2020 sin ma­ni­co­mios, ¿es po­si­ble aún en Cór­do­ba?

La Voz del Interior - - Opinión - Iván Ase* * Mé­di­co; ma­gís­ter en Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca, do­cen­te e in­ves­ti­ga­dor uni­ver­si­ta­rio

En 2010, la Or­ga­ni­za­ción Pa­na­me­ri­ca­na de la Sa­lud (OPS) con­vo­có la Con­fe­ren­cia Re­gio­nal de Sa­lud Men­tal en la Ciu­dad de Pa­na­má. La de­cla­ra­ción que allí se con­sen­suó es co­no­ci­da co­mo el Con­sen­so de Pa­na­má.

Allí se ex­pre­sa cla­ro el an­he­lo de erra­di­car el mo­de­lo ma­ni­co­mial en la pró­xi­ma dé­ca­da, el que da sen­ti­do a la con­sig­na: “La dé­ca­da del sal­to ha­cia la co­mu­ni­dad: por un con­ti­nen­te sin ma­ni­co­mios en 2020”.

Sin ma­ni­co­mios sig­ni­fi­ca, en es­te con­tex­to, una pro­fun­da trans­for­ma­ción de las prác­ti­cas en sa­lud men­tal a fa­vor de abor­da­jes co­mu­ni­ta­rios, par­ti­ci­pa­ti­vos e in­clu­yen­tes, y la re­con­ver­sión de las vie­jas ins­ti­tu­cio­nes psi­quiá­tri­cas mo­no­va­len­tes en mo­der­nas ins­ti­tu­cio­nes po­li­va­len­tes que in­clu­yan a la sa­lud men­tal en los ám­bi­tos de las prác­ti­cas de la sa­lud en ge­ne­ral.

Aho­ra bien, ¿se es­tá avan­zan­do en Cór­do­ba en es­ta di­rec­ción? ¿Se es­tán to­man­do de­ci­sio­nes de cambio es­truc­tu­ral en el sis­te­ma? ¿Es po­si­ble pen­sar que el cum­pli­mien­to de es­ta me­ta es aún po­si­ble en nues­tra pro­vin­cia? ¿O ya se con­vir­tió en una “pu­ra ex­pre­sión de de­seos”, to­tal­men­te irrea­li­za­ble en el con­tex­to ac­tual?

El aná­li­sis de tres as­pec­tos de la po­lí­ti­ca pú­bli­ca en sa­lud men­tal nos pue­de acer­car al­gu­nas res­pues­tas al res­pec­to.

En pri­mer lu­gar, en ma­te­ria de re­cur­sos, el Pre­su­pues­to pro­vin­cial 2017 mues­tra que ca­si el 10 por cien­to de lo des­ti­na­do a la Fi­na­li­dad Sa­lud se asig­na al área de sa­lud men­tal. Ci­fra pi­so que re­co­mien­dan los or­ga­nis­mos sa­ni­ta­rios in­ter­na­cio­na­les.

Es­to se lo­gra me­dian­te una más pre­ci­sa y trans­pa­ren­te impu­tación de los re­cur­sos y un ma­yor es­fuer­zo en ma­te­ria de lu­cha con­tra las adic­cio­nes y man­te­ni­mien­to edi­li­cio hos­pi­ta­la­rio.

Sin em­bar­go, del to­tal de re­cur­sos pre­su­pues­ta­dos pa­ra sa­lud men­tal (1.127.113.000 pe­sos), más del 80 por cien­to se des­ti­na a las ins­ti­tu­cio­nes mo­no­va­len­tes, mien­tras que del to­tal asig­na­do al man­te­ni­mien­to edi­li­cio hos­pi­ta­la­rio (133.770.000 pe­sos), ca­si el 80 por cien­to (106.770.000 pe­sos) se des­ti­na a re­fac­cio­nes en los tres hos­pi­ta­les co­lo­nia pro­vin­cia­les y pa­ra dar ini­cio a la cons­truc­ción de una nue­va, y de du­do­sa prio­ri­dad, me­ga­ins­ti­tu­ción mo­no­va­len­te que al­ber­ga­ría a los ac­tua­les Hos­pi­tal Neu­ro­psi­quiá­tri­co, Ipad, Casa del Jo­ven y Cen­tro de Reha­bi­li­ta­ción So­cio La­bo­ral. El 20 por cien­to res­tan­te ($ 27.000.000) se des­ti­na a la cons­truc­ción de co­mu­ni­da­des te­ra­péu­ti­cas pa­ra el tra­ta­mien­to de adic­cio­nes.

Es de­cir, aun re­co­no­cien­do el ma­yor es­fuer­zo pre­su­pues­ta­rio pa­ra el área, los re­cur­sos asig­na­dos con­so­li­dan la dis­tri­bu­ción tra­di­cio­nal a fa­vor de las ins­ti­tu­cio­nes mo­no­va­len­tes y son ca­si inexis­ten­tes los re­cur­sos des­ti­na­dos a nue­vos dis­po­si­ti­vos no ma­ni­co­mia­les.

En se­gun­do lu­gar, y vin­cu­la­do con lo an­te­rior, los re­cur­sos des­ti­na­dos a los hos­pi­ta­les psi­quiá­tri­cos mo­no­va­len­tes no se en­cuen­tran en­mar­ca­dos en pro­ce­sos de trans­for­ma­ción, en el sen­ti­do de re­con­ver­tir­los en hos­pi­ta­les po­li­va­len­tes, tal co­mo lo hi­cie­ron y lo es­tán ha­cien­do va­rias pro­vin­cias ar­gen­ti­nas.

Por el con­tra­rio, pa­re­ce que la in­ver­sión edi­li­cia sir­ve pa­ra apun­ta­lar un sis­te­ma de sa­lud men­tal pro­vin­cial con eje en hos­pi­ta­les mo­no­va­len­tes, en me­jo­res con­di­cio­nes que las ac­tua­les, pero no en sin­to­nía con las re­co­men­da­cio­nes in­ter­na­cio­na­les en la ma­te­ria.

Por úl­ti­mo, un pro­ce­so de des­ma­ni­co­mia­li­za­ción co­mo el se­ña­la­do re­quie­re la con­for­ma­ción de una red de equi­pos de sa­lud men­tal en el pri­mer ni­vel de aten­ción mu­ni­ci­pal de to­da la pro­vin­cia, que pue­da con­te­ner y abor­dar la ma­yo­ría de los pro­ble­mas de sa­lud men­tal allí don­de vi­ven las per­so­nas o gru­pos que los pa­de­cen.

La crí­ti­ca si­tua­ción fi­nan­cie­ra de los mu­ni­ci­pios y la fal­ta de asistencia por par­te de la Pro­vin­cia ha­cen im­po­si­ble que es­to su­ce­da en la ac­tua­li­dad.

En de­fi­ni­ti­va, más allá del dis­cur­so de las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias ac­tua­les en re­la­ción con su com­pro­mi­so con la con­sig­na se­ña­la­da al ini­cio, los es­fuer­zos rea­li­za­dos has­ta el mo­men­to pa­ra avan­zar en el pro­ce­so de des­ma­ni­co­mia­li­za­ción en la pro­vin­cia no pa­san de ser par­cia­les e in­su­fi­cien­tes, cuan­do no con­tra­dic­to­rios.

Una Cór­do­ba sin ma­ni­co­mios en 2020 re­quie­re más que bue­nas in­ten­cio­nes y pro­me­sas: ne­ce­si­ta un fuer­te pro­ce­so de cons­truc­ción de ca­pa­ci­da­des po­lí­ti­cas, ad­mi­nis­tra­ti­vas, téc­ni­cas y pre­su­pues­ta­rias, que den sus­ten­to a un cambio es­truc­tu­ral de nues­tro sis­te­ma y evi­ten que nues­tro an­he­lo ter­mi­ne se­pul­ta­do en el ce­men­te­rio de con­sig­nas ol­vi­da­das del cam­po de la sa­lud.

SIN MA­NI­CO­MIOS SIG­NI­FI­CA UNA TRANS­FOR­MA­CIÓN EN LAS PRÁC­TI­CAS DE SA­LUD MEN­TAL A FA­VOR DE ABOR­DA­JES CO­MU­NI­TA­RIOS.

(LA VOZ)

Neu­ro­psi­quiá­tri­co. Una ins­ti­tu­ción cues­tio­na­da en el si­glo 21.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.