La Cham­pions Li­ber­ta­do­res

El su­per­clá­si­co que de­fi­ni­rá la Co­pa se ins­ta­ló en Ma­drid, que se pre­pa­ra pa­ra el Bo­ca-Ri­ver del do­min­go en el es­ta­dio San­tia­go Ber­na­béu. El cli­ma de fi­nal ya se sien­te.

La Voz del Interior - - Mundo - To­más Mar­có del Pont Es­pe­cial des­de Ma­drid

Chi­ca­nas y can­cio­nes de can­cha, pe­ro an­te to­do res­pe­to y un úni­co le­ma: ri­va­les, no enemi­gos. Los in­te­gran­tes de las fi­lia­les de Ri­ver y de Bo­ca en Es­pa­ña se acer­ca­ron a un even­to or­ga­ni­za­do por el con­su­la­do ar­gen­tino pa­ra dar un men­sa­je de paz en la pre­via de la fi­nal del pró­xi­mo do­min­go.

Mien­tras des­de Ar­gen­ti­na el pú­bli­co re­zon­ga por la im­po­si­bi­li­dad de or­ga­ni­zar el par­ti­do más im­por­tan­te del año en el con­ti­nen­te, cru­zan­do el char­co los fun­cio­na­rios tra­tan de po­ner pa­ños fríos a la si­tua­ción. Tal fue el ca­so de una de las má­xi­mas au­to­ri­da­des del país en te­rri­to­rio Eu­ro­peo.

Ra­món Puer­ta, cón­sul de Ar­gen­ti­na, ha­bló so­bre el en­cuen­tro y, a pe­sar de que la­men­tó que no se dis­pu­te en Bue­nos Ai­res, de­fen­dió la de­ci­sión de que se jue­gue en Ma­drid. “Es­ta­mos acá por­que es una de­ci­sión de la Con­me­bol res­pal­da­da por la Fifa. Co­mo ar­gen­tino me hu­bie­ra en­can­ta­do que se ju­ga­ra en nues­tra tie­rra”, sos­tu­vo.

Lue­go de los in­ci­den­tes que se pro­du­je­ron en el par­ti­do en el es­ta­dio Mo­nu­men­tal, los re­pre­sen­tan­tes de las pe­ñas de los clu­bes se mos­tra­ron jun­tos pa­ra in­ten­tar cal­mar las aguas y pe­dir que el cli­ma del do­min­go sea una fies­ta. Nin­guno eli­gió res­pon­sa­bi­li­zar al ri­val, sino to­mar es­ta de­fi­ni­ción co­mo una chan­ce de re­ve­lar el sen­ti­mien­to ge­nuino de to­dos los ar­gen­tino.

“Tra­ta­re­mos de que el es­ta­dio del Ma­drid se pa­rez­ca al Mo­nu­men­tal”, ex­pre­só Mar­tín, uno de los or­ga­ni­za­do­res de la co­mu­ni­dad mi­llo­na­ria. Por su par­te, Re­na­to, quien asis­tió en nom­bre de la pe­ña bo­quen­se, sos­tu­vo: “Es una pe­na que la fi­nal no se jue­gue en el es­ta­dio de Ri­ver, por­que hu­bie­se si­do lo más jus­to, pe­ro aho­ra que se de­fi­nió es­ta se­de va­mos a ir al Ber­na­béu pa­ra mos­trar lo me­jor de la pa­sión que sen­ti­mos los ar­gen­ti­nos”.

En la mis­ma lí­nea se ma­ni­fes­tó Gi­gi Gib­son, pre­si­den­ta de la fi­lial de Ri­ver en la ca­pi­tal es­pa­ño­la: “Na­die me va a de­vol­ver lo que hu­bie­se si­do vi­vir es­ta de­fi­ni­ción en nues­tro es­ta­dio con nues­tra gen­te, pe­ro eso ya pa­só y aho­ra es­ta­mos to­dos or­ga­ni­zán­do­nos pa­ra que los hin­chas que se acer­quen des­de di­fe­ren­tes lu­ga­res en­tien­dan bien có­mo se­rá el ope­ra­ti­vo”. “Por un pu­ña­do de gen­te ter­mi­na­mos acá, pe­ro yo con­fío en que hay dos ver­sio­nes del fút­bol, una la que nos per­te­ne­ce a los hin­chas, que se­gui­mos a nues­tro equi­po adon­de va sin ge­ne­rar nin­gún dis­tur­bio, y la otra ca­ra es la del ne­go­cio, que que­dó en evi­den­cia cuan­do to­ma­ron la de­ci­sión de mu­dar la fi­nal a Es­pa­ña”, agre­gó.

Las au­to­ri­da­des de Es­pa­ña se jun­ta­ron con las pe­ñas pa­ra arre­glar los de­ta­lles de con­trol con el que se en­con­tra­rán quie­nes asis­tan pa­sa­do ma­ña­na al cam­po del Real Ma­drid.

Una de las no­ve­da­des pa­ra los fa­ná­ti­cos ha­bi­tua­dos a la Su­per­li­ga se­rá la im­ple­men­ta­ción de en­tra­das di­gi­ta­les, úni­ca vía apro­ba­da pa­ra in­gre­sar al Ber­na­béu.

A tres días de la fi­nal, la se­gu­ri­dad del even­to tie­ne más im­por­tan­cia que lo de­por­ti­vo, tan­to pa­ra los fun­cio­na­rios de la ciu­dad co­mo pa­ra los me­dios y fi­lia­les.

La Con­me­bol tra­tó de sa­car pe­cho de dispu­tar un par­ti­do fue­ra de Amé­ri­ca, pe­ro to­dos los in­vo­lu­cra­dos en el asun­to re­cor­da­ron el pa­pe­lón, del cual im­por­ta más la or­ga­ni­za­ción que el fút­bol.

(AP) (LA VOZ)

Lo de­jan im­pe­ca­ble. El Ber­na­béu, del Real Ma­drid, tu­vo ayer par­ti­do de Co­pa del Rey, pe­ro lu­ce per­fec­to. Pe­ñas. Re­pre­sen­tan­tes de Ri­ver y Bo­ca en Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.