Andrea Fri­ge­rio

En­tre­vis­ta. Se ha con­ver­ti­do en sím­bo­lo de bue­na par­te del me­jor ci­ne ar­gen­tino ac­tual. Las arru­gas tra­je­ron con­si­go ins­pi­ra­ción y pro­fun­di­dad. Y no tie­ne nin­gún pro­ble­ma en que se no­ten.

La Voz del Interior - Rumbos - - INTRO - TEX­TO JAVIER FIR­PO

Ves­ti­do blanco, sa­co des­abo­to­na­do ro­jo. Ro­jo fue­go, di­ce Andrea Fri­ge­rio con una son­ri­sa de bien­ve­ni­da cau­ti­van­te. Lle­ga un po­co de­mo­ra­da al en­cuen­tro con Rum­bos de­bi­do a su apre­ta­dí­si­ma agen­da en el año más in­ten­so, ver­sá­til y he­te­ro­gé­neo de su ca­rre­ra. Sin em­bar­go, la vo­rá­gi­ne en la que es­tá em­bar­ca­da no la ha­ce per­der nun­ca su estilo, su charm, su sex-ap­peal y, so­bre to­do, su bue­na on­da. Es una prac­ti­can­te co­ti­dia­na de la ca­li­dez y de ha­cer sen­tir có­mo­do a quien tie­ne al la­do. El dis­fru­te y la calma, que se hue­len con su de­cir y sen­tir, son su mar­ca re­gis­tra­da, así co­mo esa son­ri­sa que re­apa­re­ce con asi­dui­dad.

Ci­ne, tea­tro, te­le­vi­sión y la re­cien­te edi­ción de un li­bro tie­nen a la ac­triz, por­que así se con­si­de­ra pe­se a que ha­ce muy po­co que se de­di­ca a la in­ter­pre­ta­ción, ple­na de com­pro­mi­sos, via­jes y en­tre­vis­tas. Ella ha­bla­rá de “sen­ti­do de la opor­tu­ni­dad” y “po­der de or­ga­ni­za­ción” pa­ra lle­var­lo a ca­bo to­do y no de “ha­go es­to por­que me con­vie­ne”.

El re­cien­te es­treno de “Ro­jo” en pan­ta­lla gran­de, se su­mó a “Mi obra maes­tra”, la pe­lí­cu­la más po­pu­lar

que hi­zo en la tem­po­ra­da, acom­pa­ñan­do a Guillermo Fran­ce­lla, ade­màs de “Só­lo el amor”, que lle­gó ha­ce al­gu­nas se­ma­nas y “Leal”, que des­em­bar­ca­rá an­tes de fin de año. Por otra par­te pro­ta­go­ni­za la pie­za tea­tral “Cuer­pos per­fec­tos”, gra­bó un ca­pí­tu­lo de la se­rie “Riz­ho­ma Ho­tel” y de­bu­tó co­mo au­to­ra con “Be­lle­za emo­cio­nal”. ¿Có­mo se ex­pli­ca es­te pre­sen­te tan pro­duc­ti­vo?

Su­pon­go que tie­ne que ver con el bie­nes­tar pe­ro tam­bién con las ga­nas de de­cir y de mo­to­ri­zar ca­da pro­yec­to. No acep­to las co­sas por­que sí, sino que tie­nen que ver con mi per­so­na­li­dad y con lo que yo pien­so de ca­da co­sa que ha­go. No me pe­sa es­tar ocu­pa­da, es­toy acos­tum­bra­da a ha­cer, con­ci­bo la vi­da en mo­vi­mien­to, la quie­tud no tie­ne na­da que ver con­mi­go. ¿No apa­re­ce el can­san­cio, la obli­ga­ción por te­ner que cum­plir?

No, pa­ra na­da. Es­ta va­rie­dad de tra­ba­jos tra­du­cen es­te pe­río­do de tiem­po, que es ma­ra­vi­llo­so. A los 57 años me sien­to en el me­jor mo­men­to, y es­pe­ro se­guir apren­dien­do pa­ra su­pe­rar­me. In­sis­to, siem­pre fui así de hi­per­ac­ti­va, des­de chi­qui­ta, cuan­do es­tu­dia­ba in­glés, fran­cés, piano, gui­ta­rra, ju­ga­ba al tenis, ha­cía dan­za clá­si­ca… Te fal­ta­ba to­car el tam­bor…

En la es­cue­la me car­ga­ban y me de­cían que só­lo me fal­ta­ba to­mar cla­ses de ar­pa. Es al­go que me in­cul­ca­ron en ca­sa mi pa­pá in­ge­nie­ro, ma­má maes­tra ru­ral y mis abue­las, que me die­ron to­do su amor, de­di­ca­ción y ge­ne­ro­si­dad. A la lar­ga eso se ma­ni­fies­ta en al­gún mo­men­to. Em­pe­ce­mos por el li­bro “Be­lle­za emo­cio­nal”. ¿Por qué?

Por ne­ce­si­dad de de­cir, de trans­mi­tir, de ayu­dar. Me lo ha­bían ofre­ci­do es­cri­bir ha­ce co­mo trein­ta años, pe­ro re­cha­cé la ofer­ta por­que en esos tiem­pos me sen­tía in­ma­du­ra, in­ca­paz de po­der ex­pre­sar lo que aho­ra sí me pa­re­ce im­por­tan­te, que es la de­fen­sa de lo na­tu­ral y de ha­cer pú­bli­ca la po­ca re­sis­ten­cia que te­ne­mos las mu­je­res al pa­so del tiem­po. ¿Lo es­cri­bis­te vos?

Cla­ro, es to­do mío, des­pués me ayu­da­ron a dar­le for­ma, pe­ro soy yo la au­to­ra de los tex­tos, siem­pre me gus­tó es­cri­bir. ¿Creés que las mu­je­res más que los hom­bres no to­le­ran en­ve­je­cer?

Me pa­re­ce que mu­chas ha­cen lo po­si­ble pa­ra arrui­nar la lle­ga­da de las arru­gas y de las mar­cas de la vi­da. Ha­blo de es­to por­que co­noz­co pe­ro no en­tien­do por qué mu­chas mu­je­res, mu­chí­si­mas, quie­ren que­dar­se fi­jas en una edad la cual, fi­nal­men­te, nun­ca lo lo­gran. El pa­so de los años es evo­lu­ción y cuan­do se evo­lu­cio­na no im­por­ta lo que le su­ce­de a tu tra­je. ¿Nun­ca te ani­mas­te a de­cir­le a una mu­jer “no te ha­gas una ci­ru­gía”?

Jamás lo ha­ría, por más de­li­ca­de­za que se ten­ga. Creo que no co­rres­pon­de, no soy quién pa­ra de­cir al­go así. Otra co­sa es si se me con­sul­ta, ahí sí brin­da­ría mi opi­nión, pe­ro por ini­cia­ti­va mía no, nun­ca. Yo ha­blo des­de mí, des­de mi ex­pe­rien­cia y des­de mis 57 años en los que fui hi­ja, ma­dre y abue­la, eta­pas en las que apren­dí a des­per­tar con­cien­cia y a en­ten­der que lo be­llo es lo sa­lu­da­ble. ¿Sos una pien­sa­lin­dis­ta?

(Su ros­tro se po­ne se­rio) No me ban­co ese op­ti­mis­mo pien­sa­lin­dis­ta, ni vi­vo en las nu­bes, ni soy su- per­fi­cial, ni tam­po­co una bo­lu­da ale­gre. To­do lo con­tra­rio, soy una mi­na con un op­ti­mis­mo in­te­li­gen­te. ¿Qué sig­ni­fi­ca? Si la cir­cuns­tan­cia es­tá com­pli­ca­da, con ale­gría sé que la pue­do so­lu­cio­nar. No me de­jo atra­ve­sar y aplas­tar por una cues­tión com­pli­ca­da, por una re­la­ción tó­xi­ca. Yo soy una pe­lea­do­ra de to­da la vi­da. De­cís “bo­lu­da ale­gre”. ¿Pen­sás que la gen­te te ro­tu­la co­mo frí­vo­la?

Hay de to­do. Mu­chos de­ben pen­sar que ten­go una vi­da pa­la­cie­ga, que na­da me atra­vie­sa, que soy so­fis­ti­ca­dí­si­ma y que jamás me em­ba­rra­ría, y soy to­do lo con­tra­rio. Pe­ro a la vez es­toy con­ven­ci­da de que no le ten­go que dar ex­pli­ca­cio­nes. En la obra “Cuer­pos per­fec­tos”, ba­sa­da en un li­bro de Eve Ens­ler (“Mo­nó­lo­gos de la va­gi­na”) se cri­ti­ca so­la­pa­da­men­te có­mo las mu­je­res se so­me­ten a ci­ru­gías co­mo si fue­ran ac­ti­vi­da­des ex­tra­cu­rri­cu­la­res… Es te­rri­ble esa obra, pe­ro cuán­ta ver­dad di­ce. Ima­gi­na­te esas mu­je­res que se so­me­ten a in­ter­ven­cio­nes ahí aba­jo pa­ra re­ju­ve­ne­cer, sen­tir­se se­gu­ras y que­ri­das por el ma­ri­do. Es in­com­pren­si­ble có­mo chi­cas de trein­ta y cua­ren­ta ya pa­san por el qui­ró­fano co­mo si se tra­ta­ra de al­go sen­ci­llo… Vos te hi­cis­te las lo­las… ¿en otra vi­da?

Sí, exac­to, en otra vi­da. A los 20 tu­ve a mi hi­jo To­más, a quien le di de ma­mar du­ran­te más de un año. Yo te­nía unas lo­las así –abre sus ma­nos ge­ne­ro­sa­men­te- y me que­da­ron me­dio des­in­fla­das, en­ton­ces de­ci­dí ope­rar­me me­dio de ca­sua­li­dad. ¿Por qué de ca­sua­li­dad?

Por­que yo fui a acom­pa­ñar a una ami­ga mo­de­lo, muy co­no­ci­da, que era cha­ta y que­ría po­ner­se lo­las… Y me ter­mi­né ope­ran­do yo y ella no. Pe­ro con la ca­be­za de hoy no lo hu­bie­se he­cho, en ese mo­men­to sí por­que era chi­ca y tra­ba­ja­ba de mo­de­lo, es­ta­ba mu­cho más ex­pues­ta. ¿Te pu­sis­te bó­tox al­gu­na vez?

¡Pe­ro no! –res­pon­de se­co-. Mi­rá mi ca­ra –se aga­rra los ca­che­tes y los mue­ve pa­ra un la­do y otro-, ¿ves?

“Mi ca­rre­ra co­mo ac­triz se la de­bo a Mary­nés, la mu­jer de Fran­ce­lla. Sin la opor­tu­ni­dad que ella me abrió, na­da hu­bie­ra pa­sa­do.”

–in­vi­ta sin pu­dor-. Ten­go to­do suel­to, ni bó­tox, ni otras in­yec­cio­nes ni mu­cho me­nos ci­ru­gías. Es­te lu­nar de acá arri­ba del la­bio, ¿ves?, que mu­chos han di­cho que es ar­ti­fi­cial es mío, nun­ca me lo sa­qué ni me lo to­qué. Acá en la bo­ca ten­go una ci­ca­triz que pu­de ha­bér­me­la sa­ca­do y tam­po­co lo hi­ce.

¿Qué su­ce­de cuan­do ves fo­tos tu­yas pu­bli­ca­das con Pho­tos­hop?

Y me mo­les­ta, me enoja, por­que des­au­to­ri­za lo que yo pre­gono y quie­ro trans­mi­tir. Va en con­tra de mi na­tu­ra­le­za.

Los pro­duc­to­res y di­rec­to­res de “El ciu­da­dano ilustre” con­fe­sa­ron que te eli­gie­ron por ser una se­ño­ra que, a tu edad, te­nías el ros­tro in­tac­to…

Me lo di­je­ron, es cier­to, y un po­co de ti­mi­dez me re­sul­tó ad­mi­tir­lo. És­ta soy yo, sin na­da ex­terno, y así se­gui­ré sien­do.

O sea que tu ros­tro na­tu­ral te ayu­da a cre­cer en la pro­fe­sión…

No ten­gas du­das. Y la­men­to mu­cho no ha­ber co­men­za­do an­tes, no por mi ca­ra, sino por lo que me gus­ta ac­tuar, des­cu­brí que me apa­sio­na. Pe­ro bueno, ya es­tá, no de­jo de ser una agra­de­ci­da.

¿Te sor­pren­de es­te mo­men­to ac­to­ral con tan­tas pro­pues­tas?

No cai­go, te ju­ro. Ca­da día me le­van­to y pien­so: “No pue­de es­tar pa­sán­do­me es­to a mí”. Es que des­pués de la ma­gia vi­vi­da con “El ciu­da­dano ilustre”, mi vi­da ac­to­ral cam­bió ra­di­cal­men­te y re­ci­bo pro­pues­tas in­creí­bles.

Pen­sar que to­do es­te inima­gi­na­ble pre­sen­te lle­gó gra­cias a Mary­nés, la mu­jer de Fran­ce­lla, que tu­vo el ojo clí­ni­co pa­ra des­cu­brir­te…

Exac­ta­men­te: mi fla­man­te y pro­lí­fi­co tra­ba­jo de ac­triz tie­ne nom­bre y ape­lli­do: Mary­nés Breña, la mu­jer de Fran­ce­lla. A ella le de­bo es­ta ale­gría in­men­sa. Mary­nés le su­gi­rió a Guillermo que pen­sa­ra en mí cuan­do tra­ba­ja­ba en ‘Po­né a Fran­ce­lla’ y por su­pues­to que Fran­ce­lla con­fió en mí y me dio la opor­tu­ni­dad.

¿Tu pa­sa­do co­mo mo­de­lo no es­tig­ma­ti­zó tu ca­rre­ra en ci­ne?

Yo nun­ca lo pa­de­cí, su­pon­go que por­que en­tré a es­te ofi­cio por la puer­ta de ser­vi­cio, con ro­les chi­qui¡To­ca! tos. Pe­ro soy una mu­jer fuer­te, es­toy pre­pa­ra­da pa­ra aguan­tar la crí­ti­ca, he apren­di­do a pro­te­ger­me. Ade­más, en­tien­do la ne­ce­si­dad de ca­ta­lo­gar a to­do el mun­do; en­ton­ces, en ese as­pec­to, mu­cho no pue­de ha­cer.

¿Qué li­bro te­nés en tu me­si­ta de luz en es­te mo­men­to?

Ten­go “Elo­gio de la len­ti­tud” (de Carl Ho­no­re), que siem­pre es­tá a mano, me acom­pa­ña y me re­cuer­da una y otra vez que vi­vir de­pri­sa no es vi­vir, sino so­bre­vi­vir. Y yo soy una mu­jer que se to­ma su tiem­po, soy na­tu­ral­men­te len­ta. Ha­go to­do des­pa­cio, de­tes­to el apu­ro, el an­dar a mil, y tam­bién me da mie­do caer­me, ol­vi­dar­me al­go. La len­ti­tud me re­pre­sen­ta y me ayu­da a sen­tir­me bien…

¿Es uno de los se­cre­tos pa­ra es­tar es­plén­di­da a los 57?

Sin du­da. Pe­ro no es un se­cre­to, la len­ti­tud es al­go sen­ci­llo, co­mo dor­mir bien, co­mer sano y de ma­ne­ra equi­li­bra­da, mo­ver un po­co el es­que­le­to, in­ten­tar vi­vir en ar­mo­nía, son­reír la ma­yor can­ti­dad de ve­ces po­si­ble y no dis­cu­tir por pa­va­das. •

Ac­triz de al­tos vue­los. Fri­ge­rio en una ima­gen de “Ro­jo”, la pe­lí­cu­la pre­mia­da en el re­cien­te Fes­ti­val de San Se­bas­tián.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.