Es­pian­do al ve­cino La muer­te del co­men­da­dor (Li­bro 1)

Samanta Schweblin mues­tra un mun­do po­si­ble don­de la tec­no­lo­gía ha­ce aflo­rar lo peor de la hu­ma­ni­dad.

La Voz del Interior - Rumbos - - INTRO - POR AYE IÑIGO

PKoend­teum­koiss co­mer de to­do MSam­ria­nAt­gauSs­ct­hin­waeM­bluinr­cRhao­nEd­loAm­teH­neo­ou­se

En su se­gun­da no­ve­la, la re­co­no­ci­da es­cri­to­ra ar­gen­ti­na Samanta Schweblin vuel­ve a ino­cu­lar en nues­tra men­te los pen­sa­mien­tos más per­tur­ba­do­res so­bre la reali­dad de las re­la­cio­nes hu­ma­nas. En las pri­me­ras pá­gi­nas del li­bro em­pe­za­mos a com­pren­der qué son los “kentukis”: una es­pe­cie de mas­co­ta­ro­bot que es ma­ne­ja­da a dis­tan­cia por otro ciu­da­dano del mun­do. Así, una jo­ven de Berlín pue­de te­ner en su ca­sa un ken­tu­ki con­tro­la­do por un hom­bre de Tel Aviv, que a tra­vés de es­te mu­ñe­co ve y es­cu­cha to­do lo que su­ce­de en esa ca­sa de Ale­ma­nia. Mi­les y mi­les de kentukis co­mie­zan a uti­li­zar­se en to­dos los rin­co­nes del glo­bo, la tec­no­lo­gía se con­vier­te en un fe­nó­meno ma­si­vo. Pe­ro una vez su­pe­ra­do el enamo­ra­mien­to de la no­ve­dad, co­mien­zan los pro­ble­mas: ¿Es pe­li­gro­so que un ex­tra­ño pue­da sa­ber to­do lo que pa­sa den­tro de nues­tros ho­ga­res? ¿Qué pa­sa si, por ejem­plo, un pe­dó­fi­lo es quien ma­ne­ja el ken­tu­ki que vi­ve en la ca­sa de un ni­ño? ¿Hay que crear un mar­co le­gal pa­ra es­tos mu­ñe­cos vo­yeu­ris­tas o hay que res­pe­tar las li­ber­ta­des de un mun­do ca­da vez más mo­derno? Co­mo si fue­ra una exi­mia bo­xea­do­ra, Samanta Sh­we­blin po­ne al lec­tor con­tra las cuer­das, in­vi­tan­do a re­fle­xio­nar so­bre un mun­do más que po­si­ble, don­de la tec­no­lo­gía se con­vier­te en un ar­ma de do­ble fi­lo que pi­vo­tea en­tre el avan­ce ha­cia el futuro y la per­ver­sión de nues­tros víncu­los. $ 529

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.