En Cór­do­ba, es­pe­ran más de­ta­lles so­bre el pro­yec­to

La Voz del Interior - - Política - Da­niel Gui­ña­zú Pe­rio­dis­ta (es­pe­cial des­de Bue­nos Ai­res)

Nin­gu­na in­quie­tud le­gis­la­ti­va ten­drá éxi­to real en apa­gar los fo­cos vio­len­tos del fút­bol ar­gen­tino si an­tes no se ata­ca el ver­da­de­ro pro­ble­ma: el pro­fun­do gra­do de in­ser­ción ins­ti­tu­cio­nal que las ba­rras tie­nen en el ám­bi­to de la po­lí­ti­ca y la Jus­ti­cia y que, co­mo lo ha­ce Ra­fael di Zeo (el ca­po ma­yor de la ba­rra de Bo­ca), les per­mi­te mo­ver­se con un in­dig­nan­te gra­do de im­pu­ni­dad.

El tex­to con­sen­sua­do que ayer no se apro­bó en la Cá­ma­ra de Dipu­tados – y que pa­só pa­ra el año que vie­ne– era la res­pues­ta de apu­ro que el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri per­ge­ñó pa­ra sa­lir­le al pa­so a los in­ci­den­tes que el sá­ba­do 24 de no­viem­bre frus­tra­ron el des­qui­te co­pe­ro en­tre Ri­ver y Bo­ca, en el Mo­nu­men­tal, y lo tras­la­da­ron a Ma­drid.

Pe­ro en su le­tra y en su es­pí­ri­tu, la ley ha si­do la­va­da. Y aca­so lo se­rá más aún cuan­do vuel­va a ser de­ba­ti­da en 2019. En­tre otras co­sas, por­que el au­men­to de las pe­nas mí­ni­mas y má­xi­mas en un ter­cio (y no en dos, co­mo pre­veía el pro­yec­to ofi­cial) man­tie­ne co­mo ex­car­ce­la­bles a de­li­tos cu­ya con­de­na se pre­ten­día en­du­re­cer.

A par­tir de es­to, na­die que por­te ar­mas de fue­go o pi­ro­tec­nia, que me­dian­te ac­tos de vio­len­cia o in­ti­mi­da­ción al­te­re o im­pi­da la rea­li­za­ción nor­mal de los par­ti­dos, re­ven­da en­tra­das o cui­de au­tos sin autorización, iría pre­so más que un ra­to.

Tal co­mo has­ta aho­ra, la puer­ta gi­ra­to­ria se­gui­rá fun­cio­nan­do en las co­mi­sa­rías de bue­na par­te del país. Y en­ton­ces se­gui­rán tra­fi­can­do sus in­fluen­cias po­lí­ti­cos, sin­di­ca­lis­tas y em­pre­sa­rios que ne­ce­si­tan que los “mu­cha­chos del bom­bo y la ban­de­ra” rá­pi­da­men­te re­cu­pe­ren su li­ber­tad. Más aho­ra, que se vie­ne un lar­go año 2019 elec­to­ral.

Ese es el prin­ci­pal pro­ble­ma que nin­gu­na ley con­tem­pla: las ba­rras jue­gan su par­ti­do del la­do del po­der. Y de nin­gu­na ma­ne­ra son in­adap­ta­dos o “lo­qui­tos suel­tos”. Al con­tra­rio: es­tán más que bien adap­ta­dos. Ra­mi­fi­ca­ron sus ne­go­cios aden­tro y afue­ra de las can­chas. Y tie­nen re­cur­sos de so­bra pa­ra com­prar la pro­tec­ción de los mis­mos po­li­cías y jue­ces que de­be­rían com­ba­tir­los y que a ve­ces só­lo pa­re­cen fa­vo­re­cer­les sus pin­gües ga­nan­cias.

En 1985, tam­bién co­mo res­pues­ta po­lí­ti­ca a la muer­te de Adrián Scas­se­rra, un hin­cha de Bo­ca de 14 años que mu­rió en la can­cha de In­de­pen­dien­te ba­jo las ba­las de la Po­li­cía de la Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, el en­ton­ces se­na­dor na­cio­nal Fer­nan­do de la Rúa im­pul­só la ley 23.184, que es­ta­ble­cía un ré­gi­men pe­nal y con­tra­ven­cio­nal con­tra ac­tos de vio­len­cia en es­pec­tácu­los de­por­ti­vos.

Las bue­nas in­ten­cio­nes del tex­to no fue­ron más allá de eso. Ca­si nun­ca se las apli­có. De he­cho, re­cién fue re­gla­men­ta­da ca­si ocho años más tar­de, du­ran­te el pri­mer go­bierno de Car­los Me­nem.

En 25 años, la po­lí­ti­ca eli­gió mi­rar al cos­ta­do, con­vi­vir con los ba­rras y perseguirlos só­lo cuan­do sa­ca­ban los pies del pla­to.

Na­da im­pi­de pen­sar que con la ley de Ma­cri no si­ga pa­san­do lo mis­mo.

En Cór­do­ba, los pre­si­den­tes de Belgrano y Ta­lle­res es­pe­ran co­no­cer más de­ta­lles so­bre el de­ba­te que es­tán dan­do los dipu­tados na­cio­na­les so­bre el pro­yec­to de ley que im­pon­dría pe­nas más se­ve­ras a los ba­rras.

Tan­to An­drés Fas­si, pre­si­den­te de Ta­lle­res, co­mo Jor­ge Fran­ces­chi, ti­tu­lar de Belgrano, ase­gu­ra­ron ayer que ne­ce­si­tan más in­for­ma­ción pa­ra de­fi­nir una pos­tu­ra al res­pec­to.

Los dos di­ri­gen­tes die­ron sus pun­tos de vis­ta mien­tras, en Bue­nos Ai­res, se frus­tra­ba el de­ba­te y el pro­yec­to de ley pa­sa­ba pa­ra el año que vie­ne (ver pá­gi­na 8).

Co­mo vie­nen ha­cién­do­lo, am­bos se mos­tra­ron com­pro­me­ti­dos en la lu­cha con­tra la vio­len­cia, aun­que fue Fran­ces­chi quien re­mar­có, se­gún opi­nó, el ca­rác­ter “re­pre­si­vo” de la ini­cia­ti­va que im­pul­sa el go­bierno del pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri.

“Es­to lo es­tá ma­ne­jan­do el Con­gre­so. No­so­tros no he­mos si­do in­for­ma­dos to­da­vía a ni­vel Su­per­li­ga de to­do lo que se es­tá tra­ba­jan­do”, le di­jo Fas­si a La Voz.

“In­du­da­ble­men­te, en el as­pec­to con­cep­tual lo com­par­ti­mos cien­to por cien­to y des­de un pri­mer mo­men­to es­ta­mos tra­ba­jan­do por erra­di­car lo que es la vio­len­cia de los es­ta­dios e in­cluir a la fa­mi­lia en el fút­bol”, agre­gó el pre­si­den­te de Ta­lle­res.

Fas­si re­cor­dó al res­pec­to que en su club exis­te un có­di­go pa­ra los hin­chas. “Ahí es­tá to­do lo que Ta­lle­res es­tá ha­cien­do y ge­ne­ran­do des­de ha­ce cua­tro años a es­ta par­te, con el pú­bli­co vi­si­tan­te, con la con­cien­ti­za­ción en los clá­si­cos y otras si­tua­cio­nes”, afir­mó.

Se­gún Fas­si, en Ta­lle­res es­pe­ran más in­for­ma­ción so­bre el pro­yec­to de ley, pe­ro en­fa­ti­zó que siem­pre han lu­cha­do con­tra la vio­len­cia.

“Es­pe­ra­mos re­ci­bir no­ti­fi­ca­ción y ma­te­rial acer­ca de es­ta ley que se quie­re san­cio­nar. Ta­lle­res siem­pre es­ta­rá a fa­vor de los va­lo­res, de la fa­mi­lia, del es­pec­tácu­lo y to­do lo que po­da­mos ejer­cer en iden­ti­dad ins­ti­tu­cio­nal y en pre­ven­ción de la vio­len­cia, por su­pues­to que es­ta­re­mos apo­yán­do­lo”, ase­gu­ró el lí­der de la “T”.

Belgrano

“Des­de Belgrano ve­ni­mos tra­ba­jan­do con el Co­le­gio de Psi­có­lo­gos y la fa­cul­tad de Cien­cias So­cia­les, de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Cór­do­ba, so­bre la vio­len­cia en el fút­bol y es­ta ley no in­cor­po­ra nue­vos pa­ra­dig­mas sino que es re­pre­si­va y fo­ca­li­za­da en los ba­rras, de­jan­do de la­do a los de­más ac­to­res”, ase­gu­ró Fran­ces­chi en con­tac­to con es­te me­dio.

El pre­si­den­te de Belgrano en­tien­de que pa­ra so­lu­cio­nar el te­ma de la vio­len­cia en el fút­bol es ne­ce­sa­rio ha­ce hin­ca­pié en el diag­nós­ti­co del pro­ble­ma.

“Se ne­ce­si­ta un tra­ba­jo más pre­ven­ti­vo e in­te­gral que tra­ba­je so­bre el diag­nós­ti­co y la receta. No se pue­de pen­sar só­lo en que los ba­rras son los ge­ne­ra­do­res de ac­tos de vio­len­cia, por­que sin du­da los res­pon­sa­bles no son só­lo ellos. Se es­tá de­jan­do de la­do a los de­más sec­to­res co­mo di­ri­gen­tes, po­lí­ti­cos o fut­bo­lis­tas”, afir­mó el man­da­más del Pi­ra­ta.

EN 25 AÑOS, LA PO­LÍ­TI­CA ELI­GIÓ MI­RAR AL COS­TA­DO, CON­VI­VIR CON LOS BA­RRAS Y PERSEGUIRLOS SÓ­LO CUAN­DO SA­CA­BAN LOS PIES DEL PLA­TO.

(J. HER­NÁN­DEZ)

Unicameral. Fran­ces­chi y Fas­si el miér­co­les en la Le­gis­la­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.