Una is­la de co­lo­res so­bre el Pa­cí­fi­co

Fior­dos, le­yen­das y ca­pi­llas de ma­de­ra an­ti­quí­si­mas di­bu­jan el re­lie­ve de es­te edén ín­ti­mo del sur chi­leno.

La Voz del Interior - Rumbos - - GUSTOS -

Con sus em­ble­má­ti­cas ca­si­tas de co­lo­res mon­ta­das so­bre pi­lo­tes (pa­la­fi­tos) en la ri­be­ra del mar, la is­la de Chi­loé em­be­lle­ce el sur chi­leno, a unos 90 ki­ló­me­tros de Puer­to Montt, con pro­pues­tas pa­ra des­can­sar, co­mer ri­quí­si­mo y dar­se un ba­ño de pai­sa­jes, le­yen­das e his­to­ria. En ri­gor, se tra­ta de un ar­chi­pié­la­go de 40 is­las pe­que­ñas con una ín­su­la ma­yor don­de se con­cen­tran un pu­ña­do de po­bla­cio­nes muy pin­to­res­cas. Abun­dan allí los pra­dos ver­des, los pa­ra­jes de pes­ca­do­res, los bo­de­go­nes don- de se sa­bo­rean de­li­cio­sos pla­tos de mar tí­pi­cos y más de un cen­te­nar de an­ti­guas igle­sias de ma­de­ra cons­trui­das por los je­sui­tas a par­tir del 1730, de las cua­les 16 han si­do de­cla­ra­das Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co en el año 2000. Des­pués de la par­te chi­le­na de Tie­rra del Fue­go, Chi­loé es la is­la más gran­de del país tras­an­dino, con 180 ki­ló­me­tros de lar­go por unos 50 de an­cho. Ha­bi­tan en ella unas 150.000 per­so­nas que, va­yan a don­de va­yan, mi­ren a don­de mi­ren, siem­pre ve­rán el mar. •

La fies­ta de la chi­cha Pla­ya, pla­tos tí­pi­cos y ar­te­sa­nías

Cas­tro es una de las lo­ca­li­da­des más in­tere­san­tes en la Is­la Gran­de de Chi­loé. Ubi­ca­da so­bre la ri­be­ra es­te de la ín­su­la, ofre­ce una pos­tal tí­pi­ca de la re­gión con su ac­ti­vi­dad pes­que­ra y sus co­lo­ri­das ca­sas de te­cho a dos aguas mon­ta­das so­bre pi­lo­tes. Muy cer­ca de allí, pue­den vi­si­tar­se las pla­yas de Quen­to, Ton­goy y Yu­tuy. Tam­bién hay un Par­que Mu­ni­ci­pal don­de se or­ga­ni­zan ca­da ve­rano fes­ti­vi­da­des y fe­rias que ex­pre­san la ri­que­za de su cul­tu­ra re­gio­nal. El 7 y 8 de fe­bre­ro, por ejem­plo, ten­drá lu­gar allí la ce­le­bra­ción de Ma­ja Chi­lo­ta, don­de se mue­le la man­za­na a va­ra y mo­tor pa­ra ex­traer la ex­qui­si­ta chi­cha dul­ce; y, claro, se le da a pro­bar la be­bi­da fer­men­ta­da a los asis­ten­tes. Hay fies­ta cam­pe­si­na y pues­tos de gus­to­sa gas­tro­no­mía lo­cal. El 22 y

23 de fe­bre­ro se rea­li­za­rá el ma­yor en­cuen­tro de es­tas is­las: el Fes­ti­val Cos­tum­bris­ta Chi­lo­te, con una gran fe­ria de ar­te­sa­nías y pla­tos tí­pi­cos co­mo el cu­ran­to, la cho­cho­ca y el asa­do de cor­de­ro, acom­pa­ña­dos de li­cor de oro y el mis­te­la.

Ca­pi­llas de ma­de­ra Un pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad

Si es­ta­mos en Chi­loé no po­de­mos de­jar de vi­si­tar las her­mo­sas ca­pi­llas es­par­ci­das por la is­la y cons­trui­das ba­jo los pa­rá­me­tros de la Es­cue­la Chi­lo­ta de Ar­qui­tec­tu­ra en Ma­de­ra. Son más de un cen­te­nar de igle­sias de fa­ma mun­dial (de las 400 que exis­ten en la is­la, pues su po­bla­ción es muy ca­tó­li­ca), de las cua­les 16 han si­do de­cla­ra­das en el año 2000 Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la UNES­CO. En ellas, la más an­ti­gua es la Igle­sia San­ta Ma­ría de Lo­re­to de Achao, cons­trui­da por los je­sui­tas al­re­de­dor del 1730. En su cons­truc­ción se em­plea­ron aler­ce, ma­ñío y ci­prés. En la obra grue­sa de la es­truc­tu­ra se usa­ron ta­ru­gos de ma­de­ra, y es­tá asen­ta­da en pie­dras. Pa­ra la unión de las ta­blas se con­tó en un co­mien­zo con ta­ru­gos de ma­de­ra, por lo que fue le­van­ta­da sin cla­vos, uti­li­zan­do en­sam­bles de ma­de­ra y más tar­de cla­vos de for­ja, ex­traí­dos del nau­fra­gio de la fra­ga­ta in­gle­sa Wa­ger en las costas is­le­ñas.

His­tó­ri­ca An­cud La for­ta­le­za de Ca­bo de Hor­nos

Fun­da­da co­mo for­ta­le­za en el Ca­bo de Hor­nos en 1767, es­ta ciu­dad cons­ti­tu­ye otro gran atrac­ti­vo de Chi­loé. Se re­pi­te la be­lla pos­tal de co­lo­res y bo­de­go­nes pes­que­ros, mien­tras que en sus pa­ta­gó­ni­cos al­re­de­do­res se pue­den rea­li­zar pa­seos en bi­ci, sen­de­ris­mo y de­por­tes al ai­re li­bre que per­mi­ten des­cu­brir sus bos­ques siem­pre ver­des, la­gos y ríos co­rren­to­sos de cor­di­lle­ra. ¿El me­jor mo­men­to pa­ra vi­si­tar la re­gión? Des­de di­ciem­bre y has­ta fi­nes de fe­bre­ro. El cli­ma es tem­pla­do y llue­ve du­ran­te to­do el año, lo que le da al lu­gar una at­mós­fe­ra un tan­to me­lan­có­li­ca.

123RF

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.