EL VER­DU­GO DE NUES­TRO FÚT­BOL

EN 1995, UN FA­LLO A FA­VOR DE UN IG­NO­TO BEL­GA LLA­MA­DO JEAN-MARC BOS­MAN INI­CIA­BA LA EMI­GRA­CIÓN MA­SI­VA DE JU­GA­DO­RES AR­GEN­TI­NOS. Y NUES­TRO FUT­BOL YA NUN­CA VOL­VIÓ A SER EL MIS­MO.

La Voz del Interior - Rumbos - - BAJORELIEVE - POR DIE­GO MARINELLI

El bel­ga Jean-Marc Bos­man fue un fut­bo­lis­ta bas­tan­te me­dio­cre, por no de­cir abier­ta­men­te ma­lo. Y sin em­bar­go su mar­ca en la his­to­ria del fút­bol mun­dial va a ser mu­cho más in­de­le­ble que la de cracks co­mo Ro­ma­rio, Ri­quel­me, Xa­vi o el Bu­rri­to Or­te­ga. No, cla­ro, por los go­les que mar­có o los ca­ños que me­tió (que no hi­zo mu­cho ni de lo uno ni de lo otro), sino por ha­ber si­do el pro­pul­sor de una ley que cam­bia­ría pa­ra siem­pre la ma­ne­ra en que en­ten­de­mos es­te de­por­te, sus sen­ti­dos de per­te­nen­cia y su sis­te­ma de je­rar­quías.

El 15 de di­ciem­bre de 1995, el Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la Unión Eu­ro­pea le da­ba la ra­zón a es­te ig­no­to de­fen­sor del club Lie­ja en un li­ti­gio so­bre li­mi­ta­cio­nes la­bo­ra­les, lo que de in­me­dia­to li­be­ró a los clu­bes del Vie­jo Con­ti­nen­te pa­ra con­tra­tar ju­ga­do­res de cual­quier país de Eu­ro­pa co­mo si fue­ran lo­ca­les. El efec­to de la re­so­lu­ción fue que las pla­zas des­ti­na­das has­ta en­ton­ces pa­ra ex­tran­je­ros pu­die­ron ser ocu­pa­das ma­yor­men­te por sud­ame­ri­ca­nos. Fue el de­to­na­dor de una emi­gra­ción ma­si­va de ta­len­tos que afec­tó pro­fun­da­men­te a nues­tro fút­bol y a su ca­pa­ci­dad de com­pe­tir glo­bal­men­te de la ma­ne­ra que lo ha­bía he­cho du­ran­te bue­na par­te del si­glo XX.

El ca­so Bos­man coin­ci­dió, ade­más, con la irrup­ción de la TV co­mo ar­ti­cu­la­dor cen­tral del ne­go­cio del fút­bol a par­tir de la ex­pan­sión de las se­ña­les de ca­ble en los 90. El fa­bu­lo­so nue­vo sis­te­ma de in­gre­sos te­le­vi­si­vos se con­cen­tró en las li­gas eu­ro­peas, que lo­gra­ron glo­ba­li­zar­se de ma­ne­ra es­pec­ta­cu­lar por cau­sa y efec­to de su am­plia­da ca­pa­ci­dad pa­ra fi­char a los más gran­des ta­len­tos del mun­do. La sen­ten­cia que fa­vo­re­ció al re­cla­mo

la­bo­ral de Jean-Marc Bos­man abrió una bre­cha tre­men­da en­tre las po­si­bi­li­da­des com­pe­ti­ti­vas del Nor­te y el Sur del mun­do y da­ñó pro­fun­da­men­te la ca­li­dad de campeonatos co­mo el ar­gen­tino y el bra­si­le­ño. Y las apa­bu­llan­tes es­ta­dís­ti­cas que prue­ban es­ta hi­pó­te­sis es­tán ahí pa­ra quien quie­ra ver­las.

La nue­va lu­cha de cla­ses

Cuan­do fal­tan ape­nas días pa­ra que el cam­peón de la Li­ber­ta­do­res ten­ga la chan­ce (¿la tie­ne real­men­te?) de dispu­tar­le el Mun­dial de Clu­bes al to­do­po­de­ro­so Real Ma­drid, es bueno re­cor­dar que has­ta 1996 –cuan­do la Ley Bos­man en­tró en vi­gor– los equi­pos sud­ame­ri­ca­nos ha­bían ga­na­do 20 de las 34 Co­pas In­ter­con­ti­nen­ta­les dispu­tadas des­de 1960, fren­te a las 14 ob­te­ni­das por los eu­ro­peos. Y des­de en­ton­ces so­la­men­te he­mos triun­fa­do en 5 de 20 edi­cio­nes, con 15 vic­to­rias de los equi­pos del Vie­jo Con­ti­nen­te. Un dato que no de­ja mu­cho es­pa­cio pa­ra las am­bi­güe­da­des, ¿no?

Pe­ro vea­mos otra es­ta­dís­ti­ca tam­bién muy sig­ni­fi­ca­ti­va: en la tem­po­ra­da 1994/1995 mi­li­ta­ban en la Li­ga es­pa­ño­la 14 ju­ga­do­res ar­gen­ti­nos (en­tre los que se con­ta­ban Re­don­do, el Cho­lo, Piz­zi, La­to­rre y Po­chet­tino), mien­tras que du­ran­te la tem­po­ra­da ac­tual lo ha­cen ca­si 30, Mes­si en­tre ellos, lo que sig­ni­fi­ca que la fu­ga de ta­len­tos crio­llos a Es­pa­ña se du­pli­có gra­cias al bueno de Bos­man. En la ac­tua­li­dad, se es­ti­ma que hay unos 2.000 ju­ga­do­res pro­fe­sio­can­cha na­les ar­gen­ti­nos re­par­ti­dos por el mun­do, des­de las gran­des li­gas a lu­ga­res in­só­li­tos co­mo el Lí­bano, Ka­za­jas­tán o Is­lan­dia. Jun­tos po­drían lle­nar to­dos los equi­pos del fut­bol ar­gen­tino de Pri­me­ra Di­vi­sión, B Na­cio­nal y B Me­tro­po­li­ta­na, con su­plen­tes in­clui­dos (y to­da­vía so­bra­rían al­gu­nos).

“El ca­so Bos­man tu­vo lu­gar des­de una ló­gi­ca y una pers­pec­ti­va de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca más que de­por­ti­va”, re­fle­xio­na el pres­ti­gio­so pe­rio­dis­ta de­por­ti­vo Eze­quiel Fer­nán­dez Moo­res, co­lum­nis­ta del dia­rio La Na­ción y au­tor de li­bros co­mo Bre­ve His­to­ria del De­por­te Ar­gen­tino. “La sen­ten­cia –que ocu­rrió en cla­ve del pro­ce­so de con­so­li­da­ción de la Unión Eu­ro­pea– trans­for­mó al uni­ver­so del fút­bol se­gún los me­jo­res in­tere­ses del ne­go­cio y del con­trol de los más po­de­ro­sos de ese nue­vo es­ce­na­rio. El es­pec­tácu­lo se hi­zo más glo­bal, pe­ro tam­bién más de­sigual”. Pa­ra Fer­nán­dez Moo­res no ca­ben du­das de que en 1995 se pro­du­jo un quie­bre y que nues­tro fút­bol que­dó cla­ra­men­te del la­do de los per­de­do­res en el re­par­to del nue­vo or­den del fút­bol glo­bal. “Si de­ci­mos que la sen­ten­cia Bos­man acen­tuó la de­sigual­dad en­tre las li­gas eu­ro­peas y las pe­ri­fé­ri­cas, en­ton­ces es im­po­si­ble ne­gar la evi­den­cia de que Su­da­mé­ri­ca se vio muy per­ju­di­ca­da. El Mun­dial de Clu­bes es un cla­ro ejem­plo de esa de­sigual­dad. Re­cor­de­mos a San Lo­ren­zo ju­gan­do con­tra el Real Ma­drid, sin ape­nas po­der cru­zar la mi­tad de du­ran­te los 90 mi­nu­tos, cuan­do 60 años atrás los ‘cuer­vos’ ven­cían a la se­lec­ción es­pa­ño­la con re­sul­ta­dos de te­nis en dos par­ti­dos que sa­lie­ron 7 a 5 y 6 a 1”.

Cues­tión de dis­tan­cias

¿Tra­jo pros­pe­ri­dad el di­ne­ro de la bur­bu­ja eco­nó­mi­ca del fut­bol que co­men­zó a in­flar­se en los años 90? El sen­ti­do co­mún em­pre­sa­rial de­be­ría res­pon­der afir­ma­ti­va­men­te. Pe­ro no de­be­ría­mos es­tar tan se­gu­ros: una por­ción im­por­tan­te de los clu­bes del mun­do -que no son los gi­gan­tes fi­nan­cia­dos por el in­jus­to re­par­to de los de­re­chos te­le­vi­si­vos o por je­ques ára­bes, ru­sos o chi­nos­vi­ven aho­ga­dos fi­nan­cie­ra­men­te. Los in­gre­sos se mul­ti­pli­ca­ron ex­po­nen­cial­men­te, pe­ro los gas­tos se dis­pa­ra­ron a igual rit­mo, gra­cias a la avi­dez de la aris­to­cra­cia fut­bo­le­ra (el Ma­drid, el Bar­ce­lo­na, Manchester City, PSG, Bayern Munich… ) que com­pra ju­ga­do­res a pre­cio de oro co­mo si fue­ran fi­gu­ri­tas, in­fla­cio­nan­do to­do el sis­te­ma a ni­ve­les ré­cord ca­da año y am­plian­do la dis­tan­cia con el res­to.

Pa­ra com­pe­tir con los gran­des, los clu­bes me­dia­nos y pe­que­ños es­tán obli­ga­dos a gas­tar más de lo que tie­nen con la ca­si siem­pre qui­mé­ri­ca in­ten­ción de re­te­ner a sus me­jo­res ju­ga­do­res. Y la reali­dad es que aca­ban con­ver­ti­dos en ac­to­res de re­par­to de com­pe­ti­cio­nes en las que siem­pre ga­nan los mis­mos (el Bayern Munich ga­nó 8 de los úl­ti­mos 10 tor­neos ale­ma­nes, Es­pa­ña es vir­tual­men­te una dic­ta­du­ra del Bar­sa

y el ma­drid). Qui­zás lo úni­co bueno de la si­tua­ción pe­ri­fé­ri­ca en la que ha que­da­do el cam­peo­na­to ar­gen­tino es una re­la­ti­va igual­dad de opor­tu­ni­da­des mo­ti­va­da por la ni­ve­la­ción ha­cia aba­jo. co­mo ca­si nin­gún equi­po es ca­paz de re­te­ner de­ma­sia­do tiem­po a sus fi­gu­ras (un par de bue­nos par­ti­dos son un tic­ket aé­reo pa­ra eu­ro­pa), aque­llos que mi­man sus se­mi­lle­ros y son ca­pa­ces de sos­te­ner po­lí­ti­cas de­por­ti­vas de me­diano pla­zo aún pue­den as­pi­rar a ser cam­peo­nes, co­mo han de­mos­tra­do clu­bes “for­ma­ti­vos” co­mo vé­lez, la­nús y ne­well´s, en­tre otros.

Y en la Se­lec­ción tam­bién

El or­den mun­dial fut­bo­le­ro que co­men­zó a de­li­near­se a par­tir de me­dia­dos de los 90 tam­bién tu­vo efec­to so­bre las se­lec­cio­nes sud­ame­ri­ca­nas, que des­de en­ton­ces han si­do cam­peo­nas del mun­do una so­la vez (bra­sil, en 2002), fren­te a cin­co triunfos de se­lec­cio­nes eu­ro­peas. con prác­ti­ca­men­te to­dos su me­jo­res ju­ga­do­res y téc­ni­cos des­per­di­ga­dos por el mun­do, a la ar­gen­ti­na ca­da vez le cues­ta más en­con­trar los mo­de­los, las iden­ti­da­des y los tiem­pos im­pres­cin­di­bles pa­ra con­for­mar equi­pos es­ta­bles y com­pe­ti­ti­vos. y al­go de lo mis­mo tie­ne en cri­sis al fút­bol bra­si­le­ño. “a la se­lec­ción le afec­ta que nues­tros cracks se van ca­da vez más tem­prano, es­tán ca­da vez más des­arrai­ga­dos”, se la­men­ta eze­quiel fer­nán­dez moo­res. “el pro­ble­ma en la ar­gen­ti­na es que no exis­te nin­gún de­ba­te so­bre có­mo cor­tar la san­gría. acá el ob­je­ti­vo de cual­quier club es ven­der a un crack ape­nas se pue­da y sal­var­se. no hay otro plan que ése”.

la su­per­fi­nal de la li­ber­ta­do­res en­tre bo­ca y ri­ver (“el par­ti­do del si­glo”, “el fi­nal del mun­do”...) pu­so al fút­bol nues­tro de ca­da día de­lan­te de las au­dien­cias glo­ba­les de una for­ma que ha­ce mu­cho no ocu­rría. la pre­gun­ta aho­ra es si es­te epi­so­dio his­tó­ri­co se­rá la pla­ta­for­ma pa­ra un pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción -es­pi­ri­tual y de­por­ti­va, con pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal– del de­va­lua­do cam­peo­na­to ar­gen­tino, o si se tra­ta­rá, na­da más, que de otra opor­tu­ni­dad per­di­da.

Tras dé­ca­das de de­ca­den­cia, de fu­ga ma­si­va de Ta­len­Tos, vio­len­cia en las Tri­bu­nas, cri­sis eco­nó­mi­cas, es­per­pen­tos di­ri­gen­cia­les e hi­ste­rias co­lec­ti­vas, el mun­do del fút­bol ar­gen­tino es­tá nuevamente an­te su en­cru­ci­ja­da fun­da­men­tal. con­ti­núa asu­mien­do man­sa­men­te el lu­gar que le to­có en el re­par­to de la di­vi­sión in­ter­na­cio­nal del fút­bol, co­mo me­ro ex­por­ta­dor de ma­te­ria pri­ma. o se lan­za a re­cu­pe­rar el le­ga­do de equi­pos le­gen­da­rios co­mo el ra­cing del chan­go cár­de­nas, el es­tu­dian­tes de zu­bel­día, el in­de­pen­dien­te de bo­chi­ni, el ri­ver de alon­so, el ve­lez y el bo­ca de bian­chi... plan­te­les pla­ga­dos de ar­tis­tas y gue­rre­ros que, en tiem­pos que nos pa­re­cen en blan­co y ne­gro, le mos­tra­ron al mun­do la ca­li­dad, el or­gu­llo y el amor por la ca­mi­se­ta de los clu­bes de fút­bol de es­te país de los con­fi­nes lla­ma­do ar­gen­ti­na. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.