Fie­bre de “scan­di­noir” por la no­che

Rumbos - - Psico - POR DIE­GO MARINELLI

El ABC del “scan­di­noir”: in­ves­ti­ga­do­res ape­sa­dum­bra­dos y no­bles, crí­me­nes bru­ta­les que sa­cu­den la mo­do­rra de so­cie­da­des po­co acos­tum­bra­das a los so­bre­sal­tos y es­ce­na­rios mar­ca­dos por los gran­des pai­sa­jes del Nor­te.

A prio­ri uno pen­sa­ría que los paí­ses nór­di­cos son el úl­ti­mo lu­gar del mun­do pa­ra que aflo­re el gé­ne­ro po­li­cial. To­das na­cio­nes glo­bal­men­te re­co­no­ci­das por su Es­ta­do de bie­nes­tar, sus es­ca­sí­si­mas ten­sio­nes so­cia­les y sus al­tos ni­ve­les de igual­dad y se­gu­ri­dad ur­ba­na. Y sin em­bar­go… Des­de me­dia­dos del si­glo XX, ahí en el nor­te de Eu­ro­pa es­tu­vo el se­mi­lle­ro de la me­jor li­te­ra­tu­ra “ne­gra” de Eu­ro­pa, que in­flu­yó pro­fun­da­men­te au­to­res de to­das par­tes. Los pio­ne­ros fue­ron Maj Sjö­wall y Per Wah­löö, un ma

tri­mo­nio sueco que es­cri­bía a dos ma­nos, crea­do­res de un per­so­na­je ma­ra­vi­llo­so, el co­mi­sa­rio Mar­tin Beck (en la Ar­gen­ti­na sus li­bros es­tán edi­ta­dos por RBA). En la dé­ca­da del 60, Sjö­wall y Wah­löö de­fi­nie­ron el ABC del po­li­cial de raí­ces nór­di­cas: in­ves­ti­ga­do­res ape­sa­dum­bra­dos y no­bles, con fre­cuen­tes pro­ble­mas de al­coho­lis­mo o de­pre­sión, crí­me­nes bru­ta­les que sa­cu­den la mo­do­rra de so­cie­da­des po­co acos­tum­bra­das a los so­bre­sal­tos, ca­sos que in­ter­pe­lan las con­di­cio­nes po­lí­ti­cas, so­cia­les y

eco­ló­gi­cas de su tiem­po y es­ce­na­rios mar­ca­dos por los gran­des pai­sa­jes del Nor­te, sus bos­ques, sus es­te­pas, sus la­gos y sus pue­bli­tos tan en­tra­ña­bles co­mo so­li­ta­rios.

Des­de esa ba­se se cons­ti­tu­yó un tre­men­do boom li­te­ra­rio, pro­ta­go­ni­za­do por au­to­res de la ta­lla de Hen­ning Man­kell, Stieg Lars­son, Asa Lars­son, Ca­mi­lla Läck­berg, Jo Nes­bø y tan­tos más, que con­quis­ta­ron mi­llo­nes de lec­to­res a lo lar­go y lo an­cho del pla­ne­ta. Ca­si de for­ma na­tu­ral, la edad do­ra­da de las se­ries de te­le­vi­sión que es­ta­mos

Pio­ne­ros. Maj Sjö­wall y Per Wah­löö, un ma­tri­mo­nio sueco que es­cri­bía a dos ma­nos, sen­ta­ron en los años 60 las ba­ses del boom del po­li­cial nór­di­co. Su per­so­na­je em­ble­má­ti­co es el co­mi­sa­rio Mar­tin Beck. vi­vien­do en las úl­ti­mas dé­ca­das se nu­trió de es­ta can­te­ra y los po­li­cia­les nór­di­cos se con­vir­tie­ron en uno de los gé­ne­ros más abun­dan­tes de la ma­yor par­te de las pla­ta­for­mas de stream­ning.

El pe­rio­dis­mo cul­tu­ral, siem­pre ve­loz pa­ra la crea­ción de eti­que­tas, le pu­so el nom­bre de “es­can­di­noir” a es­te uni­ver­so te­le­vi­si­vo, un sin­cre­tis­mo en­tre “es­can­di­na­vo” y el tér­mino “noir”, que ha­ce re­fe­ren­cia a la “no­ve­la ne­gra”. A co­mien­zos de si­glo XXI, lle­ga­ron los pri­me­ros bom­ba­zos: una se­rie ins­pi­ra­da en la sa­ga del ins­pec­tor Kurt Wa­llan­der, crea­do por el gran Hen­ning Man­kell, y las mag­ní­fi­cas Forbry­del­sen y Bron/ Broen, que pron­ta­men­te tu­vie­ron sus adap­ta­cio­nes pa­ra las au­dien­cias “glo­ba­les”: The ki­lling y The brid­ge, res­pec­ti­va­men­te. El éxi­to de es­tas se­ries pio­ne­ras abrió la puer­ta pa­ra que el gé­ne­ro se mul­ti­pli­ca­ra al in­fi­ni­to, y tras ellas lle­ga­ron un mon­tón de pro­duc­cio­nes nór­di­cas y otras tan­tas bri­tá­ni­cas, fran­ce­sas y es­ta­dou­ni­den­ses que les “co­pian” el es­ti­lo, co­mo Hin­ter­land, Zo­na blan­ca y Chi­cas per­di­das.

Es­tos tiempos de en­cie­rro pan­dé­mi­co y tem­pe­ra­tu­ras in­ver­na­les son un gran mo­men­to pa­ra des­cu­brir al­gu­nas per­las del “scan­di­noir”. Net­flix, co­mo era de su­po­ner, con­cen­tra la ma­yor can­ti­dad de tí­tu­los, en­tre ellos la is­lan­de­sa Ca­se, que tie­ne co­mo pro­ta­go­nis­ta a una in­ves­ti­ga­do­ra to­tal­men­te ale­ja­da de los es­te­reo­ti­pos de­tec­ti­ves­cos, que arran­ca con el sui­ci­do de una ado­les­cen­te, dis­pa­ra­dor de una tra­ma cen­tra­da en las os­cu­ri­da­des de una red de por­no­gra­fía in­fan­til.

Bor­der­li­ner, por su par­te, es una se­rie no­rue­ga, de am­bien­te tan as­fi­xian­te co­mo atra­pan­te, que bu­cea en las re­des de nar­co­trá­fi­co y co­rrup­ción de los bos­co­sos te­rri­to­rios fron­te­ri­zos en­tre No­rue­ga y Sue­cia. Fi­nal­men­te, mi pre­fe­ri­da: Trap­ped, una ma­ra­vi­lla tam­bién is­lan­de­sa, es­tre­na­da en 2015, que tie­ne al me­jor per­so­na­je de to­do el uni­ver­so “scan­di­noir”, el de­li­cio­sa­men­te per­de­dor po­li­cía An­dri Ólafs­son. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.