La Mar­cha del Or­gu­llo Di­si­den­te co­pa hoy las ca­lles

Hoy se rea­li­za una nue­va Mar­cha del Or­gu­llo, mar­ca­da por la mú­si­ca y la dan­za. Có­mo han cre­ci­do en Cór­do­ba es­ta y otras fies­tas que tam­bién ce­le­bran la in­clu­sión.

La Voz del Interior - - Página Delantera - Noe­lia Mal­do­na­do y Ju­lia­na Ro­drí­guez vos@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Glit­ter, mú­si­ca pop, glo­bos y una ca­ra­va­na dan­zan­te que le po­ne co­lor al as­fal­to. Quie­nes al­gu­na vez fue­ron a la Mar­cha del Or­gu­llo sa­ben de qué se tra­ta es­ta ac­ción de re­cla­mo y de vi­si­bi­li­za­ción del co­lec­ti­vo LGBTIQ (les­bia- nas, gays, bi­se­xua­les, trans, in­ter­sex y queer) que hoy co­mien­za a las 17 y cul­mi­na­rá en un es­ce­na­rio al la­do del Buen Pas­tor.

La tra­di­ción que une fies­ta, in­clu­sión y re­cla­mo de de­re­chos se re­pi­te en el mun­do. En Es­ta­dos Uni­dos, la Pri­de Pa­ra­de se ce­le­bra el 28 de ju­nio, fe­cha en la que, en 1969, la Po­li­cía de Nue­va York reali­zó una re­da­da con­tra el pub Sto­ne­wall y en la que, por pri­me­ra vez, el co­lec­ti­vo gay res­pon­dió con ma­ni­fes­ta­cio­nes.

En Ar­gen­ti­na, en cam­bio, la mar­cha se ce­le­bra en no­viem­bre, li­ga­da a la crea­ción de Nues­tro Mun­do, el pri­mer mo­vi­mien­to gay po­lí­ti­ca­men­te or­ga­ni­za­do del país. En Bue­nos Ai­res, la pri­me­ra Mar­cha del Or­gu­llo se reali­zó en 1992 y, en Cór­do­ba, es­te año se ha­ce la dé­ci­ma.

Ber­lín, Ma­drid, San Fran­cis­co o Cór­do­ba, una de las ca­rac­te­rís­ti­cas que une a to­das las mar­chas que se ha­cen en el mun­do es el ver­bo “ce­le­brar”. Co­mo en la his­tó­ri­ca ca­tar­sis de los car­na­va­les, en los que la so­cie­dad ha­ce un pa­rén­te­sis pa­ra acep­tar lo que es­ca­pa de la nor­ma, las ce­le­bra­cio­nes di­ver­sas en­con­tra­ron una sin­gu­lar ma­ne­ra de que la fies­ta acom­pa­ñe sus re­cla­mos po­lí­ti­cos.

Per­so­nal y po­lí­ti­co

Es­te año, los prin­ci­pa­les ejes de re­cla­mo son: “In­clu­sión la­bo­ral, ju­bi­la­to­ria y sa­ni­ta­ria trans y tra­ves­ti; de­re­chos la­bo­ra­les pa­ra les tra­ba­ja­do­res se­xua­les; bas­ta de vio­len­cia y de ex­clu­sión en la sa­lud y en la edu­ca­ción a nues­tro co­lec­ti­vo LGBTIQ; de­fen­sa de la Edu­ca­ción Se­xual In­te­gral”.

Y hay al­gu­nos cam­bios: la mar­cha par­te a las 17 des­de La Tablada y Ge­ne­ral Paz (y no des­de el par­que Las He­ras, co­mo en las úl­ti­mas edi­cio­nes), y el nom­bre se cam­bió de “Mar­cha del Or­gu­llo y la Di­ver­si­dad” a “Mar­cha del Or­gu­llo Di­si­den­te”.

“‘Di­si­den­cia’ tie­ne una car­ga más re­vo­lu­cio­na­ria que ‘di­ver­si­dad’, por eso cam­bia­mos el nom­bre, por una dispu­ta de sen­ti­do”, acla­ra Ma­riano Pai­llet, in­te­gran­te de Ra­dio Re­vés y de la Me­sa Coor­di­na­do­ra de la mar­cha.

Y ex­pli­ca: “La di­ver­si­dad ha­ce a la idea de que exis­te más que hom­bre/mu­jer, con la di­ver­si­dad se acep­tan a gays y a les­bia­nas mien­tras sean pa­re­ja mo­no­gá­mi­ca y se ca­sen o quie­ran for­mar una fa­mi­lia. En cam­bio, la di­si­den­cia rom­pe con eso, tam­bién so­mos no­bi­na­ries, bi­se­xua­les, de­fen­de­mos el amor li­bre”.

So­bre lo que la ha­ce una mar­cha úni­ca, la ma­ne­ra en la que la fies­ta acom­pa­ña a la de­nun­cia y a la reivin­di­ca­ción, ex­pli­ca: “La idea es sen­tir or­gu­llo por quien uno es. Re­cla­ma­mos que la iden­ti­dad pue­da ser ex­pre­sa­da li­bre­men­te. Sa­li­mos a la ca­lle a bai­lar y a fes­te­jar que so­mos di­ver­sos. Celebramos ocu­pan­do el es­pa­cio pú­bli­co, to­mán­do­lo co­mo pro­pio, por­que la idea es que no que­de en lo pri­va­do. Por­que, co­mo se di­ce, lo per­so­nal es po­lí­ti­co”.

Que si­ga la fies­ta Jus­ta­men­te, en una ciu­dad cu­yos es­pa­cios pú­bli­cos du­ran­te años es­tu­vie­ron ve­da­dos a las ex­pre­sio­nes de la di­ver­si­dad, fue­ron las dis­co­te­cas, los bo­li­ches y los pubs los pri­me­ros en abrir las puer­tas que las ins­ti­tu­cio­nes man­te­nían ce­rra­das a las mi­no­rías.

“Qui­zás hoy la idea de ‘bo­li­che gay’ en sí mis­ma es­tá en desuso, pe­ro si­gue sien­do un es­pa­cio en el que las di­si­den­cias se sien­ten se­gu­ras. Por­que si­gue pa­san­do que en bo­li­ches ‘de eli­te’ echen a dos chi­cos o chi­cas que se be­san, o im­pi­dan el ac­ce­so a una per­so­na trans”, agre­ga Ma­riano.

En Cór­do­ba, es­pa­cios cla­ve de la cul­tu­ra di­ver­sa han si­do, en­tre mu­chos otros, Han­gar 18, Beep y Zen Dis­co.

“Zen Dis­co no es un bo­li­che gay. La gen­te quie­re en­ca­si­llar a cier­tas per­so­nas en tri­bus y en gru­pos: hé­te­ros, gays, bi­se­xua­les. Nues­tra idea, des­de el co­mien­zo, fue te­ner un lu­gar plu­ral, di­ver­so, don­de las per­so­nas en­tra­ran co­mo per­so­nas. No nos in­tere­sa su iden­ti­dad se­xual. Si to­dos pen­sá­ra­mos de esa ma­ne­ra, se­ría más fá­cil. Sim­ple­men­te, pe­di­mos res­pe­to y abri­mos es­te uni­ver­so de co­lo­res”, di­ce Ma­ría Lau­ra Gar­cía, pro­duc­to­ra de even­tos en Zen, la dis­co­te­ca que fun­dó Nés­tor La­to­rre.

Zen es­tá por cum­plir 13 años (“13 años de des­par­pa­jo, mú­si­ca y es­pec­tácu­lo”, agre­ga Ma­ría Lau­ra), tiem­po en el que la ciu­dad ha cam­bia­do mu­cho.

Del con­cep­to gay friendly, que se

La mar­cha sa­le des­de la Pla­za de los Pre­si­den­tes Ar­gen­ti­nos Cor­do­be­ses (La Tablada y Ge­ne­ral Paz) ha­cia el es­ce­na­rio si­tua­do al la­do del Pa­seo del Buen Pas­tor. Los nú­me­ros ar­tís­ti­cos: Nin­fas, Su­dor Ma­ri­ka y Es­la­bra­va. Ade­más, DJ Flor QM y Lau­ta­ro Go­doy.

Por otro la­do, en Club Paraguay (Los An­des 99) se rea­li­za­rá, a las 23, la Fies­ta de la Di­ver­si­dad, con Kum­bia Queers, Su­dor Ma­ri­ka y Tran­ki Pun­ki, en­tre otros. En­tra­das en al­po­go.com usó en la dé­ca­da pa­sa­da pa­ra ca­ta­lo­gar a ba­res y a lu­ga­res que “acep­ta­ban” gays (idea que ac­tual­men­te es cri­ti­ca­da por su no­ción de “to­le­rar” o “per­mi­tir”, en lu­gar de “in­cluir”), se pa­só en los úl­ti­mos años a la pro­li­fe­ra­ción de fies­tas di­ver­sas con un có­di­go abier­to.

“Cuan­do em­pe­cé a sa­lir, en­con­tré un bo­li­che gay y me sen­tí tan bien que nun­ca más qui­se ir a otro. Ahí me sen­tía li­bre y na­die me mo­les­ta­ba. To­dos pa­sa­mos por esa ex­pe­rien­cia, por eso los lu­ga­res se agran­da­ron mu­cho más has­ta lle­gar a las fies­tas de hoy”, di­ce Jes­si­ca Mar­to­rell, una de las pro­duc­to­ras de las fies­tas Lim­bo Pop.

Y agre­ga: “An­tes que no­so­tros hu­bo un mo­vi­mien­to al que le lle­vó mu­chos años en­con­trar es­te lu­gar. Por eso es im­por­tan­te que la co­mu­ni­dad se man­ten­ga uni­da, que­dan un mon­tón de si­tua­cio­nes que hay que eli­mi­nar. To­da­vía hay mu­chas per­so­nas que su­fren den­tro del cló­set”.

Penélope Fran­co­ni, la pro­duc­to­ra de la Fies­ta de la Di­ver­si­dad que se rea­li­za es­ta no­che en Club Paraguay, tie­ne en su ha­ber otras ce­le­bra­cio­nes di­si­den­tes, co­mo la GRL PWR. Des­de ha­ce 15 años, tran­si­ta los clu­bes noc­tur­nos de Cór­do­ba y no­ta los cam­bios de los úl­ti­mos tiem­pos, so­bre to­do, có­mo es­tas fies­tas se han con­ver­ti­do en con­vo­ca­to­rias pa­ra to­do el mun­do.

“To­des es­ta­mos apren­dien­do a es­tar jun­tos en un lu­gar. Es­tu­vi­mos pe­lean­do pa­ra que eso su­ce­da y, aho­ra, fi­nal­men­te pa­sa. La lu­cha, pri­me­ro, es in­ter­na; lue­go, una vez que es­tás afue­ra y te sen­tís li­bre, po­dés sen­tir­te bien en cual­quier la­do”.

SA­LI­MOS A LA CA­LLE A FES­TE­JAR QUE SO­MOS DI­VER­SOS. CELEBRAMOS OCU­PAN­DO EL ES­PA­CIO PÚ­BLI­CO.

Ma­riano Pai­llet, Me­sa Coor­di­na­do­ra de la Mar­cha del Or­gu­llo Di­si­den­te

ZEN DIS­CO NO ES UN ‘BO­LI­CHE GAY’. NUES­TRA IDEA FUE TE­NER UN LU­GAR PLU­RAL, DI­VER­SO.

Ma­ría Lau­ra Gar­cía, de Zen Dis­co.

(RA­MI­RO PE­REY­RA / AR­CHI­VO)

Mar­char bailando. En Cór­do­ba, ya se han he­cho nue­ve mar­chas del Or­gu­llo.

(NI­CO­LÁS BRA­VO / AR­CHI­VO)

Co­lo­res de una ban­de­ra. La ban­de­ra de la di­ver­si­dad LGBTIQ, un em­ble­ma de las mar­chas del or­gu­llo.

(FA­CE­BOOK ZEN)

No­ches de Zen. La dis­co tie­ne una gran tra­yec­to­ria de es­pec­tácu­los de drag queen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.