El la­be­rin­to in­te­rior

La Voz del Interior - Rumbos - - PSICOLOGÍA - POR LIC. DA­NIEL A. FER­NÁN­DEZ Psi­có­lo­go y au­tor del li­bro Los la­be­rin­tos de la men­te (Ed. Vergara) Sa­bé más so­bre vos mis­mo en www.rum­bos­di­gi­tal.com

Mu­chas ve­ces, los hu­ma­nos nos sen­ti­mos con­fu­sos, atra­pa­dos por una vo­rá­gi­ne de preo­cu­pa­ción que no sa­be­mos re­sol­ver. Si bien es cier­to que, en es­ca­sas oca­sio­nes, los pro­ble­mas co­rres­pon­den pun­tual­men­te a un he­cho ex­terno, lo cier­to es que en la ma­yo­ría de los ca­sos no es así.

Si un fa­mi­liar fa­lle­ce, es­to im­pli­ca una tra­ge­dia que ex­ce­de nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad. Aquí ha­bla­mos, sin du­da, de un he­cho ex­terno. Lo que ocu­rre es que, sal­van­do es­tas ex­cep­cio­nes, ge­ne­ral­men­te una per­so­na cree que el cú­mu­lo de ma­les­tar que la aque­ja también pro­vie­ne del afue­ra. Pe­ro es­to es un error: por re­gla ge­ne­ral, ese la­be­rin­to de preo­cu­pa­ción en el cual nos sen­ti­mos per­di­dos (y que cree­mos ex­te­rior), no es más que re­fle­jo de un la­be­rin­to in­terno. Y es so­bre es­te úl­ti­mo que de­be­mos ac­cio­nar pa­ra que el ma­les­tar de­je de ma­ni­fes­tar­se en el afue­ra.

El la­be­rin­to in­te­rior es­tá pla­ga­do de pre­jui­cios, man­da­tos familiares y so­cia­les, creen­cias equi­vo­ca­das y no­ci­vas, in­hi­bi­cio­nes, an­gus­tia, ren­cor, mie­dos, vi­ven­cias trau­má­ti­cas, cul­pa... Y se­me­jan­te mun­do in­terno nos con­di­cio­na de tal mo­do, que pro­yec­ta­mos el ma­les­tar en con­flic­tos apa­ren­te­men­te externos.

Exis­ten per­so­nas que se amar­gan cuan­do se acer­can las fa­mo­sas fies­tas de fin de año. Las vi­ven con pro­fun­da pe­na y qui­sie­ran evi­tar­las. ¿Aca­so las fies­tas son un pro­ble­ma en sí mis­mo? Des­de luego que no. La prue­ba de ello es­tá en que, an­te las mis­mas fies­tas, otros reac­cio­nan de ma­ne­ra en­tu­sias­ta o con sen­ci­lla in­di­fe­ren­cia. El úni­co mo­ti­vo por el cual una per­so­na pue­de con­si­de­rar que es­tas fies­tas (he­cho ex­terno) son un pro­ble­ma, es que al­go in­terno lo vi­ven­cia co­mo tal. En es­te sen­ti­do, son vi­vi­das co­mo pro­ble­má­ti­cas por­que la his­to­ria in­di­vi­dual de esa per­so­na la lle­va a per­ci­bir­las así.

Lo mis­mo su­ce­de cuan­do una per­so­na siem­pre ter­mi­na vin­cu­la­da con pa­re­jas tó­xi­cas. Sa­le de una re­la­ción, pe­ro luego co­mien­za otra con quien pa­re­ce un clon de la an­te­rior. En es­tos ca­sos, quien tan­to pa­de­ce, tien­de a que­jar­se de su ma­la suer­te y se pre­gun­ta por qué reite­ra­da­men­te se le apa­re­cen in­di­vi­duos si­mi­la­res. Y co­me­te el error de creer que el pro­ble­ma es ex­terno. Es evi­den­te que, si vi­ve re­pi­tien­do un conflicto, es por­que bus­ca in­cons­cien­te­men­te re­vi­vir el mis­mo desas­tre.

Des­de luego que el psi­coa­ná­li­sis y otras for­mas de te­ra­pia se­rán de in­va­lua­ble ayu­da a la ho­ra de orien­tar a es­tas per­so­nas. Pe­ro hay al­go im­pres­cin­di­ble que de­be­mos ha­cer an­te las di­fe­ren­tes pro­ble­má­ti­cas de la vi­da, y es­to es cues­tio­nar­nos: ¿qué ten­go que ver yo con eso que tan­to me mo­les­ta del afue­ra? To­mar con­cien­cia del ver­da­de­ro conflicto in­cons­cien­te es vi­tal pa­ra que de­je de re­pro­du­cir­se ex­ter­na­men­te. Si no com­pren­de­mos que nues­tro ver­da­de­ro la­be­rin­to es in­te­rior, se­gui­re­mos sin­tién­do­nos per­di­dos y enoja­dos con quie­nes es­tán allí afue­ra. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.