La mi­ra­da del pa­ti­to feo

La Voz del Interior - Rumbos - - PSICOLOGÍA - POR LIC. DA­NIEL A. FER­NÁN­DEZ Psi­có­lo­go y au­tor del li­bro Los la­be­rin­tos de la men­te (Edi­to­rial Ver­ga­ra).

¿Por qué nos im­por­ta tan­to la opi­nión de los de­más? Em­pe­zar a de­fi­nir qué co­sas que­re­mos es des­cu­brir, al me­nos en par­te, quié­nes so­mos. Nues­tra iden­ti­dad no es un te­ma me­nor. A pun­to tal, que quien no se co­no­ce a sí mis­mo pue­de caer en la tram­pa de acep­tar lo que los otros le atri­bu­yen.

Quien no sa­be quién es, se juz­ga a sí mis­mo a par­tir de la mi­ra­da de los de­más y acep­ta el jui­cio ajeno sin cues­tio­nar­lo. No im­por­ta lo que di­ga la eti­que­ta que las otras per­so­nas nos quie­ran co­lo­car: las eti­que­tas nun­ca las ad­hie­ren a nues­tra fren­te; sim­ple­men­te las de­jan en nues­tras ma­nos y so­mos no­so­tros quie­nes de­ci­di­mos qué ha­cer con ellas, si lle­var­las a cues­tas o pi­so­tear­las.

Un ar­gu­men­to que nos alum­bra es el del fa­mo­so cuen­to “El pa­ti­to feo”, de Hans Ch­ris­tian An­der­sen. Son mu­chas las per­so­nas que se sien­ten inade­cua­das y tris­tes co­mo aquel po­bre pa­ti­to, sen­ci­lla­men­te, por­que se juz­gan a tra­vés de la mi­ra­da de los otros. Quie­nes no ha­yan leí­do ja­más es­te cuen­to, per­mí­tan­me con­tar­les bre­ve­men­te que se tra­ta­ba de un pa­ti­to que era di­fe­ren­te del res­to y que, por tal mo­ti­vo, re­ci­bía las bur­las y el des­pre­cio de los de­más pa­ti­tos. Era más gran­de que los otros, de co­lor di­fe­ren­te, al­go des­gar­ba­do, y por es­ta ra­zón los de­más lo veían co­mo el más feo del es­tan­que. Pe­ro lo gra­ve, por su­pues­to, no era lo que pen­sa­ban los otros pa­tos: el pro­ble­ma real era que, de tan­to es­cu­char los co­men­ta­rios aje­nos, él ha­bía ter­mi­na­do cre­yen­do lo que esos otros le atri­buían.

En el cé­le­bre cuen­to, el pa­ti­to un día al fin descubre que él es, en reali­dad, un cis­ne, y que por eso se veía di­fe­ren­te. Y en cuan­to descubre su ver­da­de­ra na­tu­ra­le­za, ya no se que­da con los pa­ti­tos que tan­to lo desai­ra­ban ni si­gue es­pe­ran­do ser acep­ta­do. Lo que ha­ce es aban­do­nar el es­tan­que de los pa­tos pa­ra ir­se con los su­yos, con otros cis­nes, al lu­gar que en ver­dad les per­te­ne­ce.

Po­dría­mos de­cir que en el es­tan­que de los pa­tos, el cis­ne se sen­tía co­mo se sien­ten mu­chos se­res que vi­ven es­pe­ran­do la acep­ta­ción de los de­más: tris­te, in­se­gu­ro, des­ubi­ca­do en el con­tex­to. Co­mo sa­po de otro po­zo. Y es­ta es una cuestión im­por­tan­te, por­que si nos sen­ti­mos "de otro po­zo", lo me­jor se­ría ani­mar­nos a bus­car uno que nos resulte más a gus­to, en lu­gar de se­guir pa­de­cien­do.

Así co­mo el pa­ti­to del cuen­to, hay quie­nes no lo­gran ser fe­li­ces por­que pier­den el tiem­po tra­tan­do de agra­dar a los de­más; de­jan de ser quie­nes son y vi­ven de­trás de un per­so­na­je, lo cual nun­ca re­sul­ta un buen ne­go­cio. Lo sa­lu­da­ble es ser fie­les a no­so­tros mis­mos, per­se­guir nues­tros de­seos, asu­mir quié­nes so­mos y vin­cu­lar­nos con los otros des­de una po­si­ción de au­ten­ti­ci­dad. Si no sa­be­mos quié­nes so­mos, los de­más tam­po­co po­drán de­fi­nir­nos. No po­drán, por mu­cho que lo in­ten­ten, por­que en de­fi­ni­ti­va, los pa­tos no son ca­pa­ces de ad­ver­tir quién es un cis­ne. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.