Jo­sé Pa­laz­zo SE­ÑOR ROCK

La Voz del Interior - Rumbos - - PORTADA - FE­DE­RI­CO LÓ­PEZ CLA­RO TEX­TO JA­VIER FIRPO FO­TO JO­SÉ PA­LAZ­ZO

Hi­pe­rac­ti­vo y lo­cuaz. No es­tá quie­to un se­gun­do Jo­sé Pa­laz­zo, el crea­dor y pro­duc­tor cor­do­bés del Cos­quín Rock, un fes­ti­val que na­ció en la Ar­gen­ti­na in­te­rior y que aho­ra es una mar­ca in­ter­na­cio­na­li­za­da, con ré­pli­cas en La­ti­noa­mé­ri­ca y a pun­to de de­bu­tar en tie­rras es­pa­ño­las. Pa­laz­zo es una fi­gu­ra cen­tral de la es­ce­na del rock na­cio­nal y su vi­da es un ma­pa de los al­tos y los ba­jos que sue­len ro­dear a ese uni­ver­so. En es­ta char­la re­fle­xio­na so­bre el la­be­rin­to de las dro­gas, los cla­ros­cu­ros de la fa­ma, la com­pe­ten­cia, la re­la­ción con sus hi­jas, las co­sas que lo unen con Charly Gar­cía y la leal­tad que -con­tra vien­to y ma­rea- man­tie­ne con el Pa­to Fon­ta­net. Una con­ver­sa­ción a ca­ra des­cu­bier­ta, que pue­de he­rir sen­si­bi­li­da­des.

EL COS­QUÍN ROCK YA LLE­GÓ A CO­LOM­BIA, PE­RÚ, BO­LI­VIA Y MÉ­XI­CO, Y EN ABRIL TEN­DRÁ SU BAUS­TIS­MO EN ES­PA­ÑA.

Sos un pro­duc­tor ex­tro­ver­ti­do, me­dio fa­ran­du­le­ro, cuan­do el ru­bro tie­ne un per­fil más ba­jo... Yo hi­ce do­ce años de te­le­vi­sión en Cór­do­ba, lo que me dio mu­cha po­pu­la­ri­dad. Tam­bién ra­dio en Vor­te­rix, un pro­gra­ma muy di­ver­ti­do y lo­co con Fa­bri­cio Ober­to. Esa com­bi­na­ción de ac­ti­vi­da­des me­diá­ti­cas su­ma­da a mi tra­ba­jo co­mo pro­duc­tor mu­si­cal y mi pre­sen­cia fuer­te en las re­des me dio ro­ce con la gen­te. ¿Es muy com­pe­ti­ti­vo el mun­do de los pro­duc­to­res?

Hoy yo no com­pi­to con na­die, al con­tra­rio, creo que hay lu­gar pa­ra to­dos. Pe­ro eso lo apren­dí en el úl­ti­mo tiem­po, ha­ce quin­ce o vein­te años me amar­ga­ba mu­cho por­que tras­la­da­ba mi ofi­cio a mi vi­da per­so­nal. ¿Por ejem­plo?

Com­pe­tía con otros em­pre­sa­rios y eso me ge­ne­ra­ba bron­ca y re­sen­ti­mien­to y lle­ga­ba a ca­sa a las pu­tea­das. Pe­ro en un mo­men­to de la vi­da me di­je: “Si ten­go más tra­ba­jo del que pue­do ha­cer, ¿pa­ra qué bus­co más?”. Ahí hu­bo un pun­to de in­fle­xión y me se­re­né. ¿Te lle­vás bien con el tra­jín?

Sa­bés que al prin­ci­pio me an­gus­tia­ba, por­que yo amo mi tra­ba­jo, pe­ro sen­tía que era rehén de lo que me gus­ta­ba. No te­nía tiem­po pa­ra na­da, ni pa­ra mis co­sas y eso me ba­jo­nea­ba. ¿Qué se­rían tus co­sas?

Re­to­mar la vi­da sa­na, el ai­re pu­ro y un po­co de gim­na­sia des­pués de ha­ber es­ta­do mu­chos años me­ti­do en la dro­ga. En­ton­ces no te­ner tiem­po pa­ra po­der ha­cer el tra­ta­mien­to de des­in­to­xi­ca­ción co­mo co­rres­pon­de me hin­cha­ba las pe­lo­tas. Y tam­bién me im­pe­día man­te­ner la dis­ci­pli­na de ha­cer gim­na­sia y run­ning, ac­ti­vi­da­des que me te­nían bien, sa­lu­da­ble y de buen hu­mor. Sos pa­dre de dos hi­jas. ¿Có­mo te lle­vás en esa fa­ce­ta?

Yo fui pa­pá a los vein­te años… (Pien­sa) Re­cons­truí la re­la­ción con ellas y hoy man­te­ne­mos cier­ta cer­ca­nía. Pi­lar vi­ve en Cór­do­ba y Agus­ti­na en Bar­ce­lo­na. Son de la mis­ma ma­dre, con la que me se­pa­ré ha­ce cua­tro años pe­ro ten­go un buen víncu­lo. Mis hi­jas tu­vie­ron la ven­ta­ja y la des­ven­ta­ja de ha­ber te­ni­do un pa­dre co­mo yo: la ven­ta­ja, o la par­te pin­to­res­ca, es que se su­ma­ron a mi ac­ti­vi­dad, via­ja­ron, con­su­mie­ron mu­cha mú­si­ca y vi­vie­ron co­sas atí­pi­cas pa­ra ne­nas chi­cas. La des­ven­ta­ja es mi au­sen­cia pro­lon­ga­da. ¿Có­mo re­cons­truis­te el víncu­lo?

Ha­ce cua­tro años, Pi­lar tu­vo una en­fer­me­dad re­la­cio­na­da a la de­fi­cien­cia de la ali­men­ta­ción, ti­po anore­xia, que no se la de­seo ni a mi peor enemi­go. La pa­sa­mos muy mal y ese fue un quie­bre pa­ra que yo de­ja­ra las dro­gas y es­tu­vie­ra más cer­ca de ella en el pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción. ¿Có­mo te re­sul­tó esa reha­bi­li­ta­ción?

Du­rí­si­ma. En­tre que yo que­ría lim­piar­me y ayu­dar­la a ella pa­ra que em­pie­ce un tra­ta­mien­to pa­sa­mos por mu­chas dis­cu­sio­nes, pe­ro va­lió la pe­na aque­llas as­pe­re­zas sa­bien­do que hoy te­ne­mos una re­la­ción ca­da vez más her­mo­sa. ¿Y a vos te cos­tó de­jar las adic­cio­nes?

Fue com­pli­ca­do, por­que yo con­su­mí des­de los 18 años has­ta los 43. Has­ta que en el 2014 me pu­se las pi­las y me me­tí en un tra­ta­mien­to du­ran­te dos años. Si bien me die­ron el al­ta en 2016, ca­da vez que pue­do in­ten­to di­fun­dir la im­por­tan­cia de tra­tar­se pa­ra, a tra­vés de mi ex­pe­rien­cia, di­sua­dir a los que es­tán por dro­gar­se… Pa­ra aque­llos que ya es­tán me­ti­dos, que ha­gan to­do lo po­si­ble por bus­car ayu­da. ¿Y vos pe­dis­te ayu­da pa­ra en­ca­rar la “nue­va vi­da”?

Vino me­dio de ca­sua­li­dad, gra­cias a una char­la con An­drea Rin­cón, mi ex no­via. Un día me di­jo: “Bo­lu­do, ¿por qué te dro­gas? ¿No es tiem­po que de­jes de to­mar esa por­que­ría? Si lo te­nés to­do: dos hi­jas her­mo­sas, la­bu­ro, pla­ta, via­jas, te­nés una ban­da de mú­si­ca. De­já de rom­per las pe­lo­tas”. La mi­ré se­rio y le di­je: “Te­nés ra­zón, fla­ca”. Me re­co­men­dó un mé­di­co de Cór­do­ba y em­pe­cé el cam­bio. ¿Y An­drea ya es­ta­ba re­cu­pe­ra­da de sus adic­cio­nes?

Ella es­ta­ba mu­cho me­jor, aun­que des­pués re­ca­yó, y lue­go pu­do sa­lir de­fi­ni­ti­va­men­te y es­tá fan­tás­ti­ca. Re­co­noz­co que An­drea fue fun­da­men­tal pa­ra mi re­cu­pe­ra­ción. Sin ella no sé que ha­bría pa­sa­do.

Pun­tual­men­te, ¿en qué te afec­ta­ba la dro­ga? Mi­rá, nun­ca fal­té ni lle­gué tar­de a una reunión de la­bu­ro. Siem­pre fui cons­tan­te y dis­ci­pli­na­do, ade­más yo era pa­dre y es­po­so, no po­día es­tar de “via­je”. Pe­ro el te­ma era que en mi tiem­po li­bre, en vek de ver la te­le o ir al ci­ne en fa­mi­lia, mi plan era otro.

En es­tos días Pa­lak­ko es­tá a full ul­ti­man­do la 19ª edi­ción del Cos­quín Rock, que se ha­rá los días 9 y 10 de fe­bre­ro, co­mo es ha­bi­tual, en el Ae­ró­dro­mo San­ta Ma­ría de Pu­ni­lla. Tan­to cre­ció el fes­ti­val que lle­gó a pla­kas co­mo Co­lom­bia, Pe­rú, Bo­li­via y Mé­xi­co, don­de re­pe­ti­rá edi­cio­nes y en abril ten­drá su baus­tis­mo en Es­pa­ña. “Es­to su­ma­do a que pro­duk­co los shows de las ban­das Don Os­val­do, La Ren­ga y las pre­sen­ta­cio­nes de Charly Gar­cía me tie­ne via­jan­do de aquí pa­ra allá, a tal pun­to que es­te año dor­mí só­lo ¡42 días en ca­sa! ”. ¿El Cos­quín Rock es más que el Cos­quín fol­cló­ri­co?

Tie­ne mu­cho más im­pac­to. Ade­más de que es­tá tras­cen­dien­do puer­tas afue­ra, el Cos­quín Rock, en dos días, los ven unas 120-130 mil per­so­nas, con­tra 70-80 mil del fol­cló­ri­co, que du­ra diek no­ches. ¿Có­mo es­tá la re­la­ción con los ve­ci­nos fol­cló­ri­cos?

Aho­ra muy bien, pe­ro ha­ce unos años an­du­vi­mos a los ti­ros (se ríe). Ade­más, Cos­quín dis­fru­ta de mi fes­ti­val, que téc­ni­ca­men­te no se ha­ce en Cos­quín sino en San­ta Ma­ría de Pu­ni­lla, que es­tá pe­ga­di­to, a tres ki­ló­me­tros. Pe­ro ho­te­les, res­to­ra­nes y ac­ti­vi­dad tu­rís­ti­ca co­mer­cial, en fe­bre­ro, lu­cen a to­pe gra­cias al Cos­quín Rock. ¿Cuán­do lle­ga el fes­ti­val a Es­pa­ña?

El 20 de abril arran­ca en Be­ni­cas­sim, una ciu­dad co­no­ci­da por ser se­de de va­rios even­tos mu­si­ca­les, co­mo el Ro­to­tom. Que­da en el sur de Es­pa­ña, cer­qui­ta de Bar­ce­lo­na, y pe­ga­di­ta al mar. ¿Te sor­pren­de ver has­ta dón­de lle­gas­te con el Cos­quín?

Es una lo­cu­ra lo que ha cre­ci­do, es un mons­truo. Ima­gi­na­te que es­ta­mos yen­do por Su­da­mé­ri­ca, Mé­xi­co, adon­de vol­ve­re­mos por ter­ce­ra vek en ju­lio, y en sep­tiem­bre de 2019 va­mos a es­tar yen­do a San Jo­sé de Cos­ta Ri­ca. Y no tie­ne te­cho... ¿Qué ar­tis­tas van a es­tar en Es­pa­ña?

Los dos más con­vo­can­tes de allá del mo­men­to, que son La Pe­ga­ti­na e Ikal, que se su­ma­rán a Los Au­tén­ti­cos De­ca­den­tes y a otras dos ban­das de acá que es­ta­mos ges­tio­nan­do. Del país al que va­mos, el 50 por cien­to de las ban­das son cré­di­tos lo­ca­les. Ha­ble­mos del cu­po fe­me­nino del Cos­quín Rock. Se ar­mó un de­ba­te en el que se te cri­ti­ca­ba la es­ca­sa pre­sen­cia de mu­je­res mú­si­cas… Yo lo que di­go es que de­be dar­se por una cues­tión de ta­len­to, no por im­po­si­ción, ¿me ex­pli­co? Es­to sur­ge a par­tir de un pro­yec­to de ley na­cio­nal pa­ra que to­dos los fes­ti­va­les de mú­si­ca de la Ar­gen­ti­na cuen­ten con el 30 por cien­to de ban­das en las que ha­ya al­gu­na mu­jer. Al Cos­quín Rock van en to­tal unos 130 gru­pos, por lo que 49 de­be­rán te­ner mu­je­res. ¿Cuán­tas ban­das de rock en la Ar­gen­ti­na tie­nen miem­bros mu­je­res? Mu­chas me­nos. O sea que no apli­cás una po­lí­ti­ca ma­chis­ta co­mo re­fe­ren­te del Cos­quín Rock…

Na­da que ver. Mi equi­po de tra­ba­jo en la pro­duc­to­ra lo in­te­gran unas 65 per­so­nas, el 70 por cien­to son mu­je­res. La je­fa de pro­duc­ción, la je­fa de mar­ke­ting, de lo­gís­ti­ca, de ca­te­ri­ng y de pren­sa son mu­je­res y de las 700 per­so­nas que tra­ba­jan en el fes­ti­val, 300 son mu­je­res. Y no me es­toy de­fen­dien­do, yo eli­jo a la mu­jer pa­ra tra­ba­jar, pe­ro que no me im­pon­gan lo que no hay. ¿Por qué siem­pre re­cha­zas­te ser ma­na­ger?

Por­que me enamo­ré de la fi­gu­ra de pro­duc­tor. El ma­na­ger es­tá más cer­ca del ar­tis­ta, se ocu­pa del día a día, y ca­pak que le ter­mi­na pa­gan­do los im­pues­tos de gas y luk. Hay al­gu­nos víncu­los ar­tis­ta-ma­na­ger muy sim­bió­ti­cos, y yo soy de los que pre­fie­re to­mar dis­tan­cia, no en­te­rar­me de to­do. A Charly Gar­cía le di­jis­te que no va­rias ve­ces…

Sí, el me en­tien­de, me co­no­ce y sa­be que así co­mo es­ta­mos, pro­du­cién­do­le sus shows, va­mos bien. ¿Pa­ra qué más? ¿Có­mo lo ves de sa­lud?

En­te­ro. Es co­mo los ga­tos, el gua­cho… Ade­más, es­te año es­tu­vo a pleno, con su pe­lí­cu­la bio­grá­fi­ca de “Bios. Vi­das que mar­ca­ron la tu­ya”, el do­cu-reality de Na­tio­nal Geo­grap­hic… y lo vi sú­per en­tu­sias­ma­do. ¿Te tra­jo pro­ble­mas tu amis­tad con el Pa­to Fon­ta­net?

Sí, pe­ro no me im­por­ta, yo creí siem­pre en él. El Pa­to es­tu­vo pro­ce­sa­do por Cro­mag­non, es­tu­vo pre­so y cum­plió la con­de­na. Fon­ta­net es una víc­ti­ma de Cro­mag­non, una más, y no por eso pien­so que no tu­vo nin­gu­na res­pon­sa­bi­li­dad. ¿Pen­sás que fue un chi­vo ex­pia­to­rio?

En gran me­di­da, por eso di­go que no sé si Pa­to me­re­cía esa con­de­na. Pe­ro bueno, a pe­sar de to­do él si­gue ha­cien­do mú­si­ca y com­po­nien­do can­cio­nes con su ban­da Don Os­val­do, lo que lo ter­mi­nó man­te­nién­do­lo con vi­da, por­que real­men­te él es­tu­vo muy mal. Hay que te­ner una ca­be­ka de­ma­sia­do fuer­te pa­ra no des­mo­ro­nar­se… Los que es­ta­mos afue­ra no te­ne­mos la me­nor idea lo que sig­ni­fi­ca es­tar pri­va­do de la li­ber­tad. ¿Qué opi­nás de Pity Al­va­rez?

Vuel­vo a lo que de­cía so­bre mí. Es im­po­si­ble ma­ne­jar la dro­ga y Pity, que es un ti­po in­te­li­gen­te, ca­yó en la tram­pa y no pu­do so­bre­po­ner­se nun­ca. La dro­ga, en al­gún mo­men­to, te pa­sa fac­tu­ra. O in­ten­tás sui­ci­dar­te, o te­nés pro­ble­mas de sa­lud, o te de­ja men­tal­men­te arrui­na­do por­que de­jás de es­tar en tus ca­ba­les. ¿Vos sen­tís que za­fas­te jus­to a tiem­po?

Es­ta­ba al bor­de del pre­ci­pi­cio, me es­ta­ba por que­dar sin fa­mi­lia. Yo tu­ve la suer­te de te­ner un en­torno que me apo­yó y me con­tu­vo sin aflo­jar nun­ca. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.