lu­cra “al va­rón o la per­so­na no ges­tan­te en la crian­za”. Aun­que, di­ce, to­do de­pen­de­rá de las ca­rac­te­rís­ti­cas ma­chis­tas o no ma­chis­tas del va­rón que to­me la li­cen­cia. “Yo creo que es un avan­ce y una po­si­bi­li­dad que tie­nen los va­ro­nes de ejer­cer una pa­ter­ni­dad di­fe­ren­te. Hay que ha­cer un fuer­te lla­ma­do de aten­ción a los va­ro­nes pa­ra que apro­ve­chen su tiem­po en criar a sus hi­jos. La obli­ga­to­rie­dad es im­por­tan­te por­que si se lo­gra­ra la mis­ma can­ti­dad de días pa­ra el cuer­po que ges­ta que pa­ra el que no ges­ta, se eli­mi­na­ría una de las fuen­tes de dis­cri­mi­na­ción la­bo­ral con­tra las mu­je­res”.

La doc­to­ra Dia­na Zalz­man, Pro­fe­so­ra Ad­jun­ta de la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na del De­par­ta­men­to de Psi­quia­tría y Sa­lud Men­tal de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Aires, con­si­de­ra que el tiem­po ideal pa­ra la li­cen­cia de los pa­dres de­be­ría ser de 45 días, ya que es cuan­do ter­mi­na el puer­pe­rio, y se le da el al­ta a la ma­dre.

Zalz­man ha­ce hin­ca­pié es­pe­cial­men­te en la fi­gu­ra de ape­go. “No tie­ne que ser ne­ce­sa­ria­men­te la ma­dre o el pa­dre. Si es­tán los dos, el sos­tén es com­par­ti­do y trae mu­chí­si­mos be­ne­fi­cios. Si el pa­dre sa­le rá­pi­da­men­te al tra­ba­jo y vie­ne a la no­che ago­ta­do, la fi­gu­ra de ape­go que­da ca­si ex­clu­si­va­men­te en la ma­dre. Y el ape­go no es só­lo men­tal, sino tam­bién fi­sio­ló­gi­co, el de la hor­mo­na que per­mi­te sen­tir pla­cer mu­tuo, pa­dre- hi­jo por con­tac­to, y ge­ne­ra la con­fian­za bá­si­ca, aque­llo que te va a per­mi­tir el día de ma­ña­na más to­le­ran­cia a la frus­tra­ción. Quie­nes han te­ni­do el primer año de vi­da es­ta fi­gu­ra de ape­go tie­nen me­nos ries­go de si­tua­cio­nes de pá­ni­co y to­le­ran­cia a la frus­tra­ción”.

En pri­me­ra per­so­na

A di­fe­ren­cia de lo que ocu­rre en la ma­yo­ría del em­pleo for­mal -en el Es­ta­do, in­dus­trias y pymes-, al­gu­nas em­pre­sas co­mo Arre­do, Ac­cen­tu­re, y Sta­ples, ya die­ron el primer pa­so en la sen­da de con­si­de­rar el pe­río­do de li­cen­cia de los pa­dres co­mo al­go fun­da­men­tal. Fer­nan­da Ma­nuel es Ge­ren­ta de Or­ga­ni­za­ción , Per­so­nas y Sus­ten­ta­bi­li­dad de Arre­do, don­de des­de ha­ce dos años im­ple­men­ta­ron las li­cen­cias por pa­ter­ni­dad. “Nues­tras li­cen­cias tie­nen un tras­fon­do cul­tu­ral, el de una em­pre­sa fa­mi­liar fun­da­do­ra que siem­pre es­tu­vo muy cer­ca de las fa­mi­lias nú­cleo de los ‘co­la­bo­ra­do­res’. To­mar al co­la­bo­ra­dor co­mo tra­ba­ja­dor con to­da su fa­mi­lia y es­tar cer­ca de sus pro­ble­má­ti­cas, ale­grías, vi­ven­cias, te­nien­do en cuen­ta la crian­za de sus hi­jos”.

En Arre­do los pa­dres cuen­tan con una li­cen­cia de quin­ce días. Y las ma­dres, lue­go de los tres me­ses otor­ga­dos por ley, tie­nen la po­si­bi­li­dad de tra­ba­jar me­dio día con­ser­van­do el suel­do com­ple­to. “Las per­so­nas tra­ba­jan mu­cho mas mo­ti­va­das y vuel­ven más con­ten­tas al tra­ba­jo. No so­lo se ge­ne­ra en quie­nes go­zan de la li­cen­cia, sino en sus com­pa­ñe­ros, que ven co­mo lo dis­fru­tan”.

Alan Ca­sa­no­vas tra­ba­ja en un lo­cal de Arre­do y es uno de los be­ne­fi­cia­dos por la li­cen­cia. “Dis­fru­té po­der co­no­cer a mi hi­jo, es­tar acom­pa­ñan­do a la ma­má esos quin­ce días, te­ner esa in­ti­mi­dad. Es una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble, inigua­la­ble” di­ce Alan, que ha­bía tra­ba­ja­do en lu­ga­res que otor­ga­ban dos días. “En otra em­pre­sas, mis com­pa­ñe­ros te­nían que jun­tar­se las va­ca­cio­nes. O, si no te­nían va­ca­cio­nes, la li­cen­cia era sin go­ce de suel­do. Yo tu­ve la tran­qui­li­dad de te­ner quin­ce días en­fo­ca­do en mi fa­mi­lia y mi hi­jo, co­nec­ta­do a pleno. Fue bue­nís­mo”.

Joha­na Ro­bino es res­pon­sa­ble de Re­cur­sos Hu­ma­nos de la em­pre­sa de ar­tícu­los de li­bre­ría y ofi­ci­nas Sta­ples, que cuen­ta con una li­cen­cia de ca­tor­ce días co­rri­dos, des­de ha­ce unos diez años. “Dar­le a los pa­dres mu­chos más días tie­ne que ver con dar­les ple­ni­tud pa­ra que es­tén con la fa­mi­lia. Es­te es uno de los be­ne­fi­cios más va­lo­ra­dos por­que im­pac­ta en el com­pro­mi­so de la gen­te con la com­pa­ñía. Es el sen­ti­do de per­te­nen­cia, la ex­pe­rien­cia, lo que al em­plea­do le ge­ne­ra apro­ve­char días que la em­pre­sa le ce­de y ha­ce que es­tén más com­pro­me­ti­dos, le agre­ga va­lor en su desem­pe­ño. To­das las ac­cio­nes de cli­ma y bie­nes­tar son un gas­to que no tie­ne con­tra­po­si­ción”. •

PSI­CÓ­LO­GA: “SI EL PA­DRE SA­LE RÁ­PI­DA­MEN­TE AL TRA­BA­JO Y VIE­NE A LA NO­CHE AGO­TA­DO, LA FI­GU­RA DE APE­GO QUE­DA CA­SI EX­CLU­SI­VA­MEN­TE EN LA MA­DRE”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.