Un pro­ble­ma de sa­lud hu­ma­na

La Voz del Interior - - Buenos Días, Córdoba - Ale­jan­dra Be­re­sovsky Edi­to­ra ad­jun­ta de Ciu­da­da­nos

Una his­to­ria de mi­les de años de con­vi­ven­cia do­més­ti­ca en­tre los se­res hu­ma­nos y al­gu­nas es­pe­cies ani­ma­les no re­sul­ta su­fi­cien­te pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas en­dé­mi­cos, aso­cia­dos a esa vi­da en co­mún.

Esa si­tua­ción se agra­va cuan­do, al in­ten­tar de­ba­tir so­bre có­mo re­sol­ver esas de­fi­cien­cias, el te­ma se sub­es­ti­ma o se plan­tean fal­sas di­co­to­mías, co­mo “preo­cu­pa­ción por los ani­ma­les ver­sus preo­cu­pa­ción por las per­so­nas”.

An­tes de avan­zar en el abor­da­je del con­flic­to, se­ría im­por­tan­te lo­grar un con­sen­so so­bre la idea de que el tra­to que dispensamos a los ani­ma­les no só­lo tie­ne que ver con nues­tra ma­yor o me­nor sen­si­bi­li­dad, sino que es­tá esen­cial­men­te vin­cu­la­do a la sa­lud hu­ma­na. De eso tra­ta el Pri­mer plano de hoy.

La pa­la­bra “des­con­trol” es la que po­dría re­su­mir la for­ma que ha adop­ta­do en los úl­ti­mos años la co­exis­ten­cia en­tre per­so­nas y pe­rros en si­tua­ción de ca­lle. Las cau­sas son múl­ti­ples: des­de la im­po­si­bi­li­dad de asu­mir po­lí­ti­cas de or­de­na­mien­to en la re­pro­duc­ción has­ta la fal­ta de una te­nen­cia res­pon­sa­ble.

No es la pri­me­ra vez que los pe­rros son mo­ti­vo de una co­ber­tu­ra pe­rio­dís­ti­ca. En los úl­ti­mos años, tam­bién fue­ron no­ti­cia por su­frir mal­tra­tos que im­pli­ca­ban in­to­le­ra­bles ni­ve­les de su­fri­mien­to

EL TRA­TO QUE DISPENSAMOS A LOS ANI­MA­LES NO SÓ­LO TIE­NE QUE VER CON NUES­TRA MA­YOR O ME­NOR SEN­SI­BI­LI­DAD.

por par­te de per­so­nas.

Eso de­mues­tra que la es­ca­sa ar­mo­nía en nues­tro víncu­lo de­to­na en si­tua­cio­nes trá­gi­cas, que hay que pro­cu­rar pre­ve­nir.

Los pro­tec­cio­nis­tas, quie­nes du­ran­te to­do el año ha­cen un tra­ba­jo pa­lia­ti­vo (y quie­nes de­nun­cia­ron, por ca­so, el ata­que de una jau­ría a ciervos del zoo­ló­gi­co), afir­man que el pro­ble­ma es­tá en las in­su­fi­cien­tes cas­tra­cio­nes que se rea­li­zan des­de la Mu­ni­ci­pa­li­dad.

Des­de la co­mu­na tam­bién apun­tan a los ani­ma­les “co­mu­ni­ta­rios”, con­te­ni­dos mu­chas ve­ces por los pro­tec­cio­nis­tas, pe­ro que tam­bién vi­ven en la ca­lle y ejer­cen cier­to do­mi­nio te­rri­to­rial.

Un evi­den­te pro­ble­ma de sa­lud que, co­mo los pro­ta­go­ni­za­dos por los hu­ma­nos, nos des­bor­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.