Ca­lle­je­ros y sin con­trol

En el úl­ti­mo año au­men­tó la can­ti­dad de per­so­nas mor­di­das por pe­rros. La ma­yo­ría de los ataques son de ani­ma­les sin due­ño.

La Voz del Interior - - Página Delantera - Lu­cas Viano [email protected]­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Un ex­tra­ño epi­so­dio en el que 20 ciervos fue­ron víc­ti­mas de una jau­ría que lo­gró co­lar­se en el zoo­ló­gi­co de Cór­do­ba, ocu­rri­do ha­ce 10 días, pu­so en el cen­tro del de­ba­te el dra­ma de los pe­rros en si­tua­ción de ca­lle en la ciu­dad de Cór­do­ba.

Se tra­ta de un pro­ble­ma sa­ni­ta­rio por­que los ani­ma­les suel­tos des­pa­rra­man ba­su­ra, pue­den ge­ne­rar ac­ci­den­tes de trán­si­to, son por­ta­do­res de en­fer­me­da­des y pue­den mor­der a los tran­seún­tes.

Pa­ra evi­tar si­tua­cio­nes ex­tre­mas de aban­dono, mu­chos ve­ci­nos adop­tan al pe­rro y el ani­mal se trans­for­ma en co­mu­ni­ta­rio. Pe­ro es­ta me­di­da no al­can­za pa­ra re­sol­ver el pro­ble­ma.

Se­gún la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Cór­do­ba, has­ta el 31 de oc­tu­bre de es­te año, se re­gis­tra­ron 801 ca­sos de mor­de­du­ras en los hos­pi­ta­les y cen­tros de sa­lud de su de­pen­den­cia. Es un 11 por cien­to más que en igual pe­río­do del año an­te­rior, cuan­do se re­gis­tra­ron 720 ca­sos.

Eu­ge­nia Pei­sino, di­rec­to­ra de Epi­de­mio­lo­gía de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Cór­do­ba, en­tien­de que es­ta ten­den­cia se de­be a que an­tes no se no­ti­fi­ca­ban. Y apun­ta: “Más del 80 por cien­to de las mor­de­du­ras fue­ron oca­sio­na­das por pe­rros con re­la­ción vin­cu­lar y due­ño iden­ti­fi­ca­do que per­mi­ten al ani­mal deam­bu­lar por la vía pú­bli­ca”.

El 80% de los ataques son pro­vo­ca­dos por ani­ma­les suel­tos y co­mu­ni­ta­rios. Los pro­tec­cio­nis­tas re­cla­man más cas­tra­cio­nes gra­tui­tas. Pa­ra el mu­ni­ci­pio es cla­ve la edu­ca­ción.

Pa­ra la fun­cio­na­ria, más que un pro­ble­ma de pe­rros aban­do­na­dos, lo que hay es una te­nen­cia irres­pon­sa­ble de las mas­co­tas. “Por eso es­ta­mos tra­ba­jan­do fuer­te­men­te en la edu­ca­ción en las es­cue­las mu­ni­ci­pa­les y en otras cam­pa­ñas”, di­ce.

Y dis­pa­ra con­tra los pe­rros co­mu­ni­ta­rios, que vi­ven en la cua­dra al cui­da­do de va­rios ve­ci­nos. “Son un pro­ble­ma. Tie­nen due­ños, pe­ro ha­bi­tan en la vía pú­bli­ca y creen que ese es su es­pa­cio; en­ton­ces, si pa­sa al­gu­na per­so­na aje­na o ven al­gún mo­vi­mien­to dis­tin­to, pue­den mor­der”, ex­pli­ca.

Juan Ro­drí­guez, adies­tra­dor de pe­rros, ase­gu­ra que el ani­mal co­mu­ni­ta­rio de­be sa­lir de la si­tua­ción de ca­lle pa­ra po­der re­edu­car­se. “No tie­ne un lí­der, por lo que pue­de ata­car a per­so­nas des­co­no­ci­das o a otras mas­co­tas”, agre­ga.

El ex­per­to ex­pli­ca que, si bien son ani­ma­les sa­nos, tie­nen un pro­ble­ma psi­co­ló­gi­co so­bre el que no se es­tá tra­ba­jan­do. Y, aun­que tie­nen al­gún víncu­lo con los hu­ma­nos, son ani­ma­les acos­tum­bra­dos a es­tar li­bres en la ca­lle.

Los pro­tec­cio­nis­tas de­fien­den las ac­cio­nes de cui­da­do co­mu­ni­ta­rio que rea­li­zan. “El ani­mal ne­ce­si­ta con­ten­ción del hu­mano, no da­ño del hu­mano. La úni­ca for­ma de pa­rar el pro­ble­ma de los pe­rros ca­lle­je­ros es la cas­tra­ción”, di­ce Graciela Pé­rez, una pro­tec­cio­nis­ta in­de­pen­dien­te.

Sil­via Sas­tre, pre­si­den­ta de la Me­sa de Pro­tec­cio­nis­tas de Ani­ma­les de la ciu­dad de Cór­do­ba, agre­ga: “El pro­ble­ma no se so­lu­cio­na re­fu­gian­do ani­ma­les ni ma­tán­do­los. Los pe­rros y los ga­tos se re­pro­du­cen de ma­ne­ra ex­po­nen­cial. El pro­ble­ma hay que cor­tar­lo de raíz. Los pro­gra­mas de cas­tra­ción tie­nen que ser ma­si­vos, sis­te­má­ti­cos y gra­tui­tos”.

Cas­tra­cio­nes gra­tui­tas

El mu­ni­ci­pio rea­li­za cas­tra­cio­nes gra­tui­tas por tres vías. La pri­me­ra es a par­tir de un turno web que pue­de so­li­ci­tar cual­quier ve­cino y al que por lo ge­ne­ral ac­ce­den ve­ci­nos que lle­van su mas­co­ta.

Tam­bién se re­ci­ben ani­ma­les de ope­ra­ti­vos que rea­li­zan con pro­tec­cio­nis­tas, en su ma­yo­ría con ani­ma­les co­mu­ni­ta­rios. Lue­go, tra­ba­jan con un qui­ró­fano mó­vil pa­ra lle­gar a ba­rrios más hu­mil­des.

Has­ta el 30 de no­viem­bre, la Mu­ni­ci­pa­li­dad reali­zó 8.141 cas­tra­cio­nes, es de­cir, ca­si 25 in­ter­ven­cio­nes por día. Pa­ra los pro­tec­cio­nis­tas, de­be­rían ha­cer­se por lo me­nos 200.

La fun­cio­na­ria es­ti­ma que, des­de abril de 2019, se po­drá du­pli­car la ca­pa­ci­dad gra­cias a un nue­vo qui­ró­fano do­ble que es­tán cons­tru­yen­do en la Di­rec­ción de Es­pe­cia­li­da­des Mé­di­cas (DEM) en ba­rrio Al­ber­di.

El cui­da­do co­mu­ni­ta­rio, ade­más de las cam­pa­ñas de adop­ción, pa­re­ce ser la úni­ca so­lu­ción que en­cuen­tra Cór­do­ba al aban­dono de las mas­co­tas. Sin em­bar­go, se­gún la ley pro­vin­cial 9.685, ca­da mu­ni­ci­pio es res­pon­sa­ble de los pe­rros aban­do­na­dos.

En la Ca­pi­tal, la Di­rec­ción de Hi­gie­ne Ur­ba­na es la en­car­ga­da de res­ca­tar a los ani­ma­les sin due­ño, pe­ro só­lo ac­túa cuan­do hay una de­nun­cia de un ve­cino. Son lle­va­dos a un re­fu­gio que po­see el mu­ni­ci­pio cer­ca de Bou­wer con ca­pa­ci­dad pa­ra unos 40 pe­rros, pe­ro que siem­pre es­tá com­ple­to.

En tan­to, la Pa­tru­lla Am­bien­tal de la Po­li­cía de Cór­do­ba só­lo pue­de cap­tu­rar pe­rros me­dian­te un ofi­cio ju­di­cial o si atacaron a una per­so­na.

La so­lu­ción ho­lan­de­sa

Al­do Cec­chi, un adies­tra­dor de re­co­no­ci­mien­to mun­dial, sos­tie­ne que los pe­rros en si­tua­ción de ca­lle son un sín­to­ma de un pro­ble­ma so­cial y cul­tu­ral más pro­fun­do. “Mien­tras exis­ta po­bre­za, ha­brá pe­rros en la ca­lle”, ase­gu­ra.

Pa­ra es­te ex­per­to, la so­lu­ción es adop­tar el mo­de­lo de Ho­lan­da: “Lo pri­me­ro que se hi­zo fue crear un sis­te­ma de cas­tra­ción ma­si­va, gra­tui­ta y compulsiva a to­dos los ni­ve­les del Es­ta­do y sos­te­ni­da en el tiem­po”. Tam­bién se ge­ne­ra­ron pro­gra­mas de edu­ca­ción ciu­da­da­na so­bre te­nen­cia res­pon­sa­ble de mas­co­tas. Ade­más se apro­ba­ron le­yes du­ras con­tra el mal­tra­to y el aban­dono y hu­bo una re­gu­la­ción muy exi­gen­te pa­ra la cría de pe­rros de ra­za.

LA PRIN­CI­PAL CAU­SA DE LOS PE­RROS EN SI­TUA­CIÓN DE CA­LLE ES LA TE­NEN­CIA IRRES­PON­SA­BLE.

Eu­ge­nia Pei­sino, di­rec­to­ra de Epi­de­mio­lo­gía de la Mu­ni­ci­pa­li­dad

EL PRO­BLE­MA HAY QUE COR­TAR­LO DE RAÍZ Y LOS PRO­GRA­MAS DE CAS­TRA­CIÓN TIE­NEN QUE SER MA­SI­VOS.

Sil­via Sas­tre, pre­si­den­ta de la Me­sa de Pro­tec­cio­nis­tas de Cór­do­ba

(LA VOZ)

Jau­ría. El miér­co­les, nue­ve pe­rros dor­mían en la es­qui­na de Ge­ne­ral Paz e Igual­dad.

(PE­DRO CAS­TI­LLO)

Te­rri­to­rio ca­nino. Los pe­rros se tien­den a des­can­sar en un lu­gar re­co­no­ci­do. Cuan­do ac­túan en ma­na­da, pue­den ser agre­si­vos.

(RA­MI­RO PE­REY­RA)

Mó­vil de cas­tra­cio­nes. Los pro­tec­cio­nis­tas de ani­ma­les pi­den que se in­ten­si­fi­quen por­que la re­pro­duc­ción es ex­po­nen­cial.

Con­ten­ción. Es la que ofre­cen al­gu­nos ve­ci­nos al co­lo­car cu­chas y dar co­mi­da y abri­go a los ani­ma­les que vi­ven en la ca­lle.

Ins­ta­la­cio­nes. En Al­ta Cór­do­ba, ma­nos anó­ni­mas de­jan te­cho y co­mo­di­da­des pa­ra los canes suel­tos.

Mar­ce­lo Ovie­do. El co­mer­cian­te que ins­pi­ra a otros ani­ma­lis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.