Amo­res ri­va­les: has­ta que el éxi­to nos se­pa­re

Mu­chas pa­re­jas desa­rro­llan re­la­cio­nes en las que la com­pe­ten­cia ocu­pa un lu­gar do­mi­nan­te, de­jan­do fue­ra de fo­co cues­tio­nes esen­cia­les co­mo el afec­to y el com­pa­ñe­ris­mo. ¿Es po­si­ble ba­ra­jar de nue­vo y ca­mi­nar jun­tos a la par?

La Voz del Interior - Rumbos - - VIDA COTIDIANA - POR LEI­LA SUCARI ILUS­TRA­CIÓN DE TONY GANEM

Ma­nue­la y Pe­dro se co­no­cie­ron tra­ba­jan­do en una ofi­ci­na de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca. Te­nían ta­reas si­mi­la­res y eran com­pa­ñe­ros de sec­tor. To­do fun­cio­nó bien los pri­me­ros me­ses, has­ta que Ma­nue­la con­si­guió un pues­to me­jor en otra em­pre­sa. “Fue un an­tes y un des­pués en la re­la­ción. No sé si fue por in­se­gu­ri­dad o ce­los, pe­ro des­de el mo­men­to en que cam­bié de tra­ba­jo mi pa­re­ja co­men­zó a com­pe­tir con­mi­go”, cuen­ta ella. “No só­lo en el as­pec­to la­bo­ral, sino que tam­bién com­pa­ra­ba cuál de los dos te­nía más cons­tan­cia en el gim­na­sio o me­jor ren­di­mien­to en la fa­cul­tad. Du­ra­mos un tiem­po más, has­ta que nos se­pa­ra­mos, en vez de com­par­tir tiem­po y pa­sar­la bien, to­do se pres­ta­ba a la dis­cu­sión”.

Exis­ten pa­re­jas don­de se ge­ne­ra una di­ná­mi­ca de com­pe­ten­cia fe­roz. Nin­guno de los dos cre­ce mo­ti­va­do por el otro, de la mano de un par, sino que el ob­je­ti­vo es ga­nar­le al de al la­do: ser me­jor pro­fe­sio­nal, es­tu­dian­te, aman­te, pa­dre, ma­dre...

“En es­tos víncu­los la pre­sión es con­tí­nua. Son re­la­cio­nes don­de el ego es el ver­da­de­ro pro­ta­go­nis­ta, y los in­vo­lu­cra­dos vi­ven pen­dien­tes de de­mos­trar sus lo­gros y cues­tio­nar los del otro”, di­ce la psi­coa­na­lis­ta Pa­tri­cia Ote­ro. “Si no lo­gran ba­jar la pos­tu­ra crí­ti­ca, ter­mi­na sien­do muy no­ci­vo por­que la pa­re­ja se des­gas­ta y el mal­tra­to, el me­nos­pre­cio y la hu­mi­lla­ción sue­len es­tar muy pre­sen­tes”.

El he­cho de ser una per­so­na com­pe­ti­ti­va pue­de ser útil en cier­tos ám­bi­tos –ya que ayu­da a al­can­zar me­tas y sir­ve pa­ra im­pul­sar la ac­ción– y na­tu­ral en cier­tas re­la­cio­nes, co­mo las de her­ma­nos. Pe­ro cuan­do el ri­val duer­me en nues­tra pro­pia ca­ma, las co­sas no fun­cio­nan de la mis­ma ma­ne­ra. Le­jos de ser­vir co­mo tram­po­lín pa­ra for­ta­le­cer­se, la com­pe­ten­cia en­tre los in­te­gran­tes de una pa­re­ja di­na­mi­ta la cons­truc­ción en con­jun­to, ge­ne­ran­do con­fron­ta­cio­nes y dis­tan­cia­mien­tos inevi­ta­bles. “Se tra­ta de in­di­vi­duos que se dispu­tan en­tre sí te­rri­to­rios de amor, de re­co­no­ci­mien­to, de po­der, de pres­ti­gio. Y en­ci­ma de que no pue­den com­ple­men­tar­se pa­ra su­mar po­ten­cia­li­da­des, des­per­di­cian gran can­ti­dad de ener­gía del víncu­lo en esa lu­cha por de­mos­trar quién es más po­ten­te en tal o cual asun­to”, di­ce la li­cen­cia­da Adria­na Mar­tí­nez, de Fun­da­ción Tiem­po.

Cuan­do las pa­re­jas ge­ne­ran un de­ter­mi­na­do pa­trón de com­por­ta­mien­to y re­pi­ten una ma­ne­ra de re­la­cio­nar­se, es di­fí­cil rom­per el círculo vi­cio­so. En ge­ne­ral, co­mien­zan a per­der in­te­rés ge­nuino en los avan­ces del com­pa­ñe­ro, ya no re­co­no­cen sus vir­tu­des y sub­es­ti­man la po­si­bi­li­dad de que el otro sea una ayu­da y un sos­tén afec­ti­vo.

“La so­li­dez de una pa­re­ja tie­ne que ver con el apo­yo mu­tuo, la ad­mi­ra­ción y la en­tre­ga ha­cia el otro”, di­ce Ote­ro. “Si se vuel­ve una cuestión me­di­da en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos de ren­di­mien­to, don­de pre­va­le­ce lo in­di­vi­dual y se pe­lea pa­ra ver quién es me­jor, la pa­re­ja no lo­gra com­ple­men­tar­se y sen­tir­se a gus­to, sino que vi­ve en es­ta­do de ten­sión y

aler­ta, juz­gan­do y sien­do juz­ga­do”. En los víncu­los com­pe­ti­ti­vos siem­pre hay un ven­ce­dor y un ven­ci­do, y el otro es, si­guien­do la ló­gi­ca ca­pi­ta­lis­ta, per­ci­bi­do co­mo una ame­na­za.

“Es­tu­ve sie­te años con Ga­brie­la, y los dos te­ne­mos per­so­na­li­da­des fuer­tes e in­ten­sas”, cuen­ta Ema­nuel, de 34 años. “Nos co­no­ci­mos en la fa­cul­tad de Di­se­ño In­dus­trial. Al prin­ci­pio, com­pe­tía­mos pe­ro con hu­mor. De al­gu­na ma­ne­ra, su­bir la va­ra nos ha­cía más exi­gen­tes en los es­tu­dios, y más tar­de, en el tra­ba­jo. La co­sa cam­bió cuan­do na­ció nues­tra hi­ja. To­do se trans­for­mó en una com­pe­ten­cia por ver quién cam­bia­ba más pa­ña­les o era ca­paz de cal­mar su llan­to o di­ver­tir­la más. La crian­za nos po­ten­ció al má­xi­mo la rivalidad que ya exis­tía y se vol­vió in­sos­te­ni­ble”.

El amor de ami­gos, pa­rien­tes e in­clu­so hi­jos pue­de con­ver­tir­se en ra­zón y des­en­ca­de­nan­te de pe­leas. Aun­que no sea de ma­ne­ra cons­cien­te, mu­chas pa­re­jas se dispu­tan el ca­ri­ño de sus ni­ños. Que­rer ser “el pre­fe­ri­do” y “com­prar” a los chi­cos con re­ga­los y per­mi­sos son dis­tin­tas es­tra­te­gias que se lle­van ade­lan­te, so­bre to­do, por par­te de aque­llos pa­dres y ma­dres que no es­tán tan pre­sen­tes en las res­pon­sa­bi­li­da­des co­ti­dia­nas y bus­can así sal­va­guar­dar su ima­gen.

LA VIE­JA EDU­CA­CIÓN

En tiem­pos en que los ro­les de hom­bres y mu­je­res es­tán más re­par­ti­dos, al­gu­nos va­ro­nes le­van­tan la ban­de­ra de la com­pe­ti­ti­vi­dad: mu­chos han si­do edu­ca­dos en fa­mi­lias en las que la fi­gu­ra mas­cu­li­na es­tá aso­cia­da a la exi­gen­cia de ser pro­vee­dor, fuer­te y re­so­lu­ti­vo; mien­tras que la fe­me­ni­na, a la vi­da in­tra­mu­ros, la de­pen­den­cia, la ma­ter­ni­dad. Por eso, su­cum­ben an­te mu­je­res que ga­nan más di­ne­ro, tie­nen una ac­ti­tud proac­ti­va o se dan ma­ña pa­ra cam­biar el cue­ri­to de la ca­ni­lla, ex­pe­ri­men­tan­do sen­sa­cio­nes de in­co­mo­di­dad e in­se­gu­ri­dad.

Si bien al­gu­nas pa­re­jas pue­den du­rar años o in­clu­so to­da la vi­da man­te­nien­do es­ta di­ná­mi­ca in­sa­na, lo usual es que el víncu­lo ter­mi­ne por des­ha­cer­se.

“Que se com­pi­ta en la pa­re­ja es dra­má­ti­co des­de el pun­to de vis­ta de la eco­no­mía li­bi­di­nal, por­que re­ba­ja el sen­ti­mien­to eró­ti­co amo­ro­so a una com­pe­ten­cia en­tre her­ma­nos, de la que es muy di­fí­cil sa­lir. En el lar­go pla­zo, si no se lo­gra otro mo­do de re­la­ción con los lo­gros del otro –la ad­mi­ra­ción, por ejem­plo– la rivalidad lle­va al re­sen­ti­mien­to y a ma­lo­grar el víncu­lo”, con­clu­ye Adria­na Mar­tí­nez. El de­sa­fío no es­tá en me­dir quién es me­jor, sino en cons­truir una pa­re­ja don­de el otro sea un alia­do, ca­paz de acom­pa­ñar en las ma­las y en las bue­nas, dis­fru­tan­do los lo­gros aje­nos co­mo si fue­ran pro­pios. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.