Los mo­ti­vos del juez (I)

La Voz del Interior - Rumbos - - BAJORELIEVE - POR CRIS­TI­NA BA­JO

La ma­gia y la bru­je­ría que se prac­ti­ca­ban en Es­pa­ña lle­ga­ron a Amé­ri­ca qui­zás en la ca­ra­be­la en que arri­bó Co­lón o, a po­co, en las naos de los que lo si­guie­ron. Y co­mo de­bía su­ce­der, es­tas ar­tes no tar­da­ron en unir­se a las creen­cias in­dí­ge­nas y a las afri­ca­nas.

La pro­fe­so­ra Mar­ce­la As­pell, en su li­bro De Ángeles, sa­pos y to­to­ras que­ma­das (Ma­gia y De­re­cho en Cór­do­ba del Tu­cu­mán), es­cri­be es­ta in­tro­duc­ción que mues­tra con pin­to­res­quis­mo y exac­ti­tud el am­bien­te que ro­dea­ba al bru­jo en nues­tra Cór­do­ba co­lo­nial: “Am­pa­ra­dos en las som­bras de la no­che, re­ve­ren­cian­do ani­ma­les noc­tur­nos, so­li­ta­rios, si­len­cio­sos, es­qui­vos, hui­di­zos de las for­mas de or­ga­ni­za­ción so­cial, ca­ren­tes de fa­mi­lia y de re­si­den­cia fi­ja, mix­tu­ran­do ele­men­tos he­ré­ti­cos y re­li­gio­sos, ur­di­do­res y com­po­ne­do­res de vo­lun­ta­des, hu­yen­do de los in­ge­nios y apu­ran­do a los más cré­du­los, in­tro­du­cién­do­se su­brep­ti­cia­men­te en el ar­te de cu­rar, rin­dien­do cul­to a las for­mas de la muer­te, ac­tua­ron he­chi­ce­ros, for­te­ros, bru­jos, adi­vi­nos y ago­re­ros.”

Di­ce As­pell que no pu­die­ron es­ca­par a las le­yes que la so­cie­dad creó pa­ra su or­ga­ni­za­ción; pe­ro a su vez, es­tas le­yes su­frie­ron el im­pac­to del he­chi­zo, acep­tan­do la ma­gia que no cau­sa­ra da­ño.

Cuen­ta, ade­más, un ca­so en que la mis­ma Jus­ti­cia es­ta­ba dis­pues­ta a creer en la ma­gia de los ma­gos: un al­cal­de cor­do­bés de fi­nes del si­glo XVIII in­for­ma­ba al Go­ber­na­dor ha­ber pues­to cui­da­do en en­ce­rrar a una bru­ja que es­ta­ba pre­sa en el Ca­bil­do, con ce­po, ca­de­nas y gri­lle­tes: “...por ser tan gran­de su ar­te que pue­de echar a vo­lar las pa­re­des y li­brar­se de la pri­sión.”

Des­de muy tem­prano, en la le­gis­la­ción es­pa­ño­la los he­chi­ce­ros en­con­tra­ron sus des­ti­nos re­gu­la­dos con Al­fon­so el Sa­bio, quien, sen­sa­ta­men­te, des­ta­ca­ba a los as­tró­no­mos co­mo cien­tí­fi­cos y a los ago­re­ros y he­chi­ce­ros co­mo truha­nes, da­ño­sos, en­ga­ña­do­res y “ha­ce­do­res de gran­des ma­les”. Se les prohi­bía a es­tos úl­ti­mos vi­vir en el reino, y se prohi­bía a sus va­sa­llos dar­les po­sa­da y en­cu­brir­los. Las pe­nas iban des­de per­der los bie­nes has­ta per­der la vi­da.

Pe­ro el mis­mo rey dis­tin­guía a “los que ha­cen en­can­ta­mien­tos u otras co­sas con in­ten­ción bue­na”, co­mo sa­car de­mo­nios de los cuer­pos, po­ner paz en­tre los es­po­sos o lla­mar a la llu­via, echar el gra­ni­zo, ma­tar la lan­gos­ta, et­cé­te­ra. Y acla­ra­ba que de­bía, por ello, re­ci­bir ga­lar­dón, da­dos sus bue­nos actos a fa­vor del pue­blo.

Fe­li­pe II, en 1598, man­tu­vo ca­si sin va­rian­tes es­ta ley, pe­ro agre­gan­do: “Y si las Jus­ti­cias no cum­plie­ren e eje­cu­ta­ren, que pier­dan los ofi­cios y la ter­cia par­te de los bie­nes”; y man­da­ba que se hi­cie­se pú­bli­co re­pe­ti­da­men­te la or­de­nan­za, una vez ca­da mes, en día de mer­ca­do, y anun­cia­do por cam­pa­na­das, e igual­men­te por las afue­ras de la ciu­dad. In­clu­so po­nía un pre­mio al que in­for­ma­re de al­go, que se­ría qui­ta­do de los bie­nes de las jus­ti­cias o del reo.” Tal era, en­ton­ces, la le­gis­la­ción vi­gen­te en nues­tro te­rri­to­rio.

La pro­fe­so­ra As­pell cuen­ta un ca­so que su­ce­dió en Cór­do­ba en 1769: en Río Se­gun­do ha­bía apa­re­ci­do un “mé­di­co” que de­cía cu­rar los ma­le­fi­cios efec­tua­dos por una mu­jer, Ma­ría Mo­ro­na, que te­nía al pue­blo re­vuel­to y asus­ta­do.

El Ca­bil­do or­de­nó que se apre­sa­ra al “mé­di­co”, San­tia­go Ace­ve­do, san­ta­fe­sino, de ca­si 50 años, sol­te­ro, al­ba­ñil, me­dio car­pin­te­ro y anal­fa­be­to, quien de­cía ser una es­pe­cie de buen he­chi­ce­ro.

Su­ge­ren­cias: 1) Leer La Bru­ja , de Ju­les Mi­che­let (1798-1874), cé­le­bre his­to­ria­dor fran­cés. Es un ex­ce­len­te es­tu­dio so­cio­ló­gi­co y tam­bién psi­co­ló­gi­co; 2) Con­se­guir el li­bro ci­ta­do de Mar­ce­la As­pell: hay ca­sos en­can­ta­do­ra­men­te­pi­ca­res­cos. •

Al­fon­so el Sa­bio dis­tin­guía en­tre los ma­gos que ha­cían bien al pue­blo y los ago­re­ros y he­chi­ce­ros que eran truha­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.