El último gui­so del año

La Voz del Interior - Rumbos - - BAJORELIEVE - POR CRIS­TI­NA BA­JO

No quie­ro que lle­gue la pri­ma­ve­ra sin pro­po­ner­les unos de mis gui­sos. Pa­ra que se­pan los que no me co­no­cen, mis gui­sos son más apre­cia­dos de lo que yo creía, y la sor­pre­sa me la han da­do, so­bre to­do, los más jó­ve­nes de la fa­mi­lia, chi­cos más acos­tum­bra­dos a la co­mi­da rá­pi­da que a la ca­se­ra. Las ma­dres, en es­tos pri­me­ros años del se­gun­do mi­le­nio, tie­nen de­ma­sia­do tra­ba­jo y ra­ras ve­ces cuen­tan con tiem­po de ha­cer las com­pras pa­ra pla­ni­fi­car un me­nú a lar­go pla­zo.

Así que, en mis úl­ti­mas ce­nas con ellos, hi­ce ca­zue­las pa­ra los ma­yo­res y pa­ra mis hi­jos, pe­ro me lle­vé la sor­pre­sa de que mis nie­tos de­ci­die­ron de­jar el po­llo al horno o las em­pa­na­das y sa­bo­rear mis gui­sos… Y al­gu­nos re­pi­tie­ron. To­do un éxi­to que me de­jó fe­liz y muy or­gu­llo­sa de mis cua­li­da­des co­mo co­ci­ne­ra Por eso, an­tes de que sep­tiem­bre se aden­tre en el año, les com­par­to es­te pla­to res­ca­ta­do de un re­ce­ta­rio con­ven­tual. Qui­zá por eso se lla­me co­mo se lla­ma:

GUI­SO DE LA PRO­VI­DEN­CIA

Es­ta re­ce­ta pro­vie­ne de un con­ven­to es­pa­ñol y fue recuperada por la italiana Car­me­la Mi­ce­li. Y co­mo es­tos po­ta­jes no se pre­pa­ran só­lo pa­ra uno o dos co­men­sa­les, lo ex­ten­de­re­mos a ocho con­vi­da­dos.

In­gre­dien­tes: 6 lon­ga­ni­zas fres­cas; 350 g de pan­ce­ta; 3 cho­ri­zos co­lo­ra­dos; 200 g de ja­món cru­do en da­dos; 900 g de se­tas de es­ta­ción (si no las con­si­guen, pue­de ser un ta­rro gran­de de cham­pig­no­nes); 2 bo­te­llas de vino blan­co se­co; 1 kg de ar­ve­jas fres­cas (o 2 ta­rros de ar­ve­jas en la­ta); 2 ce­bo­llas de ver­deo; 3 pue­rros; 1 na­bo cor­ta­do en da­di­tos; 2 ata­dos de es­pá­rra­gos co­lo­ra­dos, de los grue­sos (usar só­lo las pun­tas); 1 ce­bo­lla gran­de, cor­ta­da en aros; 2 dien­tes de ajo tri­tu­ra­dos; 1 kg de pan de va­rios días en cu­bos. Un po­co de acei­te de gi­ra­sol pu­ro, 1 ra­mi­ta de ro­me­ro, 2 de oré­gano o de to­mi­llo; ½ cu­cha­ra­da de ají mo­li­do, y sal.Op­ta­ti­vas: 1 cu­cha­ra­da de pi­men­tón; cre­ma a gus­to.

Pre­pa­ra­ción: Cor­tar las lon­ga­ni­zas y los cho­ri­zos co­lo­ra­dos en ro­da­jas y la pan­ce­ta en ti­ras; so­freír­los li­ge­ra­men­te en una ca­zue­la. In­cor­po­rar el na­bo en da­di­tos, la ce­bo­lla de ver­deo, el pue­rro, la ce­bo­lla en aros y los ajos tri­tu­ra­dos, las pun­tas de es­pá­rra­gos y las ar­ve­jas des­gra­na­das. Mo­ver con una cu­cha­ra de ma­de­ra. Agre­gar el ra­mi­to aro­má­ti­co, la sal y el ají.

In­cor­po­rar el ja­món cor­ta­do en da­di­tos y las se­tas tro­za­das (o los cham­pig­no­nes de ta­rro cor­ta­dos por la mi­tad); si las ar­ve­jas son de ta­rro, pue­den agre­gar­se a último mo­men­to. Cu­brir to­do con el vino blan­co ne­ce­sa­rio.

Man­te­ner a fue­go muy sua­ve con­tro­lan­do has­ta que la sal­sa se ha­ya re­du­ci­do y es­pe­sa­do. Unos mi­nu­tos an­tes de apa­gar, se pue­de agre­gar el pi­men­tón di­lui­do en vino e in­cor­po­rar­lo, re­vol­vien­do.

Lle­var a la me­sa en so­pe­ra con ta­pa y ser­vir muy ca­lien­te en pla­to hon­do, pa­ra co­mer con cu­cha­ra. En fuen­te apar­te, ofre­cer los da­dos de pan tos­ta­dos al horno o, si se atre­ven, fri­ta­dos, pa­ra agre­gar de a po­co y que re­sul­ten cru­jien­tes. Po­ner un bol con cre­ma lí­qui­da y a quien le plaz­ca, que la agre­gue al gui­so.

Es­te pla­to se lla­ma­ba “de la Pro­vi­den­cia”, y en los con­ven­tos so­lía pre­pa­rar­se con los res­tos que iban que­dan­do en las ala­ce­nas, en los to­ne­les y con ver­du­ras u hor­ta­li­zas del mo­men­to, apro­ve­chan­do las se­tas de la es­ta­ción.

Su­ge­ren­cias: 1) Pre­pa­rar un pos­tre ade­cua­do al pla­to, co­mo un budín de man­za­nas y pa­sas de uva co­ro­na­do con cla­ras ba­ti­das y ro­dea­do de uvas al ron pre­pa­ra­das en oto­ño; 2) Ser crea­ti­vos: po­de­mos agre­gar o qui­tar al­go y ten­dre­mos una re­ce­ta per­so­nal; 3) Co­mer co­mo an­tes, to­dos al­re­de­dor de la me­sa, con la TV apa­ga­da y la ser­vi­lle­ta al cue­llo. •

Pa­ra mi sor­pre­sa, esa no­che mis nie­tos pre­fi­rie­ron re­pe­tir una de mis ca­zue­las, en vez de de­vo­rar al­gún pla­to rá­pi­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.