Ab­suel­ven a los acu­sa­dos por el asal­to de Co­fi­co

Ade­más de las ab­so­lu­cio­nes por el asal­to, se or­de­nó re­vi­sar la ac­tua­ción del fis­cal. Tam­bién que­da­ron ba­jo la lu­pa un juez de Con­trol y va­rios po­li­cías.

La Voz del Interior - - Página Delantera - Fran­cis­co Gui­ller­mo Pa­ne­ro fpa­ne­[email protected]­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Tres vo­ca­les del Cri­men de­ci­die­ron que la Jus­ti­cia pro­vin­cial de­be in­ves­ti­gar la ins­truc­ción de la cau­sa del asal­to a la ca­sa de ba­rrio Co­fi­co, de Cór­do­ba, don­de se desa­rro­lla­ba una ce­na de ma­gis­tra­dos, fun­cio­na­rios ju­di­cia­les, abo­ga­dos, po­lí­ti­cos, y hom­bres y mu­je­res in­flu­yen­tes de la so­cie­dad cor­do­be­sa.

Por una­ni­mi­dad, los ca­ma­ris­tas Eduar­do Val­dés (pre­si­den­te), Íta­lo Vi­toz­zi y Gustavo Is­pa­ni, in­te­gran­tes de la Cá­ma­ra 2ª del Cri­men de la ca­pi­tal pro­vin­cial, en­ten­die­ron que ade­más de ab­sol­ver a los seis acu­sa­dos por el atraco, de­bían re­ver­se al­gu­nas cues­tio­nes que du­ran­te el de­ba­te re­sul­ta­ron lla­ma­ti­vas.

La “ce­na de los ma­gis­tra­dos” tu­vo co­mo an­fi­trio­na a la abogada Ma­ría Teresa Pa­net­ta, y al­gu­nos “asis­ten­tes VIP”, co­mo la ex­con­ce­ja­la Ol­ga Riu­tort, el ex­fis­cal Ge­ne­ral de la Pro­vin­cia Darío Vez­za­ro, el ca­ma­ris­ta fe­de­ral Luis Rue­da, Se­bas­tián Ló­pez Pe­ña (vo­cal del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia), el abo­ga­do pe­na­lis­ta Carlos Hai­ra­be­dian, el ex­fun­cio­na­rio mu­ni­ci­pal Juan Pa­blo Díaz Car­deil­hac, el abo­ga­do y ex­fun­cio­na­rio po­lí­ti­co Jo­sé Ig­na­cio Ca­fe­rat­ta No­res, el em­pre­sa­rio Her­mann Kars­ten, Ma­ría An­ge­lei­ne Des­pon­tin y He­be Sainz Des­pon­tin, en­tre otros.

El asal­to se pro­du­jo en los pri­me­ros mi­nu­tos de la ma­dru­ga­da del 24 de di­ciem­bre de 2016, cuan­do una ban­da de de­lin­cuen­tes ar­ma­dos y con los ros­tros ta­pa­dos in­gre­só en el do­mi­ci­lio de Faus­tino Allen­de y Su­cre. To­dos los pre­sen­tes de­bie­ron que­dar­se de ca­ra al sue­lo, mien­tras los la­dro­nes los des­po­ja­ban de los ob­je­tos de va­lor que lle­va­ban en­ci­ma. A la due­ña de ca­sa la gol­pea­ron y la lle­va­ron a la plan­ta al­ta, don­de le exi­gie­ron que en­tre­ga­ra más di­ne­ro.

Al huir, la ban­da aban­do­nó los ce­lu­la­res de al­ta ga­ma ro­ba­dos, que te­nían se­gui­mien­to sa­te­li­tal, en un ta­cho de ba­su­ra cer­ca del hos­pi­tal Cór­do­ba.

Pa­ra­le­la­men­te, la Policía de­tu­vo a cin­co sos­pe­cho­sos que co­mían cho­ri­pa­nes en la zo­na del ex-Mer­ca­do de Abas­to, cer­ca del lu­gar don­de ocu­rrió el ro­bo. To­dos que­da­ron pre­sos, fue­ron impu­tados y re­cién ayer ter­mi­na­ron por ser de­cla­ra­dos inocen­tes de aquel asal­to. La ma­yo­ría de ellos te­nían an­te­ce­den­tes pe­na­les.

Más allá del “bom­ba­zo” que re­pre­sen­ta para la ins­truc­ción que no exis­tan prue­bas su­fi­cien­tes con­tra los seis hom­bres que es­tu­vie­ron pre­sos, que se gi­ren an­te­ce­den­tes a un fis­cal de turno para que “in­ves­ti­gue a los in­ves­ti­ga­do­res” es to­do un cues­tio­na­mien­to al tra­ba­jo ins­truc­tor.

En la mi­ra

Los prin­ci­pa­les blan­cos de esa pes­qui­sa que aún de­be abrir­se, a par­tir de los pun­tos de la sen­ten­cia de ayer, son el ins­truc­tor, un juez de Con­trol y los po­li­cías que par­ti­ci­pa­ron en la in­ves­ti­ga­ción.

El fis­cal Raúl Gar­zón fue se­ña­la­do por un tes­ti­go que, en su de­cla­ra­ción en el de­ba­te, ase­gu­ró que es­te fun­cio­na­rio ju­di­cial lo ha­bía “apretado” para in­fluir en su de­cla­ra­ción, al­go que ayer el fun­cio­na­rio ju­di­cial ne­gó tras co­no­cer el fa­llo.

Al­re­de­dor del juez de Con­trol N° 5 Carlos Les­cano, se te­jen al­gu­nos cues­tio­na­mien­tos, ya que en la cau­sa apa­re­cie­ron co­pias de ór­de­nes de alla­na­mien­to y, su­pues­ta­men­te, no eran su ju­ris­dic­ción ni su turno.

Otro tes­ti­go que de­cla­ró en la cau­sa di­jo que en una de­pen­den­cia po­li­cial no qui­sie­ron to­mar­le una de­cla­ra­ción en la que su­pues­ta­men­te iba a apor­tar da­tos. Por es­to, hay uni­for­ma­dos que de­ben ex­pli­car es­ta si­tua­ción y po­drían es­tar in­vo­lu­cra­dos en in­cum­pli­mien­to de los de­be­res de fun­cio­na­rio pú­bli­co.

A par­tir de lo que de­cla­ra­ron ci­vi­les en el jui­cio, tam­bién de­be in­ves­ti­gar­se por fal­so tes­ti­mo­nio al sar­gen­to de policía Pa­blo Da­vid Ros­so, quien ha­bría de­cla­ra­do para per­ju­di­car a los impu­tados.

Du­ran­te el desa­rro­llo del jui­cio, el abo­ga­do de­fen­sor Jor­ge “Me­sías” Agüe­ro efec­tuó una de­nun­cia en la que ex­pu­so al­gu­nas de es­tas su­pues­tas irre­gu­la­ri­da­des en la tra­mi­ta­ción de la cau­sa.

Lá­gri­mas, ale­gría y bron­ca

Mien­tras la se­cre­ta­ria Ma­ría Pía Maz­zot­ta leía los pri­me­ros pun­tos de la sen­ten­cia, quie­nes iban sien­do ab­suel­tos co­men­za­ban a llo­rar. Hom­bres ru­dos –que en el de­ba­te ha­bían ex­pre­sa­do al­gu­nas ex­pre­sio­nes sin te­mor y sin me­dir si se tra­ta­ba de un vo­cal o del fis­cal de Cá­ma­ra– es­ta­ban apo­ya­dos so­bre sus ro­di­llas mien­tras oían el má­gi­co “ab­sol­ver a...” que los de­po­si­ta­ba en una nue­va realidad.

Ha­bían pa­sa­do ca­si dos años cla­man­do su inocen­cia. Sus fa­mi­lia­res los si­guie­ron du­ran­te to­do el jui­cio y tam­bién aflo­ja­ron sus ten­sio­nes con lá­gri­mas, pe­ro en si­len­cio.

A cua­tro de ellos se les or­de­nó la “in­me­dia­ta libertad”, que se con­cre­tó mi­nu­tos des­pués en la Al­cai­día de Tri­bu­na­les, pe­se a lo cual los pe­ni­ten­cia­rios los es­po­sa­ron por úl­ti­ma vez. A ellos no les im­por­tó ese de­ta­lle, por­que me­dia ho­ra des­pués, con las ma­nos li­bres, abra­za­ban a los su­yos.

El úni­co que tu­vo al­gún tra­go amar­go fue el sub­co­mi­sa­rio Víc­tor Ariel Ba­rrio­nue­vo, quien re­ci­bió tres años y cua­tro me­ses de pri­sión por pe­cu­la­do, de­li­to que se le ad­ju­di­ca por usar un handy de la Policía mien­tras se en­con­tra­ba de va­ca­cio­nes y se desem­pe­ña­ba en Vi­lla Allen­de.

“So­mos inocen­tes; ha que­da­do de­mos­tra­do en el jui­cio, pe­ro el fis­cal Gar­zón se ha en­sa­ña­do con­mi­go”, se­ña­ló el ex­po­licía, de­mo­ra­do por los pe­rio­dis­tas. Ha­bía si­do be­ne­fi­cia­do por el per­dón por el asal­to, pe­ro de­be per­ma­ne­cer en pri­sión por el uso de la radio.

Al mis­mo mo­men­to, los otros ab­suel­tos por el atraco y la vio­la­ción de do­mi­ci­lio (Da­niel Hu­go Zá­ra­te, Ro­ber­to An­to­nio Ol­mos, Ro­ber­to Sil­vio Ri­ve­ro y Carlos Se­bas­tián Bru­ni) apu­ra­ban la sa­li­da para re­cu­pe­rar su libertad cuan­to an­tes. Cé­sar Ri­car­do Fa­rías, acu­sa­do de par­ti­ci­pa­ción se­cun­da­ria, vol­vió a su ca­sa, co­mo du­ran­te to­do el jui­cio.

Cuan­do usa­ron la úl­ti­ma pa­la­bra, an­tes de la de­li­be­ra­ción del ju­ra­do po­pu­lar (que in­ter­vino só­lo por el he­cho de pe­cu­la­do), to­dos, ca­si sin ma­ti­ces, se que­ja­ron de la ins­truc­ción del fis­cal Gar­zón, re­pi­tie­ron que eran inocen­tes y cla­ma­ron libertad. In­va­ria­ble­men­te, mos­tra­ron mo­les­tos por­que es­tu­vie­ron ca­si dos años pre­sos, ale­ja­dos de sus fa­mi­lia­res.

Tam­bién los abo­ga­dos de­fen­so­res es­ta­ban exul­tan­tes por ha­ber­le tor­ci­do el bra­zo a una ins­truc­ción ju­di­cial a la que ata­ca­ron des­de an­tes del ini­cio del de­ba­te. Ale­jan­dro Ze­ve­rín, Carlos Mo­re­li, Gustavo Nie­vas, “Me­sías” Agüe­ro y Juan Ga­ci­túa es­ta­ban se­re­nos, pe­ro tan­to o más con­ten­tos que los li­be­ra­dos.

Eran la con­tra­ca­ra del fis­cal Mar­tín Ber­ger y del que­re­llan­te Tris­tán Ga­vier, quie­nes du­ran­te los ale­ga­tos ha­bían so­li­ci­ta­do con­de­nas.

(PE­DRO CAS­TI­LLO)

A sus ca­sas. Cua­tro de los cin­co acu­sa­dos que ha­bían lle­ga­do pre­sos al jui­cio fue­ron li­be­ra­dos lue­go de co­no­cer­se el fa­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.