Los mer­ca­dos in­to­ca­bles de la inseguridad

La Voz del Interior - - Sucesos - Juan Fe­de­ri­co En­cru­ci­ja­das jfe­de­ri­co@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Una no­ti­cia tras otra ter­mi­nan por con­for­mar un mo­sai­co que due­le. Que otra vez vuel­ve a po­ner en fo­co el com­ple­jo te­ma de la inseguridad en la ciu­dad de Cór­do­ba.

En po­co más de 24 ho­ras, un ju­bi­la­do sal­vó su vi­da de ca­sua­li­dad, lue­go de que dos mo­to­cho­ros le dis­pa­ra­ron y lo des­po­ja­ron de me­dio mi­llón de pe­sos en Vi­lla Bus­tos; un ju­bi­la­do per­dió par­te de dos de­dos de una mano al in­ten­tar sin éxi­to que los la­dro­nes no le lle­va­ran su uti­li­ta­rio en Dia­go­nal Ica, de ba­rrio Alem, y chi­cos y gran­des que­da­ron cuer­po a tie­rra mien­tras un po­li­cía ti­ra­ba con su pis­to­la y tres la­dro­nes to­ma­ban rehe­nes a me­dia ma­ña­na en ba­rrio Ge­ne­ral Paz.

Fue­ron só­lo tres mues­tras con­se­cu­ti­vas de una reali­dad mu­cho más im­por­tan­te. Ca­sos que sa­lie­ron a la luz me­diá­ti­ca por cues­tio­nes aza­ro­sas an­tes que por la co­mu­ni­ca­ción ofi­cial. Pe­ro in­ten­tar en­cu­brir lo que pa­sa a dia­rio en las ca­lles de Cór­do­ba no sur­te efec­to en las en­cues­tas de hu­mor so­cial, en las que el re­cla­mo por la inseguridad siem­pre es­tá al to­pe.

¿Qué une un arre­ba­to ca­lle­je­ro con un vio­len­to asal­to do­mi­ci­lia­rio? ¿Cuál es la re­la­ción de es­tos epi­so­dios con un au­to le­van­ta­do en me­dio de una ca­lle? Si bien la reac­ción po­lí­ti­ca an­te es­tos ca­sos por lo ge­ne­ral se re­du­ce a pre­sen­tar po­li­cías con es­ca­sa for­ma­ción y gas­tar en ca­da vez más ar­ma­men­to y en pa­tru­llas, po­cas ve­ces se ob­ser­van in­ves­ti­ga­cio­nes ju­di­cia­les que pon­gan en ja­que la ma­triz de­lic­ti­va es­truc­tu­ra­da en Cór­do­ba.

“Lo que hay que pre­gun­tar­se es por qué hay un mer­ca­do pa­ra los ce­lu­la­res, los au­tos y lo que se roba en una ca­sa. Hoy, las de­ten­cio­nes sa­can de la ca­lle a las per­so­nas con­si­de­ra­das pe­li­gro­sas, pe­ro no ata­can el pro­ble­ma de fon­do, que es el mer­ca­do cri­mi­nal, más allá de lo so­cial”, apun­tó Paula Lit­vachky, di­rec­to­ra del Área de Jus­ti­cia y Se­gu­ri­dad del Cen­tro de Es­tu­dios Le­ga­les y So­cia­les (Cels), al por­tal di­gi­tal Red/Ac­ción, en un ar­tícu­lo en el que se in­da­ga so­bre los mo­ti­vos por los que el nú­me­ro de per­so­nas pre­sas cre­ció 12 ve­ces más rá­pi­do que la po­bla­ción ar­gen­ti­na.

Es que las cár­ce­les, des­cri­bió al­gu­na vez un fis­cal pe­nal cor­do­bés, se con­ti­núan cons­tru­yen­do con la­dri­llos de ver­güen­za.

No por­que los que allí es­tén de­po­si­ta­dos sean inocen­tes. Sino por el ca­rác­ter se­lec­ti­vo que tie­nen la ma­yo­ría de las per­se­cu­cio­nes ju­di­cia­les y po­li­cia­les en Cór­do­ba y en el res­to del país.

En los fun­da­men­tos co­no­ci­dos días atrás y por los que se con­de­nó a una ban­da de­di­ca­da al nar­co­me­nu­deo en una zo­na po­bre de la ciu­dad de Cór­do­ba (los al­re­de­do­res del ce­men­te­rio San Vi­cen­te), la jue­za Ma­ría de los Án­ge­les Pa­la­cio de Ara­to se to­mó el tiem­po su­fi­cien­te pa­ra de­jar una re­fle­xión pro­fun­da so­bre có­mo se en­tre­cru­zan la mar­gi­na­li­dad, la dro­ga y la inseguridad.

“Tam­bién es sa­bi­do –la reali­dad lo­cal así nos lo de­mues­tra– que la ma­yor can­ti­dad de los in­vo­lu­cra­dos en es­tos de­li­tos de nar­co­me­nu­deo son per­so­nas vul­ne­ra­bles en lo que res­pec­ta a sus con­di­cio­nes y sus li­mi­ta­cio­nes so­cio­cul­tu­ra­les-eco­nó­mi­cas. Pe­ro lo con­cre­to es que el nar­co­me­nu­deo se ha con­ver­ti­do en un ver­da­de­ro fla­ge­lo y hay que di­men­sio­nar que en mu­chos ca­sos es la an­te­sa­la in­de­fec­ti­ble de otros de­li­tos, al­gu­nos muy gra­ves, con la­men­ta­bles con­se­cuen­cias de pér­di­das de vi­das hu­ma­nas. Es in­ne­ga­ble que el con­su­mo de dro­ga au­men­ta la de­lin­cuen­cia en con­tra de la so­cie­dad en su con­jun­to, y con­si­guien­te­men­te po­ten­cia la inseguridad”, sub­ra­yó la ma­gis­tra­da de la Cá­ma­ra 3ª del Cri­men.

Su diag­nós­ti­co se en­tre­la­za con lo que en­se­ñó en su úl­ti­ma vi­si­ta a Cór­do­ba el re­co­no­ci­do pe­da­go­go ita­liano Fran­ces­co To­nuc­ci: “La es­cue­la no pue­de per­der alum­nos, por­que si los pier­de, los re­ga­la a la cri­mi­na­li­dad”, di­jo. Y a na­die se le ocu­rrió sa­lir a gri­tar que es­ta­ba es­tig­ma­ti­zan­do.

Por­que ha­blar de inseguridad sig­ni­fi­ca po­ner­se al­gu­na vez a de­ba­tir en se­rio. Sa­lir de las po­lé­mi­cas inú­ti­les so­bre la por­ta­ción de ar­mas, la xe­no­fo­bia li­via­na o la edad de impu­tabi­li­dad, pa­ra in­ten­tar ana­li­zar de ver­dad sus raí­ces.

Si to­do el mun­do se ar­ma, si se ex­pul­sa a los “pe­li­gro­sos” ex­tran­je­ros hi­jos de paí­ses ve­ci­nos y si en­car­ce­la­mos a pi­bes de 14 o de 16 años, só­lo ten­dre­mos que sa­lir a bus­car más ce­men­te­rios y cár­ce­les. La inseguridad va a con­ti­nuar allí, fir­me, es­truc­tu­ra­da so­bre aque­llo que na­die se ani­ma a cor­tar. La­zos pro­fun­dos que in­vo­lu­cran ne­ce­sa­ria­men­te a la ve­nia ofi­cial.

LAS CÁR­CE­LES, DES­CRI­BIÓ AL­GU­NA VEZ UN FIS­CAL PE­NAL COR­DO­BÉS, SE CON­TI­NÚAN CONS­TRU­YEN­DO CON LA­DRI­LLOS DE VER­GÜEN­ZA.

(@ELDOCE)

Do­lor. “Me que­da­ron dos pe­da­zos de de­do en la ca­mio­ne­ta”, di­jo el ju­bi­la­do al que le ro­ba­ron su uti­li­ta­rio en la Dia­go­nal Ica.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.