El avan­ce de las mu­je­res en la po­lí­ti­ca

La Voz del Interior - - Opinión -

Más de un cen­te­nar de mu­je­res se sen­ta­rá, a par­tir de enero, en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes de Es­ta­dos Uni­dos. Es una cifra his­tó­ri­ca que mar­ca el avan­ce de la mu­jer en la po­lí­ti­ca, al­go que se evi­den­cia en el al­to por­cen­ta­je de can­di­da­tas que hu­bo en la re­cien­te elec­ción.

De to­das ma­ne­ras, por aho­ra con­ti­núa la pri­ma­cía nu­mé­ri­ca mas­cu­li­na. La cá­ma­ra tie­ne 435 dipu­tados. Al­go más de 100 mu­je­res ape­nas ro­zan el 25 por cien­to. Pe­ro has­ta es­tas elec­cio­nes só­lo ha­bía 84 mu­je­res. La di­fe­ren­cia es con­si­de­ra­ble.

Los ana­lis­tas se­ña­lan que la lle­ga­da de Do­nald Trump a la pre­si­den­cia, en 2016, sig­ni­fi­có un nue­vo im­pul­so pa­ra el fe­mi­nis­mo es­ta­dou­ni­den­se.

La his­tó­ri­ca Mar­cha de las Mu­je­res, el día si­guien­te de la asun­ción de Trump, fue el co­mien­zo sim­bó­li­co de una nue­va era. An­te un pre­si­den­te ma­chis­ta y mi­só­gino, que ha­bía de­ni­gra­do a la mu­jer a lo lar­go de su cam­pa­ña elec­to­ral y que se ha­bía im­pues­to a una mu­jer (Hi­llary Clin­ton), aun­que ella hu­bie­ra co­se­cha­do ma­yor can­ti­dad de vo­tos, las mu­je­res sa­lie­ron en ma­sa a las ca­lles pa­ra de­fen­der sus de­re­chos y su dig­ni­dad.

Dos años más tar­de, y en me­dio de los cim­bro­na­zos que si­gue pro­vo­can­do la cam­pa­ña #MeToo –que ex­po­ne y de­nun­cia los abu­sos se­xua­les su­fri­dos por mi­les de mu­je­res en el mun­do ar­tís­ti­co, po­lí­ti­co, em­pre­sa­rial, ju­di­cial y de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción–, la re­cien­te elec­ción aca­so re­pre­sen­te, con los años, un hi­to.

To­do pa­re­ce in­di­car que los vie­jos tiem­pos de la he­ge­mo­nía po­lí­ti­ca mas­cu­li­na, blan­ca, he­te­ro­se­xual y an­glo­sa­jo­na ya no vol­ve­rán.

El Par­ti­do De­mó­cra­ta se es­ta­ría con­vir­tien­do en el ca­nal pre­fe­ri­do pa­ra la par­ti­ci­pa­ción fe­me­ni­na: tres de ca­da cua­tro can­di­da­tas lo fue­ron con su se­llo.

El Par­ti­do Re­pu­bli­cano, por el con­tra­rio, no só­lo con­tó con po­cas mu­je­res, sino que, ade­más, aho­ra tie­ne que pro­ce­sar lo que pa­ra ellos es una hu­mi­lla­ción: que al­gu­nos de sus can­di­da­tos fue­ran de­rro­ta­dos por las can­di­da­tas de su his­tó­ri­co ri­val.

Por ejem­plo, la de­mó­cra­ta Deb­bie Mu­car­sel-Po­well, na­ci­da en Ecua­dor y na­cio­na­li­za­da es­ta­dou­ni­den­se, re­pre­sen­tan­te de Flo­ri­da, de­jó fue­ra del Con­gre­so al re­pu­bli­cano Car­los Cur­be­lo, uno de los con­ser­va­do­res his­pa­nos más co­no­ci­dos.

Jun­to con ella, fue­ron ele­gi­das dipu­tadas las dos pri­me­ras mu­je­res mu­sul­ma­nas, las dos pri­me­ras in­dí­ge­nas y una jo­ven iz­quier­dis­ta la­ti­na, de ori­gen puer­to­rri­que­ño, que se­rá, a sus 29 años, la dipu­tada más jo­ven. En los es­ta­dos de Da­ko­ta del Sur y de Mai­ne, por pri­me­ra vez dos mu­je­res se que­da­ron con la elec­ción de go­ber­na­dor.

En to­do el mun­do, la par­ti­ci­pa­ción igua­li­ta­ria de la mu­jer en la vi­da pú­bli­ca es una reali­dad que ya na­die de­be ig­no­rar. En­ho­ra­bue­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.