MA­RIANO MAR­TÍ­NEZ

La Voz del Interior - Rumbos - - VIDA COTIDIANA - TEX­TO JA­VIER FIRPO FO­TOS FE­DE­RI­CO LOPEZ CLA­RO

“TEN­GO TAN­TOS ÉXI­TOS CO­MO FRACASOS”, DI­CE EL PO­PU­LAR AC­TOR, QUE EN UN MANO A MANO CON RUMBOS ASE­GU­RA QUE APREN­DIÓ A PER­DER. PA­DRE DE TRES HI­JOS, MA­RIANO NOS CUEN­TA SO­BRE SU EXI­GEN­TE VI­DA LA­BO­RAL Y PER­SO­NAL. ADE­MÁS, DE­TA­LLA CÓ­MO LE PI­DIÓ CA­SA­MIEN­TO A SU NO­VIA, A LA QUE CO­NO­CIÓ POR INS­TA­GRAM.

La char­la con Ma­riano Mar­tí­nez em­pie­za con el re­cuer­do del do­ble ca­che­ta­zo que le dio la pro­fe­sión cuan­do, ha­ce dos años, de­ci­dió apos­tar por la pro­duc­ción tea­tral: com­pró los de­re­chos de una obra in­gle­sa ti­tu­la­da Car­tas de un pa­dre a un hi­jo, con la que te­nía to­do arre­gla­do. Él la pro­ta­go­ni­za­ría jun­to a Pe­pe So­riano y los di­ri­gi­ría Nor­ma Alean­dro. “Pri­me­ro, en 2016, te­nía­mos to­do co­ci­na­do y has­ta con el tea­tro ele­gi­do, pe­ro por cues­tio­nes pre­su­pues­ta­rias no se pu­do rea­li­zar. Fui por la re­van­cha el año pa­sa­do y, otra vez, por los vai­ve­nes del país me com­pli­ca­ron y de­bí le­van­tar­la. Son gol­pes que su­ce­den con fre­cuen­cia en es­te ofi­cio, pe­ro que yo, por lo ge­ne­ral, es­cu­cha­ba que le pa­sa­ban a otros. Es­ta vez me to­có a mí. Ba­jón pe­ro uno se va cur­tien­do”, se sin­ce­ra Mar­tí­nez en su am­plio y có­mo­do ca­ma­rín del tea­tro As­tros, don­de pro­ta­go­ni­za Men­ti­ras in­te­li­gen­tes ,de la que tam­bién es pro­duc­tor ar­tís­ti­co. Es un ti­po op­ti­mis­ta Ma­riano, no se ami­la­na ni se de­ja ven­cer por las vi­ci­si­tu­des y con­tin­gen­cias de “un ofi­cio ci­clo­tí­mi­co en un país de lo­cos”, se­gún des­li­za.

¿Es ca­ro pro­du­cir una obra?

Sí, a mí me re­sul­ta­ba un va­gón. Te­nía una gui­ta dis­po­ni­ble y re­sul­ta que ne­ce­si­ta­ba un 50 por cien­to más, y ya no te­nía de dón­de sa­car­la. Pe­ro con­fío que la voy a po­der ha­cer, ya se los di­je a Nor­ma y a Pe­pe que no voy a re­nun­ciar fá­cil­men­te.

¿Y ellos que te di­je­ron?

Que me es­pe­ran gus­to­sos. Ha­blan­do de sin­sa­bo­res, es­te año arran­cas­te con Pri­me­ra ci­ta, un reality que con­du­jis­te y que ape­nas du­ró dos me­ses al ai­re de Te­le­fé… Sí, no ten­go ex­cu­sas, por­que co­noz­co el me­dio y sé que hoy la te­le te de­vo­ra… Si no fun­cio­nás de en­tra­da, chau, fuis­te. De to­das ma­ne­ras, yo ha­bía pro­gra­ma­do gra­bar 45 pro­gra­mas más allá del re­sul­ta­do, que evi­den­te­men­te no fue co­mo se es­pe­ra­ba.

¿Te ba­jo­nean los ma­los pa­sos?

Los fracasos me due­len pe­ro a la lar­ga no me pe­san, és­te fue uno más en mi lar­ga lis­ta…

¿Una lar­ga lis­ta?

A ver, de los que me acuer­do es­tán Mi fa­mi­lia es­pe­cial, San­gre fría ,queno les fue­ron bien y es una jo­da, por­que hay mu­cha gen­te in­vo­lu­cra­da que se que­da sin la­bu­ro.

¿Siem­pre fuis­te de mi­rar pa­ra ade­lan­te?

To­da la vi­da tu­ve en cla­ro que lle­gué has­ta don­de lle­gué por es­fuer­zo y per­se­ve­ran­cia, en un país que no es el ideal. Pe­ro ten­go en cla­ro que las frus­tra­cio­nes del ofi­cio for­man par­te de la sal de la vi­da. Yo ten­go una per­so­na­li­dad ale­gre y lle­na de ener­gía, y así voy yo, sa­bien­do que las co­sas al­gu­na vez van a lle­gar.

No te ofen­das, pe­ro so­nás a un po­lí­ti­co en cam­pa­ña…

[Ri­sas] No, ce­ro, de ver­dad, soy así, el em­pu­je y el áni­mo pro­ta­go­ni­zan mi ADN.

Te­nés tres hi­jos, es­tás en pa­re­ja, ac­tuás en tea­tro, ha­cés cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias, tu fí­si­co es­tá en su es­plen­dor a los ca­si 40. A cual­quier ser hu­mano mor­tal le pa­re­ce­ría im­po­si­ble. Y ra­ro que no es­tás en te­le… Es que to­do es­to lo pue­do ha­cer cuan­do no es­toy en te­le­vi­sión, por­que de lo con­tra­rio me se­ría im­po­si­ble, aun­que lo hi­ce cuan­do gra­ba­ba Es­pe­ran­za mía (2015), tiem­pos en los que dor­mía tres ho­ras por día. Es­ta­ba de aquí pa­ra allá, con dos hi­jos en ese mo­men­to, pe­ro me po­día man­te­ner en pie. ¿Dis­fru­ta­bas vi­vir así?

Es­ta­ba li­qui­da­do, pe­ro sí, a mí na­die me ha­bía pues­to un re­vól­ver en la ca­be­za. Yo ele­gía por­que sa­bía que era un tiem­po en el que uno se pre­pa­ra psi­co­ló­gi­ca­men­te.

Ahí es cuan­do apa­re­cen los pac­tos con­las­pa­re­jas…

Sí, cla­ro, con la ma­má de Oli­via y Mi­lo te­nía que “ne­go­ciar”, aun­que a ve­ces se me com­pli­ca­ba [son­ri­sas], pe­ro di­ga­mos que po­día lle­gar a un acuer­do. El te­ma es cuan­do le te­nés que ex­pli­car a un hi­jo tu­yo que no po­dés al­go… Es du­rí­si­mo.

¿Te pa­só?

Aho­ra me pa­sa con Oli­via (8), que tie­ne su ac­to en el co­le­gio que jus­to cae en un día y ho­ra­rio que ten­go tea­tro y no ten­go ma­ne­ra de es­tar pre­sen­te. Se lo ex­pli­qué va­rias ve­ces y ella me in­sis­te si no pue­do ha­cer al­gún es­fuer­zo y me des­ar­ma, por­que yo me re es­fuer­zo por es­tar en even­tos así. ¿Y ella qué di­ce?

No le al­can­za, cla­ro, y yo la en­tien­do. Pe­ro tam­bién le re­cuer­do que ha­go mu­chas co­sas pa­ra que ella es­té bien y que tie­ne que ver el la­do bueno de las co­sas. Por otra par­te, le en­se­ño el com­pro­mi­so por el tra­ba­jo. Lo va a en­ten­der cuan­do sea más gran­de y me lo va a agra­de­cer cuan­do cum­pla su sue­ño de ser ar­tis­ta.

¿Có­mo es un día en tu vi­da?

Me le­van­to a las 6 y les pre­pa­ro el desa­yuno y las vian­das a mis hi­jos, a quie­nes lle­vo al co­le­gio. Lue­go vuel­vo y en­treno una ho­ra en un gim­na­sio don­de prac­ti­co ejer­ci­cios in­ten­sos pe­ro di­ver­ti­dos, en los que co­rro y ha­go mus­cu­la­ción, pe­ro na­da zar­pa­do, gra­dúo, no me ma­to, cui­do mi cuer­po. Des­pués me que­do con Al­mi­ta, mien­tras Ca­mi­la (Ca­va­llo), mi mu­jer, ha­ce sus tra­ba­jos de mo­de­la­je y ar­tis­ta plás­ti­ca.

¿Y an­dás con al­gún pro­yec­to la­bo­ral en­tre ma­nos?

Es­toy ul­ti­man­do de­ta­lles del ro­da­je de Lau­ra, una pe­lí­cu­la del de­bu­tan­te Jo­sé Ci­ca­la –el fo­tó­gra­fo de la du­pla Ma­cha­do–, con Ara­ce­li Gon­zá­lez, quien en­car­na a la pro­ta­go­nis­ta. ¿Qué po­dés ade­lan­tar del ro­da­je? Pri­me­ra­men­te lo en­tu­sias­ma­do que es­toy, por­que se tra­ta de un guión so­bre una his­to­ria que trans­cu­rre du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, que fu­sio­na poe­sía con th­ri­ller y sus­pen­so. Mi per­so­na­je es un hom­bre que que­dó trau­ma­do fí­si­ca y psi­co­ló­gi­ca­men­te des­pués de vi­vir la gue­rra en car­ne pro­pia.

¿Có­mo es la re­la­ción con la Lau­ra del tí­tu­lo?

En­carno a un hom­bre con pro­ble­mas es­qui­zo­fré­ni­cos, que no se sa­be pa­ra dón­de pue­de rum­bear, sin em­bar­go Lau­ra es una mu­jer que lo con­tie­ne, que sa­be có­mo cal­mar­lo. Un de­sa­fío di­fe­ren­te a to­do lo que ve­nías ha­cien­do…

Ven­go ha­ce ra­to bus­can­do una prue­ba de es­te ca­li­bre. Sien­to que el ac­tor den­tro mío es­tá tran­si­tan­do una ma­du­rez que ne­ce­si­ta una opor­tu­ni­dad pa­ra de­mos­trar que pue­de ha­cer otros re­gis­tros.

¿Lo ves co­mo una opor­tu­ni­dad?

Sí, y es­pe­ro no des­apro­ve­char­la, por­que no abun­dan es­ta cla­se de pro­pues­tas y es al­go que ven­go an­he­lan­do ha­ce un mon­tón de tiem­po. Sue­na ra­ro que vos ha­bles de opor­tu­ni­dad te­nien­do en cuen­ta tu con­ti­nui­dad la­bo­ral…

Es que se tra­ta de otro re­gis­tro. Me rompí el lomo pa­ra trascender en el uni­ver­so de las tiras y co­me­dias te­le­vi­si­vas, y su­pon­go que co­mo a to­dos los que bus­can evolucionar, me gus­ta­ría sa­ber pa­ra qué otras co­sas es­toy. ¿No te pre­sio­na esa si­tua­ción?

Me tie­ne un po­co ex­pec­tan­te y en­tu­sias­ma­do, por­que si Ci­ca­la pen­só en mí es por­que al­go de­be ha­ber vis­to.

“ME ROMPÍ EL LOMO PA­RA TRASCENDER EN EL UNI­VER­SO DE LAS TIRAS TE­LE­VI­SI­VAS, PE­RO AHO­RA ME GUS­TA­RÍA EVOLUCIONAR”

¿Por qué su­po­nés que es­ta pro­pues­ta no lle­gó an­tes?

Creo que por­que no es­ta­ría pre­pa­ra­do, o lo su­fi­cien­te­men­te ma­du­ro. Por otra par­te, voy ar­man­do un ca­mi­ni­to con las de­ci­sio­nes que voy to­man­do. Des­de 2011 que ven­go con la in­ten­ción de pro­du­cir, pre­sen­tan­do ideas, pro­po­nien­do, es­cri­bien­do un guión pa­ra una co­me­dia ado­les­cen­te, es­toy tran­qui­lo, sé que al­gún día esos pro­yec­tos ve­rán la luz.

¿Có­mo te lle­vás con los re­cha­zos? Bien, me los ban­co, me he mor­fa­do mu­chos “no” a lo lar­go de mi ca­rre­ra y los sé di­ge­rir, no me doy por ven­ci­do. ¿Te pe­sa ser Ma­riano Mar­tí­nez? No, es­toy tran­qui­lo, y me sien­to muy Mar­tí­nez, o sea, un ti­po con un ape­lli­do co­mún, que la­bu­ró mu­chí­si­mo y que apren­dió que un nom­bre, por más co­no­ci­do que sea, no ga­ran­ti­za na­da.

¿Y có­mo pen­sás que te ven tus ge­ne­ra­cio­na­les de a pie?

Su­pon­go que, en ge­ne­ral, se de­be creer que te­ne­mos una vi­da es­pec­ta­cu­lar, sin pro­ble­mas, que es­ta­mos ti­ra­dos en una ha­ma­ca to­man­do sol to­do el día. Me lo han di­cho, por eso lo co­men­to. Pe­ro a mí hoy me fa­lló la chi­ca que me ayu­da en ca­sa y tu­ve que po­ner­me la ca­sa al hom­bro. Y así es mi vi­da, co­mún y co­rrien­te, só­lo que soy un po­co más co­no­ci­do. ¿Qué pen­sás cuan­do a los ar­tis­tas se les pre­gun­tan cues­tio­nes so­bre la reali­dad co­yun­tu­ral del país?

Me pa­re­ce que no es­tá bien, por­que se des­na­tu­ra­li­za la con­ver­sa­ción, o la idea cen­tral de la en­tre­vis­ta.

Pe­ro si se quie­re co­no­cer tu opi­nión, o có­mo pen­sás…

Yo pue­do ha­blar co­mo ciu­da­dano que vo­ta y por su­pues­to que no es­toy de acuer­do con to­dos es­tos ro­bos que, se di­ce, es­tán apa­re­cien­do en el cua­derno-ga­te, pe­ro no voy a abrir­me y con­tar mi ideo­lo­gía o mi gus­to po­lí­ti­co. Res­pe­to a los co­le­gas que ha­blan más de po­lí­ti­ca que de nues­tro ofi­cio, pe­ro a mí no me in­tere­sa.. ¿Te­nés mie­do del qué di­rán? Es­ta­mos vi­vien­do tiem­pos de mu­cha sen­si­bi­li­dad y de mu­cha agre­sión en to­dos los ám­bi­tos. ¿Qué im­por­tan­cia pue­de te­ner lo que yo opino so­bre el abor­to? Nin­gu­na, en­ton­ces de­ci­do no par­ti­ci­par. Y eso que es­toy con­ven­ci­do de lo que pien­so y es­toy muy in­for­ma­do, pe­ro en­tien­do que no be­ne­fi­cia a na­die mi pa­la­bra.

Hay que me­dir­se de­ma­sia­do an­tes de brin­dar un co­men­ta­rio…

Es tre­men­do, ca­da co­sa que de­cís, si no la pen­sás bien, pue­de ser un tí­tu­lo des­es­ta­bi­li­za­dor pa­ra uno. De ver­dad, son épo­cas en las que hay que te­ner mu­cho cui­da­do.

En di­ciem­bre cum­plís 40… ¿có­mo te en­cuen­tra?

Fuer­te, só­li­do, bien plan­ta­do co­mo pa­dre y ac­tor, y lo más im­por­tan­te es que me aga­rra en bue­na re­la­ción con­mi­go, sa­tis­fe­cho con lo que soy y con lo que hi­ce, lo que me da una pro­fun­da tran­qui­li­dad. Me mi­ro al es­pe­jo, más allá de la ima­gen, y me re­co­noz­co bas­tan­te...

¿Qué ves?

¿Qué veo? [se to­ma unos se­gun­dos] A una per­so­na fe­liz. Cuan­do di­go fe­liz no sig­ni­fi­ca que es­té to­do el tiem­po en una nu­be cre­yén­do­me mil, la fe­li­ci­dad es de a ra­ti­tos. Nun­ca fui con­tra mis de­seos.

¿Nun­ca?

Nun­ca ja­más. Siem­pre fui leal a mis con­vic­cio­nes, aún cuan­do co­me­tí erro­res de los que me arre­pien­to. ¿Cuá­les, por ejem­plo?

Ha­ber per­di­do tiem­po por ir en bus­ca de lo que no te­nía, en lu­gar de apro­ve­char lo que sí te­nía. No me sen­tía rea­li­za­do por­que es­ta­ba a la es­pe­ra de al­go más…

¿Qué era lo que bus­ca­bas que no te­nías?

Có­mo ser fe­liz, su­pon­go… Me la pa­sa­ba bus­can­do al­go sin sa­ber qué. Creía que po­día lo­grar mu­cho más… ¡Qué si­tua­ción di­fí­cil!

Sí por­que es­ta­ba siem­pre a la es­pe­ra, pe­ro ya no es­pe­ro más, dis­fru­to. Hoy an­tes de su­bir­me al es­ce­na­rio, me mi­ro en es­te es­pe­jo [se­ña­la al del ca­ma­rín] y me ha­blo: “Es­to es lo que te gus­ta, lo que ele­gis­te, da­le bo­lu­do, di­ver­ti­te”.

¿Ne­ce­si­tás re­cor­dár­te­lo?

A ve­ces sí, por­que pier­do la di­men­sión de lo que ten­go. Y es bueno en­fren­tar­me al es­pe­jo y re­cor­dar­me que soy un ac­tor pri­vi­le­gia­do. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.