Un de­tec­ti­ve ba­jo la som­bri­lla

La Voz del Interior - Rumbos - - BAJORELIEVE - POR CRIS­TI­NA BA­JO

Hay un gé­ne­ro li­te­ra­rio es­pe­cial pa­ra leer en ve­rano: el po­li­cial en to­das sus ver­sio­nes, así que hoy les pro­pon­go una guía de au­to­res pa­ra dis­fru­tar du­ran­te las va­ca­cio­nes, ya sea en la ciu­dad, en las sie­rras o en la cos­ta.

Pa­ra quie­nes no lo ha­yan leí­do, re­co­mien­do a Ian Ran­kin, un es­co­cés de nues­tros días, tan fa­mo­so que al­gu­nas agencias de tu­ris­mo anun­cian que par­te del re­co­rri­do por Edim­bur­go in­clu­ye una vi­si­ta a un an­ti­guo ca­fé –de aque­llos a los que só­lo los lu­ga­re­ños con­cu­rren–, don­de Ran­kin, que cuen­ta con va­rios pre­mios li­te­ra­rios, de los más im­por­tan­tes en es­te gé­ne­ro, acu­de dia­ria­men­te por su ca­fé o whisky dia­rio: en la mis­ma me­sa, ha es­cri­to ca­si to­das sus no­ve­las.

Su per­so­na­je es el de­tec­ti­ve Re­bus –que cuen­ta con una ex­ce­len­te se­rie po­li­cial de tevé–, cu­yos ca­sos, es­toy se­gu­ra, atra­pa­rán a los adic­tos al gé­ne­ro ne­gro. Si de­ci­den bus­car la se­rie, eli­jan la más nue­va, don­de Ken Stott lo per­so­ni­fi­ca. La de John Han­na, an­te­rior, es me­dio­cre. Los li­bros que más me gus­ta­ron: Enel jar­dín de las som­bras,y Uñas y dien­tes.

Una au­to­ra que se­du­ce a mu­chos es Fred Var­gas, so­bre la que es­cri­bí ha­ce un tiem­po en es­ta mis­ma co­lum­na. Sus li­bros son muy atrac­ti­vos, es­pe­cial­men­te por sus per­so­na­jes: al­gu­nos tie­nen co­mo pro­ta­go­nis­tas a tres jó­ve­nes his­to­ria­do­res, a los que lla­ma “los tres evan­ge­lis­tas”, por sus nom­bres; son doc­to­res en His­to­ria e in­ter­vie­nen, con su sa­ber, en dis­tin­tos ca­sos que resuelven ayu­dan­do a la ley: uno se es­pe­cia­li­za en his­to­ria an­ti­gua, otro en el Me­dioe­vo y el ter­ce­ro en la eta­pa de la Pri­me­ra y Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Ocu­pan una ca­so­na an­ti­gua, don­de ca­da uno ha­bi­ta en un pi­so y el pa­dre de uno de ellos –per­so­na­je con un os­cu­ro pa­sa­do– la plan­ta ba­ja. El que más me gus­tó de es­tos es Sin ho­gar ni lu­gar.

Su otro per­so­na­je es el co­mi­sa­rio Adams­berg, un hom­bre de los Ba­jos Pi­ri­neos que ha tra­ba­ja­do en lo que se lla­ma “los pue­blos de pie­dra”; es in­tui­ti­vo, ex­tra­ño, des­or­de­na­do y rea­cio a obe­de­cer a las au­to­ri­da­des, a las que pre­fie­re en­ga­ñar. Y co­mo hom­bre ru­ral, tie­ne muy pre­sen­te las ex­tra­ñas le­yen­das de la Fran­cia pro­fun­da, que pa­re­ce vi­vir en un sue­ño le­gen­da­rio. Uno de los tí­tu­los que me atra­pó: La ter­ce­ra Vir­gen; de ya­pa: Hu­ye rá­pi­do, ve­te le­jos.

La au­to­ra, fran­ce­sa, es his­to­ria­do­ra es­pe­cia­li­za­da en el Me­dioe­vo y ha re­ci­bi­do pre­mios im­por­tan­tes en la no­ve­la ne­gra, ade­más del Prin­ce­sa de As­tu­rias de las Le­tras. Al­gu­nos de sus li­bros se han fil­ma­do co­mo pe­lí­cu­las y otros fue­ron con­ver­ti­dos en se­ries.

Mi ter­ce­ra re­co­men­da­ción es una de mis au­to­ras pre­fe­ri­das, fa­lle­ci­da ha­ce al­gu­nos años a una edad avan­za­da: P.D.Ja­mes, o Phy­llis Do­rothy Ja­mes. Co­men­zó a edi­tar en la se­gun­da mi­tad del si­glo XX y con­ti­nuó has­ta su muer­te, en 2014, en Ox­ford.

Británica, re­ci­bió los más al­tos pre­mios en su gé­ne­ro y, ade­más, fue Ba­ro­ne­sa de Ho­lland Park. Sus no­ve­las se han lle­va­do al ci­ne y se fil­ma­ron en se­rie, aun­que con cier­ta dis­con­ti­nui­dad. En­tre las que más me gus­ta­ron: Po­co digno pa­ra una mu­jer –con su per­so­na­je, Cor­de­lia, de­tec­ti­ve pri­va­do– y Sa­bor a muer te, con el de­tec­ti­ve Adam Dal­gliesh, de Scotland Yard. Bus­quen los edi­ta­dos por Su­da­me­ri­ca­na, tie­ne las me­jo­res tra­duc­cio­nes.

Su­ge­ren­cias: 1) Pa­ra los que quie­ren es­cri­bir po­li­cia­les, leer To­do lo que sé de no­ve­la ne­gra, de P.D. Ja­mes. Creo que es­tá dis­po­ni­ble pa­ra Ebook; 2) Leer a Pe­tros Mar­ka­ris, un grie­go ex­ce­len­te, con su per­so­na­je Kos­tas Ja­ri­tos; 2) A Don­na Leon, con su co­mi­sa­rio Bru­net­ti, hom­bre de fa­mi­lia, en una Ve­ne­cia an­ti­gua y a la vez ac­tual. ¡Y no se pier­dan sus re­ce­tas de co­mi­das ita­lia­nas! ¡Inol­vi­da­bles! •

Las no­ve­las po­li­cia­les son idea­les pa­ra leer en ve­rano. Y, de pa­so, po­de­mos ir si­guien­do sus ver­sio­nes lle­va­das al ci­ne o a la tevé.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.