El sue­ño del mu­seo, aún pen­dien­te

La Voz del Interior - - Cordobeses -

Exis­ten per­so­nas mar­ca­das por un des­tino y una pa­sión. Jo­sé Ma­ría Ba­rra­le es una de ellas. Por la emo­ción y el en­tu­sias­mo que mues­tra cuan­do cuen­ta su his­to­ria se apre­cia la es­pe­cial re­la­ción que forjó con las ma­qui­na­rias agrí­co­las. Pe­ro su re­la­ción de amor prin­ci­pal es con las co­se­cha­do­ras.

To­do na­ció, co­mo ca­si siem­pre, en la ni­ñez. Ba­rra­le vi­vía de pe­que­ño en un cam­po, a 30 ki­ló­me­tros de San Fran­cis­co.

“La pa­sión por los fie­rros es de to­da la vi­da”, ase­gu­ra aho­ra, a los 52 años. Du­ran­te mu­cho tiem­po fue ma­qui­nis­ta de siem­bras y co­se­chas. Cuan­do se re­ti­ró, se con­vir­tió en co­lec­cio­nis­ta, res­tau­ra­dor, es­cri­tor e his­to­ria­dor de es­tas ma­qui­na­rias a las que lla­ma “rei­nas me­cá­ni­cas”. Así ti­tu­ló tam­bién su pri­mer li­bro.

“Me acuer­do de que en épo­cas de co­se­chas no veía la ho­ra de que to­ca­ra el úl­ti­mo tim­bre de la es­cue­la pa­ra ir­me a mi ca­sa. Aga­rra­ba el ca­ba­llo y me iba al po­tre­ro don­de es­ta­ban mi pa­pá y mis dos tíos co­se­chan­do. Ti­ra­ba la car­te­ra y el guar­da­pol­vo pa­ra co­rrer y su­bir­me a la má­qui­na. Yo en­gan­cha­ba las bol­sas de ar­pi­lle­ra, mi vie­jo las co­sía a mano y las ti­ra­ba por el to­bo­gán”, re­cuer­da aho­ra.

“Era una fies­ta el cam­po pa­ra esa épo­ca por­que ha­bía mu­cho tra­ba­jo. A ve­ces, me po­nía al la­do de mi tío, que era el ma­qui­nis­ta, pa­ra que me de­ja­ra ma­ne­jar. Cuan­do me subía a upa y yo aga­rra­ba el vo­lan­te era co­mo to­car el cie­lo con las ma­nos”, di­ce emo­cio­na­do so­bre el ori­gen de su pa­sión

Un es­pe­cia­lis­ta

Des­de pe­que­ño, Jo­sé Ma­ría se trans­for­mó en es­pe­cia­lis­ta en ma­qui­na­rias ru­ra­les. A par­tir de los 9 años re­co­rría las fe­rias y mues­tras que ha­cían en pue­blos y ciu­da­des ve­ci­nas. “Vi­si­ta­ba ca­da pues­to y pe­día fo­lle­tos”, re­la­ta. “En mi ca­sa los es­tu­dia­ba vien­do las ca­rac­te­rís­ti­cas de ca­da una y es­cri­bía car­tas a las fá­bri­cas pi­dien­do más in­for­ma­ción so­bre las lí­neas de pro­duc­ción”, agre­ga.

Esa ac­ti­vi­dad se trans­for­mó en un hobby pa­ra siem­pre. Hoy cuen­ta con una co­lec­ción de más de 10 mil fo­lle­tos con in­for­ma­ción de ca­da mo­de­lo de co­se­cha­do­ra que se fa­bri­có en el país.

Con so­lo 15 años vi­vió una anéc­do­ta que lo mar­có pa­ra siem­pre: “Mi pa­dre ha­bía com­pra­do una co­se­cha­do­ra de una mar­ca que a mí no me gus­ta­ba”, re­me­mo­ra. Dis­gus­ta­do, no se que­dó con los bra­zos cru­za­dos. “Fui a la ca­sa de un ami­go y es­cri­bí una car­ta a la em­pre­sa Araus, de Noe­tin­ger. Ellos te­nían el me­jor mo­de­lo pa­ra esa épo­ca y les pu­se que es­ta­ba in­tere­sa­do en com­prar­lo. Tam­bién pre­gun­té la fe­cha de en­tre­ga por­que creía que con la otra íba­mos a per­der la co­se­cha de sor­go y esa pér­di­da era gra­ve”, re­la­ta.

A los po­cos días, el ado­les­cen­te re­ci­bió un te­le­gra­ma in­di­can­do que un ven­de­dor lo vi­si­ta­ría pa­ra mos­trar­le pro­duc­tos. “To­da­vía me tiem­blan las pier­nas: el ti­po se asom­bró de que era un pi­be el que ha­bía en­via­do la car­ta. Me pi­dió ha­blar con mis pa­dres y tu­ve que blan­quear la si­tua­ción”, ex­po­ne.

“Mi pa­pá no po­día creer lo que ha­bía he­cho. Pe­ro el ven­de­dor los con­ven­ció pa­ra que va­yan a la fá­bri­ca y al fi­nal vol­vie­ron con el bo­le­to de com­pra de esa co­se­cha­do­ra que yo que­ría”, re­la­ta has­ta con lá­gri­mas en los ojos. “A los po­cos me­ses de­jé de es­tu­diar y me fui co­mo ma­qui­nis­ta a re­co­rrer to­do el país. Im­po­si­ble que me que­de en el au­la si mi pa­sión era el

Al mis­mo tiem­po que re­co­lec­ta­ba in­for­ma­ción, con la que ter­mi­nó es­cri­bien­do tres li­bros, Jo­sé Ma­ría Ba­rra­le em­pe­zó a com­prar co­se­cha­do­ras en desuso, de di­fe­ren­tes épo­cas.

“La pri­me­ra que com­pré pa­ra res­tau­rar fue cuan­do re­cién nos ha­bía­mos ca­sa­do con mi mu­jer; ella me alen­tó pa­ra que lo ha­ga a pe­sar de que nos fal­ta­ban va­rias co­sas en la ca­sa”, ad­mi­te.

A la co­lec­ción se fue­ron su­man­do más y más uni­da­des. Al­gu­nas ya fue­ron res­tau­ra­das y otras es­tán en pro­ce­so. Pe­ro la gran di­fi­cul­tad ya es el lu­gar pa­ra guar­dar­las y pa­ra ima­gi­nar su des­tino fi­nal.

Se­gún cuen­ta, tu­vo el apo­yo de un em­pre­sa­rio de la ve­ci­na lo­ca­li­dad san­ta­fe­si­na de San Vi­cen­te, co­no­ci­da co­mo “la cu­na de las co­se­cha­do­ras”. “Un in­ge­nie­ro de la fir­ma Ber­nar­dín me ofre­ció un ala de una an­ti­gua fá­bri­ca pa­ra mon­tar el mu­seo”, tes­ti­mo­nia.

Pe­ro el san­fran­cis­que­ño ase­gu­ra que ne­ce­si­ta re­cur­sos pa­ra ese pro­yec­to. “Ya pre­sen­té car­pe­tas

TIE­NE MÁS DE 10 MIL FO­LLE­TOS DE MÁ­QUI­NAS RU­RA­LES AR­GEN­TI­NAS Y DE­CE­NAS DE UNI­DA­DES QUE VA RES­TAU­RAN­DO.

cam­po y esa má­qui­na”, re­ma­ta.

Ha­cer his­to­ria

Jo­sé Ma­ría es­tu­vo al vo­lan­te de una co­se­cha­do­ra has­ta 2000. Tres años des­pués, ini­ció otro ca­pí­tu­lo de su ob­se­sión: la de res­ca­tar la his­to­ria de los fa­bri­can­tes de má­qui­nas que fue­ron em­ble­ma y or­gu­llo de la in­dus­tria na­cio­nal.

“En­tre­vis­té a 30 fa­bri­can­tes ar­gen­ti­nos y fue in­creí­ble las his­to­rias que ob­tu­ve en ese ca­mino. No las po­día guar­dar pa­ra mí y de­ci­dí pu­bli­car­las, a pe­sar de no te­ner mu­chos co­no­ci­mien­tos”, afir­ma. En 2007, ese ma­te­rial fue re­co­pi­la­do en su pri­mer li­bro Rei­nas Me­cá­ni­cas, que cuen­ta la his- por to­dos la­dos, pe­ro a nin­gún go­bierno, ni mu­ni­ci­pal ni pro­vin­cial, les in­tere­sa in­ver­tir en eso”, plan­tea.

Ha­ce unos me­ses, le es­cri­bió una car­ta al pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri y le en­vió su pri­mer li­bro pa­ra pe­dir­le ayu­da pa­ra ese mu­seo. “Me lla­ma­ron de Pre­si­den­cia di­cien­do que les in­tere­sa­ba la to­ria de la ma­qui­na­ria agrí­co­la en Ar­gen­ti­na.

“Ese li­bro se ago­tó en su pri­me­ra edi­ción y fue a dis­tin­tas par­tes del mun­do, por el apor­te de nues­tra in­dus­tria a ni­vel mun­dial en es­te ru­bro”, ex­pli­ca.

Eso le abrió con­tac­tos con mu­seos y co­lec­cio­nis­tas de di­fe­ren­tes paí­ses.

Tres años más tar­de, Jo­sé Ma­ría pu­bli­có Los re­yes del sur­co ,su se­gun­do li­bro, y lue­go fue coau­tor de otro con au­to­res de Ale­ma­nia y Fran­cia. “Ten­go lis­to pa­ra edi­tar un ter­ce­ro, al que le su­mé otros 29 fa­bri­can­tes na­cio­na­les, pe­ro por cues­tio­nes eco­nó­mi­cas aún no lo pu­de con­cre­tar”, afir­ma. pro­pues­ta y me pu­sie­ron en con­tac­to con un le­gis­la­dor de Cór­do­ba. Si­go te­nien­do es­pe­ran­za de que nos den una opor­tu­ni­dad de mos­trar el tra­ba­jo que ve­ni­mos rea­li­zan­do y res­ca­tar, so­bre to­do, el es­fuer­zo de esa gen­te que hi­zo gran­de es­te país des­de las fá­bri­cas y los cam­pos. Se­ría un ho­me­na­je a to­dos ellos”, fi­na­li­za Ba­rra­le.

Un des­tino. Ba­rra­le quie­re crear un mu­seo. Le es­cri­bió a Ma­cri por eso.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.