Ce­vi­che de lan­gos­ti­nos

Fres­co, sen­ci­llo y sa­bro­so, es el pla­to per­fec­to pa­ra em­pe­zar a re­ci­bir la tem­po­ra­da de ca­lor.

La Voz del Interior - Rumbos - - GUSTOS -

Pre­pa­ra­ción

Co­ci­nar los lan­gos­ti­nos lim­pios en agua hir­vien­do con abun­dan­te sal. Re­ti­rar­los del fue­go cuan­do cam­bien de co­lor y es­tén tier­nos. Es­cu­rrir­los y en­friar­los con agua fría pa­ra de­te­ner la coc­ción. Sa­zo­nar con sal y pi­mien­ta a gus­to. Co­lo­car los lan­gos­ti­nos en una fuen­te. Mez­clar el ju­go de las li­mas con el pe­re­jil pi­ca­do, el ají –sin se­mi­llas ni ve­nas, cor­ta­do en ju­lia­na del­ga­da– y la ce­bo­lla cor­ta­da en ju­lia­na. Agre­gar los lan­gos­ti­nos a la mez­cla y de­jar­los ma­ri­nar du­ran­te quin­ce a vein­te mi­nu­tos pa­ra que el áci­do de la li­ma los "co­ci­ne". Vol­ver a mez­clar y rec­ti­fi­car la sa­zón. Ser­vir en una ca­ma de ho­jas de le­chu­ga, con ro­da­jas de ca­mo­te o ba­ta­ta y cho­clo co­ci­do des­gra­na­do. De­co­rar con ro­da­ji­tas del­ga­das de ro­co­to y ser­vir acom­pa­ña­do de maíz tos­ta­do o "can­cha" pe­rua­na. Con­se­jos

Evi­tar co­ci­nar de­ma­sia­do los lan­gos­ti­nos, ya que tien­den a en­du­re­cer­se.

Pa­ra un sa­bor más fres­co, lo ideal es usar ju­go de li­ma ex­pri­mi­do en el mo­men­to.

En lu­gar de pe­re­jil, pa­ra un re­sul­ta­do más aro­má­ti­co, se pue­de usar ci­lan­tro pi­ca­do en la pre­pa­ra­ción.

Tam­bién se pue­de pre­pa­rar ce­vi­che con otros pes­ca­dos y pro­duc­tos de mar, co­mo los ca­la­ma­res, el pul­po y di­fe­ren­tes va­rie­da­des de pes­ca­do de car­ne blan­ca y ter­sa. Es cues­tión de ima­gi­na­ción y de ani­mar­se a ex­pe­ri­men­tar.

Aun­que es tí­pi­co de mu­chos paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos, el ce­vi­che le dio fa­ma in­ter­na­cio­nal a la co­ci­na pe­rua­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.