Freno obli­ga­do al sue­ño de la ca­sa pro­pia

La Voz del Interior - - Ciudadanos - Juan Ma­nuel Gon­zá­lez jm­gon­za­lez@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

El com­bo de­va­lua­ción, fal­ta de cré­di­to y caí­da de la ofer­ta de­ri­vó en un pa­ra­te de la ac­ti­vi­dad in­mo­bi­lia­ria, emer­gen­te de la de­ci­sión de po­ner en mo­do sus­pen­so una nue­va ca­sa, ya sea la pri­me­ra o una más gran­de.

La re­trac­ción obe­de­ce a un com­bo de cau­sas que im­pac­tan di­rec­ta­men­te en es­te le­tar­go del mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio. Y aun­que los pre­cios de los in­mue­bles ba­ja­ron en dó­la­res, la de­pre­cia­ción del pe­so es de tal mag­ni­tud que no hay clien­tes.

¿Quié­nes com­pran, en­ton­ces? Aque­llos que, dó­lar en mano, con­si­guen opor­tu­ni­da­des, y pue­den ha­cer­se de un in­mue­ble por un 10 por cien­to me­nos que ha­ce un año. Co­mo en to­dos los ru­bros, los “opor­tu­nis­tas” son un gru­po mi­no­ri­ta­rio, y los in­mue­bles que ha­ce más de un año que es­tán a la ven­ta se con­vier­ten en presa del re­ga­teo.

Pe­ro aque­llos que pro­cu­ran lle­gar a la ca­sa pro­pia o com­prar una más gran­de por ne­ce­si­dad, prác­ti­ca­men­te, no es­tán ofer­tan­do: “En sep­tiem­bre hu­bo una caí­da del 65 por cien­to de las ope­ra­cio­nes con­cre­ta­das. Es­pe­ra­mos un oc­tu­bre peor. Cree­mos que de las ven­tas de in­mue­bles que se con­cre­ten, me­nos del 5 por cien­to se­rá a tra­vés de cré­di­to. Oc­tu­bre va a ser la na­da mis­ma”, va­ti­ci­na Agus­tín Tea, ti­tu­lar de la cá­ma­ra que nu­clea a las in­mo­bi­lia­rias.

Él re­co­no­ce que tan­to pro­pie­ta­rios de in­mue­bles co­mo com­pra­do­res re­gre­sa­ron so­bre sus pa­sos en los úl­ti­mos me­ses. “Pro­pie­ta­rios que no quie­ren mal­ven­der y com­pra­do­res que de­jan de ca­li­fi­car pa­ra prés­ta­mos”, es la com­bi­na­ción.

Las tres pa­tas del mer­ca­do

El mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio se sus­ten­ta en tres pa­tas: com­pra­do­res, pro­pie­ta­rios par­ti­cu­la­res y desa­rro­llis­tas. Los pri­me­ros no tie­nen cré­di­to, los se­gun­dos no tie­nen pre­cio y los em­pre­sa­rios tie­nen po­ca de­man­da y me­jo­res op­cio­nes de in­ver­sión en el cor­to pla­zo en el mun­do de la es­pe­cu­la­ción fi­nan­cie­ra.

“Quien tie­ne dó­la­res pue­de com­prar un in­mue­ble más ba­ra­to que ha­ce un año, aun­que no se sa­be muy bien cuán­to de­mo­ra­rá en re­cu­pe­rar la in­ver­sión. Quien tie­ne pe­sos va al ne­go­cio fi­nan­cie­ro, con ci­fras exor­bi­tan­tes en el cor­to pla­zo. Pe­ro el res­to se que­dó sin cré­di­tos po­si­bles tras una de­va­lua­ción de ca­si 100%”, ex­pli­ca Tea.

Sos­tie­ne, co­mo re­pre­sen­tan­te de las in­mo­bi­lia­rias, que el mer­ca­do cor­do­bés aún tra­ta de bus­car un pun­to de equi­li­brio.

Di­ce Tea: “Las lí­neas de cré­di­to ac­tua­les de­ben te­ner un aval del mer­ca­do. Se de­ben me­jo­rar las con­di­cio­nes pa­ra el so­li­ci­tan­te, a tra­vés de la ta­sa, y tam­bién pa­ra el ven­de­dor, vía de­mo­ra en los pla­zos de otor­ga­mien­to. Pe­ro tam­bién de­be en­con­trar­se un pun­to de en­cuen­tro en­tre ofer­ta y de­man­da: tras la de­va­lua­ción, mu­chos clien­tes de­ja­ron de es­tar cla­si­fi­ca­dos pa­ra un cré­di­to”.

El año elec­to­ral abre una ex­pec­ta­ti­va res­pec­to de la ofer­ta de cré­di­tos hi­po­te­ca­rios, aun­que más por ex­pe­rien­cias de años an­te­rio­res que por da­tos con­cre­tos. Las in­mo­bi­lia­rias es­pe­ran que las ne­ce­si­da­des po­lí­ti­cas del Go­bierno na­cio­nal de­ri­ven a una lí­nea pa­ra la reac­ti­va­ción del sec­tor, aun­que –acla­ra– “cuan­do hay una cri­sis de con­fian­za co­mo la que es­ta­mos vi­vien­do, es difícil de re­ver­tir es­ta sen­sa­ción en po­cos me­ses”.

SE COM­BI­NAN PRO­PIE­TA­RIOS QUE NO QUIE­REN MAL­VEN­DER Y COM­PRA­DO­RES QUE NO CA­LI­FI­CAN AL CRÉ­DI­TO. Agus­tín Tea, in­mo­bi­lia­ria

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.