Acua­re­las, li­bros y re­ta­zos

La Voz del Interior - Rumbos - - BAJORELIEVE - POR CRIS­TI­NA BA­JO

In­ter­cam­bian­do re­cuer­dos en un Fa­ce­book de­di­ca­do a mis no­ve­las, a una de sus ad­mi­nis­tra­do­ras se le ocu­rrió tra­tar el te­ma de los ju­gue­tes en la épo­ca vic­to­ria­na. Fue muy in­tere­san­te, pues de pron­to to­das es­tá­ba­mos acor­dán­do­nos, las ma­yo­res, de aque­llos vie­jos ju­gue­tes de los años 40, y las más jó­ve­nes de los re­ga­los que re­ci­bie­ron en los úl­ti­mos años y tan­to les han gus­ta­do.

En cuan­to a li­bros de cuen­tos, no­ve­las y li­bros pa­ra pin­tar, las ma­yo­res re­cor­da­mos aque­llos ma­ra­vi­llo­sos li­bros que, al abrir­los, des­ple­ga­ban en va­rias di­men­sio­nes una his­to­ria ilus­tra­da. A mí me en­can­ta­ban, pe­ro ca­si to­dos los que tu­ve eran los clá­si­cos de ha­das.

Una de las “fans”, por su par­te, re­cor­dó que sus pa­dres le ha­bían re­ga­la­do el li­bro Co­ra­zón, de Ed­mun­do De Ami­cis. ¡Có­mo me ha­bía gus­ta­do ese li­bro que sa­qué de la bi­blio­te­ca del co­le­gio y luego mis pa­dres me com­pra­ron! Creo que, des­pués de los de ha­das, ese fue el pri­mer li­bro “se­rio” que leí. Y a tra­vés de un ac­tual en­cuen­tro de amis­ta­des vir­tua­les, al­guien de­ja caer el re­cuer­do de aque­llas lec­tu­ras...

Pe­ro también re­cor­da­mos otras co­sas: las mu­ñe­cas, los ajua­res que nues­tras ma­dres o abue­las co­sían pa­ra no­so­tras. No ten­go re­cuer­dos real­men­te gra­tos de mi abue­la ma­ter­na –Jua­na se lla­ma­ba–, que ha­bía te­ni­do una vi­da muy du­ra al que­dar, in­mi­gran­te, viu­da jo­ven y con mu­chos hi­jos. No re­cuer­do su voz, no re­cuer­do ha­ber­la vis­to son­reír nun­ca… pe­ro es im­bo­rra­ble un ves­ti­do de or­gan­dí ali­la­do, de man­gas abu­llo­na­das, ca­ne­sú de en­ca­je y una her­mo­sa cin­ta de se­da al tono por cinturón. No ha­cía mu­cho que ha­bía­mos ido a vi­vir a Ca­ba­na, y ma­má aca­ba­ba de com­prar­me una mu­ñe­ca muy lin­da, ca­si del ta­ma­ño de un be­bé, y con él la ves­tí.

Era ve­rano, mis tíos re­gre­sa­ron a Cór­do­ba pe­ro mi abue­la se que­dó unos días. Y nos hi­zo ca­mi­so­nes de ba­tis­ta flo­rea­da pa­ra mi her­ma­na Eu­ge­nia y pa­ra mí, y te­jió unos es­car­pi­nes pa­ra mi mu­ñe­ca con los res­tos de la­na que le so­bra­ran a ma­má de la úl­ti­ma man­ti­lla pa­ra mi her­mano más pe­que­ño, Pe­dro.

Sí re­cuer­do, en cam­bio, más ade­lan­te, a mi abue­lo Fi­del –el pa­dre de pa­pá– que lle­gó a ca­sa con él, en el vie­jo Ford 36 de dos puer­tas; y re­cuer­do el asom­bro y la ale­gría cuan­do, al abrir el baúl del au­to, pa­pá ba­jó un ca­mión de ma­de­ra con rue­das de go­ma y la­te­ra­les de la­tón, to­do pin­ta­do de fuer­tes co­lo­res (pa­ra mi her­mano Ca­ro­zo) y un jue­go de si­llon­ci­tos con fo­rro de cre­to­na flo­rea­da (pa­ra mí, por en­ton­ces, Pi­rin­cha) que mi abue­lo nos ha­bía he­cho: en sus ra­tos li­bres, le en­can­ta­ba ha­cer co­sas de car­pin­te­ría.

Y có­mo no acor­dar­me de mi ami­ga Lucky, a quien co­no­cí cuan­do nos ha­bía­mos mu­da­do al cha­let nue­vo que pa­pá ha­bía edi­fi­ca­do; y cu­ya fa­mi­lia, de ori­gen ale­mán, te­nía otro cha­let de ve­ra­neo al frente del nues­tro. Creo que lo que más nos en­tu­sias­mó ha­cer fue unas mu­ñe­cas “pe­po­nas” de te­la de camisetas de al­go­dón vie­jas, y re­lle­nas de es­to­pa, cu­yos ros­tros pin­ta­mos con tém­pe­ras. Fui­mos muy crea­ti­vas con el pe­lo, usan­do re­ta­zos de ma­de­jas que tren­zá­ba­mos y su­je­tá­ba­mos con cin­tas de co­lo­res. Nos di­ver­tía­mos usan­do de moldes za­pa­ti­tos des­ar­ma­dos de te­la y es­pe­ran­do pa­cien­te­men­te a que ma­má los co­sie­ra a má­qui­na…

Y me pre­gun­to si aquel in­ge­nio que te­nía­mos a la ho­ra de usar desechos –que to­da ma­dre guar­da­ba “por si aca­so”– pa­ra en­tre­te­ner­nos, no fue lo que, esen­cial­men­te, hi­zo de no­so­tros lo que so­mos has­ta el día de hoy.

Su­ge­ren­cias: 1) Ani­me­mos a los chi­cos de la fa­mi­lia a ser crea­ti­vos; 2) Ha­cer ar­te­sa­nías no só­lo en­tre­tie­ne, sino también agu­di­za el in­ge­nio; 3) Re­cuer­den que la crea­ti­vi­dad nos man­tie­ne cuer­dos. •

No re­cuer­do la voz de mi abue­la, pe­ro es im­bo­rra­ble aquel ves­ti­do de or­gan­dí li­la y ca­ne­sú que le co­sió a mi mu­ñe­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.