La­pre­sión­so­bre­la Ca­pi­ta­la­pu­ra­los tiem­pos­deCam­bie­mos

La Voz del Interior - - Opinión - Vir­gi­nia Gue­va­ra Pa­no­ra­ma pro­vin­cial

El go­ber­na­dor Juan Schia­ret­ti vol­vió el jue­ves de Es­pa­ña y a las cin­co ho­ras cor­tó las cin­tas del flamante Ins­ti­tu­to de Po­lí­ti­cas Pú­bli­cas Di­se­ñan­do Ciu­dad, la usi­na des­de la que in­ten­ta­rá arre­ba­tar­le a Cam­bie­mos la ciu­dad de Cór­do­ba, ese te­rri­to­rio de eter­na frus­tra­ción pa­ra el pe­ro­nis­mo.

Las ideas es­tán to­da­vía por de­fi­nir­se, pe­ro las en­cues­tas y las cir­cuns­tan­cias ya de­fi­nie­ron el di­se­ño jus­ti­cia­lis­ta ideal: Martín Llar­yo­ra y Natalia de la So­ta.

La pa­ra­do­ja del ca­so es que el exin­ten­den­te de San Fran­cis­co es el que me­nos ga­nas mues­tra de asu­mir ese desafío, pa­ra el que so­bran ano­ta­dos en el pe­ro­nis­mo. Ese no pa­re­ce un de­ta­lle tras­cen­den­te pa­ra Unión por Cór­do­ba. El ar­ma­do ge­ne­ral de esa es­tra­te­gia es­tá en ma­nos de la dipu­tada Ale­jan­dra Vi­go, co­mo pa­ra que no que­den du­das de que esa pe­lea por la Ca­pi­tal es hoy fun­da­men­tal pa­ra Schia­ret­ti. Lo es por mo­ti­vos po­lí­ti­cos mu­cho más pro­fun­dos y vi­ta­les que un re­sul­ta­do elec­to­ral mu­ni­ci­pal.

Por el mo­men­to, en el Cen­tro Cí­vi­co no ob­ser­van preo­cu­pa­cio­nes ma­yo­res a ni­vel pro­vin­cial, co­mo tam­po­co vis­lum­bran nin­gu­na po­si­bi­li­dad res­pe­ta­ble pa­ra un in­ten­to na­cio­nal de Schia­ret­ti. Los lí­mi­tes es­tán fi­ja­dos por el con­torno pro­vin­cial y tie­nen la for­ma de lo vie­jo co­no­ci­do.

La ciu­dad de Cór­do­ba es el úni­co es­pa­cio po­si­ble pa­ra las ne­ce­si­da­des po­lí­ti­cas que sí in­quie­tan a Unión por Cór­do­ba: ge­ne­rar ex­pec­ta­ti­vas pa­ra con­te­ner a los di­ri­gen­tes más jó­ve­nes –son va­rias ge­ne­ra­cio­nes las que es­pe­ran–, pre­pa­rar la su­ce­sión po­lí­ti­ca que inevi­ta­ble­men­te Schia­ret­ti de­be­rá for­ma­li­zar, cuan­to más, en cua­tro años, y desafiar con un ob­je­ti­vo que de­man­de es­fuer­zo a un equi­po so­bre­adap­ta­do a las co­mo­di­da­des de 20 años de po­der pro­vin­cial.

No es to­do. Pa­ra Schia­ret­ti, ir “en se­rio” por la Ca­pi­tal es asu­mir que el pe­ro­nis­mo que hoy li­de­ra de mo­do ab­so­lu­to es to­da­vía más am­bi­cio­so que el que com­par­tían con José Ma­nuel de la So­ta. Ade­más, es una opor­tu­ni­dad pa­ra su­pe­rar aquel trau­ma fun­da­cio­nal que re­pre­sen­tó la ex­pe­rien­cia de Ger­mán Kam­me­rath pa­ra Unión por Cór­do­ba y pa­ra los cor­do­be­ses. El in­ten­to ca­pi­ta­lino va­le por sí mis­mo pa­ra el pe­ro­nis­mo. Tal vez val­ga más que el re­sul­ta­do.

De­fi­ni­to­rio

Pa­ra Cam­bie­mos Cór­do­ba, en cam­bio, ese re­sul­ta­do sí es de­fi­ni­to­rio. Tan­to, que esas se­ña­les ya inequí­vo­cas que ema­nan des­de el Cen­tro Cí­vi­co hoy por hoy son el prin­ci­pal ele­men­to aglu­ti­na­dor pa­ra ra­di­ca­les, ma­cris­tas y jue­cis­tas. A ca­si cua­tro años del sur­gi­mien­to de esa alian­za, por fin el ra­di­ca­lis­mo que en­ca­be­za Ra­món Mes­tre, el ya lan­za­do in­ten­to pro­vin­cial de Ma­rio Ne­gri –quien eleva día a día el tono crí­ti­co al en­deu­da­mien­to pro­vin­cial y a los re­sul­ta­dos rui­no­sos de Epec y de la Ca­ja de Ju­bi­la­cio­nes– y el pro­yec­to re­elec­cio­nis­ta de Mau­ri­cio Ma­cri tie­nen una cau­sa en co­mún: per­der la se­gun­da ciu­dad del país se­ría una tra­ge­dia pa­ra to­dos en Cam­bie­mos.

La arre­me­ti­da de Unión por Cór­do­ba en Ca­pi­tal ne­ce­sa­ria­men­te ade­lan­ta­rá las pos­ter­ga­das de­fi­ni­cio­nes en Cam­bie­mos. El que más sen­ti­rá esa pre­sión es Mes­tre: su ges­tión mu­ni­ci­pal es la que es­ta­rá en el cen­tro de la es­ce­na pa­ra esas de­fi­ni­cio­nes. La can­di­da­tu­ra pro­vin­cial, que has­ta hoy fue el epi­cen­tro de to­das las di­fe­ren­cias, pue­de ser igual de im­por­tan­te que la can­di­da­tu­ra mu­ni­ci­pal con la que se da­rá pe­lea por la con­ser­va­ción del bas­tión ca­pi­ta­lino.

Mes­tre –que tam­bién re­gre­sa­rá de una se­ma­na en Es­pa­ña– con­si­de­ra que tie­ne de­re­chos ad­qui­ri­dos pa­ra las de­fi­ni­cio­nes so­bre la Ca­pi­tal, es­tá de­ci­di­do a ser can­di­da­to a go­ber­na­dor e in­sis­te en que am­bas elec­cio­nes se rea­li­za­rán el mis­mo día. El pro­ble­ma es que en Cam­bie­mos ca­si na­die, fue­ra del mes­tris­mo, com­par­te esas pre­mi­sas.

PA­RA SCHIA­RET­TI, IR “EN SE­RIO” POR LA CA­PI­TAL ES ASU­MIR QUE EL PE­RO­NIS­MO ES HOY MÁS AM­BI­CIO­SO QUE EL QUE COM­PAR­TÍAN CON

DE LA SO­TA.

Bue­na par­te del PRO res­pal­da la can­di­da­tu­ra mu­ni­ci­pal de Rodrigo de Lo­re­do y Luis Juez tam­bién es­tá ano­ta­do en esa ca­rre­ra, don­de los can­di­da­tos más cer­ca­nos a Mes­tre son el vi­cein­ten­den­te Fe­li­pe Lá­ba­que y Javier Bee Se­lla­res.

La idea de atar la elec­ción mu­ni­ci­pal a la pro­vin­cial tam­po­co es uná­ni­me en Cam­bie­mos. Mu­chos pre­fie­ren que en la ciu­dad se vo­te jun­to a las Pa­so na­cio­na­les. En­tien­den que con­fron­tar en una mis­ma fe­cha la ges­tión pro­vin­cial de Schia­ret­ti y la ges­tión mu­ni­ci­pal de Mes­tre no es una bue­na idea pa­ra ga­nar la Pro­vin­cia, y que ade­más po­dría fa­ci­li­tar­le las co­sas al pe­ro­nis­mo en la ciu­dad.

Am­bas op­cio­nes se­rían ries­go­sas pa­ra el pro­yec­to re­elec­cio­nis­ta de Ma­cri y pa­ra lo que Cór­do­ba re­pre­sen­ta pa­ra la ima­gen pre­si­den­cial. El mi­nis­tro Ro­ge­lio Fri­ge­rio es quien asu­mió la com­ple­jí­si­ma ta­rea de me­diar pa­ra lo­grar al­gún acuer­do.

La pre­sión ha­cia Mes­tre no pro­vie­ne só­lo de la arre­me­ti­da de Schia­ret­ti. La irre­suel­ta agen­da de pro­ble­mas bá­si­cos de la Ca­pi­tal fue un fac­tor de­ci­si­vo en la suer­te de los úl­ti­mos in­ten­den­tes y es tam­bién el prin­ci­pal desafío del ac­tual. En las úl­ti­mas se­ma­nas –ade­más del nue­vo ins­ti­tu­to Di­se­ñan­do Ciu­dad que co­man­da Vi­go–, Rodrigo de Lo­re­do lan­zó la Fun­da­ción Cór­do­ba en Po­ten­cia –que pro­mue­ve su can­di­da­tu­ra y ela­bo­ra su pro­pues­ta– y Olga Riu­tort pu­so en mar­cha el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Cór­do­ba Ciu­dad. Miguel Si­ci­liano tam­bién cues­tio­na de mo­do sis­te­má­ti­co la ges­tión mu­ni­ci­pal des­de Pen­san­do Cór­do­ba. La ciu­dad ofre­ce flan­cos pa­ra to­dos.

Cam­bie­mos ha­ce me­ses que anun­cia el in­mi­nen­te lan­za­mien­to de sus equi­pos téc­ni­cos pa­ra des­tro­nar a Unión por Cór­do­ba. To­da­vía no fue po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.