LO­COS DEL MA­TE

El clá­si­co se ex­pan­de al res­to del mun­do. El nue­vo -ma­te­ria­li­za­do en los blends- se con­so­li­da en­tre con­su­mi­do­res so­fis­ti­ca­dos y pú­bli­cos vír­ge­nes. ¿Por qué el ma­te es­tá vi­vien­do su me­jor mo­men­to (y vol­vién­do­se glo­bal)?

La Voz del Interior - Rumbos - - ENTREVISTA -

AA­mi­gos. Ma­te de ca­la­ba­za. Bom­bi­lla pla­tea­da. Pa­que­te de yer­ba. Has­ta ha­ce al­gu­nos años, la in­fu­sión más to­ma­da por los ar­gen­ti­nos -se­gún el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Yer­ba Ma­te 8 de ca­da 10 lo eli­ge-, se la con­su­mía de la for­ma clá­si­ca. Pe­ro una olea­da de jó­ve­nes em­pren­de­do­res es­tá re­vi­ta­li­zan­do el ma­te tal co­mo lo co­no­ce­mos y dán­do­le el to­que mi­llen­nial que le fal­ta­ba y que ya ha­bía lle­ga­do a otras be­bi­das co­mo el té y el ca­fé. Aten­tos a las de­man­das del mer­ca­do, los crea­do­res de Ma­te & Co., la mar­ca pio­ne­ra en blends -el nom­bre que re­ci­ben las mez­clas de hier­bas na­tu­ra­les de to­do ti­po con yer­ba or­gá­ni­ca-, con­quis­ta­ron a con­su­mi­do­res de an­ta­ño y a un nue­vo pú­bli­co con sus pro­duc­tos en­la­ta­dos. Aho­ra, hay ma­te pa­ra pa­la­da­res exi­gen­tes: con la­van­da, men­ta, jen­gi­bre, hi­bis­cus, le­mon­grass y mu­chas otras flo­res y es­pe­cias que le­jos es­tán de pa­re­cer­se a los ma­tes sa­bo­ri­za­dos. Ade­más, en es­ta nue­va ola los re­ci­pien­tes de­jan de ser de ma­de­ra o ca­la­ba­za: los blends se to­man en de­li­ca­dos ma­tes de ce­rá­mi­ca de dis­tin­tos co­lo­res. No se trata de una cues­tión co­ol, sino de pre­ser­var el sa­bor in­tac­to. A pe­sar de que la me­ta es rom­per con el es­que­ma tra­di­cio­nal del ma­te y lle­var­lo a un cos­ta­do gour­met, la mís­ti­ca que lo ro­dea per­ma­ne­ce. “Es mu­cho más que con­su­mir una in­fu­sión, se trata de com­par­tir”, coin­ci­den los chicos de Ma­te & Co.

El ti­ming fue per­fec­to. La ten­den­cia or­gá­ni­ca -de ali­men­tos sin pes­ti­ci­das, in­sec­ti­ci­das o agro­tó­xi­cos­tam­bién lle­gó al ma­te y tra­jo a sus con­su­mi­do­res una se­rie de be­ne­fi­cios: gus­to uni­for­me, ma­yor sua­vi­dad en el sa­bor y ce­ro aci­dez. Es que, al no atra­ve­sar pro­ce­sos ar-

ti­fi­cia­les e in­dus­tria­les, la plan­ta se pre­ser­va 100% na­tu­ral. Aun­que es di­fí­cil en­con­trar­la en las gran­des ca­de­nas ma­yo­ris­tas, la yer­ba or­gá­ni­ca ha­lló su ni­cho en die­té­ti­cas y tien­das mi­no­ris­tas de to­do el país.

De acá a Nue­va York

Ade­más, la fie­bre mun­dia­lis­ta -con los ju­ga­do­res in­gle­ses y fran­ce­ses co­mo pro­ta­go­nis­tas, mos­trán­do­se con sus ter­mos y bom­bi­llas en las con­cen­tra­cio­nes- pu­so al ma­te en el cen­tro de la es­ce­na, atra­yen­do nue­vos con­su­mi­do­res de to­do el glo­bo. En lo que va del año, Ar­gen­ti­na -prin­ci­pal pro­duc­tor de yer­ba ma­te del mun­do- ex­por­tó ca­si 20 mi­llo­nes de ki­los, se­gún las úl­ti­mas de­cla­ra­cio­nes del pre­si­den­te del Ins­ti- tu­to Na­cio­nal de la Yer­ba Ma­te, Alberto Re. “Hay un boom de ex­por­ta­cio­nes”, se ani­mó a de­cir. ¿Quié­nes son nues­tros prin­ci­pa­les clien­tes? Siria, Chi­le, Lí­bano, Es­ta­dos Uni­dos y Es­pa­ña.

Mien­tras tan­to, en nues­tro te­rri­to­rio na­cio­nal, el ma­te tam­bién ba­te ré­cords: el año pa­sa­do se ela­bo­ra­ron 260 mi­llo­nes de ki­los pa­ra el mer­ca­do interno. Ca­si 8 mi­llo­nes más que el año pre­vio. Aun­que el ri­to se li­mi­ta a las ca­sas, hay al­gu­nos res­tau­ran­tes y ca­fés que lo in­clu­yen en su car­ta. En la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res, Raí­ces, ba­jo la di­rec­ción de la chef Fer­nan­da Ta­ba­res, es un ho­me­na­je a la co­ci­na de las ma­más y abue­las ar­gen­ti­nas. Aun­que Fer­nan­da re­co­no­ce que no más de diez per­so­nas por mes pi­den el desa­yuno o la me­rien­da de ma­te con pas­te­li­tos o tor­ta fri­ta, sa­car­lo del me­nú no es una op­ción. “Es em­ble­má­ti­co, es ar­gen­tino. Si no lo tu­vie­ra no po­dría lla­mar­me Raí­ces. En al­gu­nas co­sas es­toy to­tal­men­te dis­pues­ta a no ga­nar ni un cen­ta­vo si es por una idea ro­mán­ti­ca”, con­fie­sa. Es tan­ta la con­fian­za que tie­ne Fer­nan­da en el ma­te que el pró­xi­mo oc­tu­bre abri­rá jun­to a su so­cia, Car­men Ferreyra, el pri­mer “bar de ma­te” del mun­do en Nue­va York. La idea es con­quis­tar al pú­bli­co nor­te­ame­ri­cano con blends de yer­ba dán­do­les un es­pa­cio don­de jun­tar­se con ami­gos. Una vez más, el ri­to de com­par­tir. Tí­pi­ca­men­te ar­gen­tino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.