Dos dé­ca­das de igual­dad

Ha­ce 20 años, el Co­le­gio Nacional de Mon­se­rrat re­ci­bía a las pri­me­ras alum­nas mu­je­res y rom­pía con tres si­glos de for­ma­ción ex­clu­si­va de va­ro­nes.

La Voz del Interior - - Página Delantera - Ma­ria­na Ote­ro mo­te­[email protected]­voz­de­lin­te­rior.com.ar

“Te­nía 10 años, no te­nía idea de la vi­da. Aho­ra me doy cuen­ta de qué im­pre­sio­nan­te fue para la so­cie­dad de ese en­ton­ces, y la hue­lla que de­jó en no­so­tras, el de­ba­te ins­ta­la­do a fi­nes del si­glo 20 so­bre el in­gre­so de mu­je­res a un co­le­gio de va­ro­nes con tra­di­ción de tres si­glos. Ha­bía cues­tio­nes mí­ti­cas que te­nían que ver con la per­te­nen­cia y sím­bo­los, que no cam­bia­ron sino que de al­gu­na ma­ne­ra se re­sig­ni­fi­ca­ron a tra­vés de per­so­nas con otras ma­ne­ras de sen­tir, co­mo pue­den ser las mu­je­res”.

Así ana­li­za La­ra Pe­ker, egre­sa­da de la pri­me­ra pro­mo­ción mix­ta del Co­le­gio Nacional de Mon­se­rrat, de­pen­dien­te de la Uni­ver­si­dad Nacional de Cór­do­ba y hoy do­cen­te e in­ves­ti­ga­do­ra en la Fa­cul­tad de Len­guas de la UNC, su ex­pe­rien­cia de ha­ce 20 años, cuan­do las mu­je­res in­gre­sa­ron a la tra­di­cio­nal ins­ti­tu­ción de va­ro­nes de Cór­do­ba.

Pe­ker es una de las 44 chi­cas que pi­sa­ron el “Mon­se” en 1998, des­pués de una aca­lo­ra­da po­lé­mi­ca que du­ró ca­si dos años y que se zan­jó en la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia. Aque­lla fue una ges­ta his­tó­ri­ca y, qui­zá, mar­có el ca­mino de la lu­cha de las mu­je­res por la igual­dad de opor­tu­ni­da­des.

El co­le­gio preuni­ver­si­ta­rio, fun­da­do por el clé­ri­go cor­do­bés Ig­na­cio Duar­te y Qui­rós en 1687, for­mó va­ro­nes du­ran­te más de 300 años. Por allí pa­sa­ron hom­bres de­ci­si­vos para la his­to­ria ar­gen­ti­na, co­mo Juan Jo­sé Cas­te­lli, Juan Jo­sé Pa­so, el deán Gre­go­rio Fu­nes, Ni­co­lás Ave­lla­ne­da y Jo­sé Figueroa Al­cor­ta. Su edi­fi­cio es Mo­nu­men­to His­tó­ri­co Nacional.

Hoy en el Mon­se­rrat es­tu­dian más mu­je­res que va­ro­nes. Son 912 chi­cas y 759 chi­cos. En 2018 in­gre­sa­ron 141 mu­je­res y 100 va­ro­nes. En 15 años hu­bo 10 aban­de­ra­das y 16 es­col­tas mu­je­res.

En el 20º aniver­sa­rio del Mon­se­rrat mix­to, La Voz reunió a exa­lum­nas de la pri­me­ra pro­mo­ción. Son mu­je­res de 31 años; la ma­yo­ría, pro­fe­sio­na­les.

“Te­nía 11 años. Mis pa­dres me pre­gun­ta­ron si me gus­ta­ría in­gre­sar al co­le. Sin con­cien­cia de lo que es­to sig­ni­fi­ca­ba, di­je: ‘Sí, va­mos’”, cuen­ta Ma­ría Emilia Alon­so, vi­si­ta­do­ra mé­di­ca. “En mi cur­so éra­mos tres mu­je­res y 30 va­ro­nes. El de­ba­te era de los adul­tos, que com­pli­ca­ban la si­tua­ción. En el co­le, con mis com­pa­ñe­ros, éra­mos unas más”, re­cuer­da Ma­ría Emilia. Y agre­ga: “Re­cuer­do in­sul­tos de pa­dres el día que íba­mos a ren­dir, pa­la­bras fuer­tes…Uno pien­sa: ¡có­mo un adul­to pue­de in­sul­tar de esa ma­ne­ra a un ni­ño de 11 años!”.

Los prin­ci­pa­les opo­si­to­res fue­ron al­gu­nos pa­dres, egre­sa­dos y alum­nos de los cur­sos su­pe­rio­res. Tam­bién se ma­ni­fes­ta­ron en con­tra del in­gre­so de ni­ñas fi­gu­ras re­co­no­ci­das de Cór­do­ba y has­ta hu­bo pro­fe­so­res que re­nun­cia­ron cuan­do se apro­bó la edu­ca­ción mix­ta. Vein­te años des­pués, va­rios de aque­llos fer­vien­tes opo­nen­tes se ne­ga­ron a dar su opi­nión ac­tua­li­za­da a La Voz.

“La dispu­ta en­tre los adul­tos no la sen­tí, con los do­cen­tes y los pre­cep­to­res hu­bo res­pe­to. Sí con las pro­mo­cio­nes más gran­des cuan­do can­ta­ban el Himno los viernes en la fuen­te; can­tos de va­ro­nes”, di­ce Ce­ci­lia Ce­jas, psicóloga. “Lo bue- no fue que se co­men­zó a ha­blar de que las mu­je­res te­nía­mos de­re­cho a es­tu­diar en un co­le­gio pú­bli­co que te­nía mu­cho pres­ti­gio. Sir­vió para la in­clu­sión”, apun­ta.

So­fía Cazón, in­ge­nie­ra agró­no­ma, re­cuer­da: “Ese día en­tra­mos con los ner­vios de ren­dir. En nin­gún mo­men­to hu­bo dis­cri­mi­na­ción en la ins­tan­cia de exa­men. Fue con­flic­ti­vo los pri­me­ros años, por­que era un cam­bio para to­dos. For­ma­mos par­te del gran cam­bio de la his­to­ria del Mon­se­rrat. A los 11 años no fui­mos cons­cien­tes de lo que es­tá­ba­mos im­pul­san­do. Me sien­to or­gu­llo­sa de to­das las chi­cas que nos ani­ma­mos y se pu­do dar la trans­for­ma­ción”.

Mer­ce­des Ta­gle, li­cen­cia­da en Ad­mi­nis­tra­ción, opi­na: “Hay que ag­gior­nar­se, si ha­bla­mos de igual­dad de gé­ne­ro no po­día ser que un co­le­gio tan pres­ti­gio­so si­guie­ra sien­do para va­ro­nes y ex­clu­ye­ra a las mu­je­res. Es un pa­so que se te­nía que dar. Ade­más, no to­das las tra­di­cio­nes son bue­nas; a ve­ces hay que cam­biar­las”, sos­tie­ne.

Por su par­te, Ma­ría Ele­na de Be­ni­to, mé­di­ca, di­ce: “Con las mu­je­res, el co­le­gio se com­ple­tó y no se per­dió na­da. La vi­da es mix­ta, se com­par­te”.

Ce­les­te Mi­ran­da, co­mo mu­chas de sus com­pa­ñe­ras, rin­dió para in­gre­sar al Mon­se­rrat y al Ma­nuel Bel­grano. Ter­mi­nó en el “Mon­se”, sin sa­ber que era el pri­mer año mix­to. “El pri­mer día de cla­se nos en­con­tra­mos con un mon­tón de pe­rio­dis­tas afue­ra que te en­tre­vis­ta­ban. Es­ta­ba asus­ta­da, conociendo re­cién el te­ma, no di­men­sio­na­ba la pro­ble­má­ti­ca”, ex­pli­ca.

En re­la­ción con el ri­tual de can­tar el Himno nacional al­re­de­dor de la fuen­te del pa­tio, Ce­les­te re­la­ta: “Nos te­nía­mos que ha­cer el es­pa­cio para ad­qui­rir esa iden­ti­dad mon­se­rra­ten­se. Hu­bo al­gu­nas tra­bas, con pollera no po­día­mos sal­tar, los va­ro­nes se pe­ga­ban un po­co más cuan­do ha­cía­mos los can­tos los viernes”.

Emil­se Rus­so, abogada, di­ce que ja­más tu­vo pro­ble­mas ni su­frió dis­cri­mi­na­ción, aun­que es­cu­cha­ba que al­gu­nas chi­cas no la pa­sa­ban tan bien. “Cuan­do en­tra­mos, éra­mos co­mo bi­chos ra­ros. Los más gran­des nos mi­ra­ban con cier­to re­ce­lo, pe­ro na­da gra­ve tam­po­co”, di­ce, y re­cuer­da que el ri­to de arro­jar­se en la fuen­te al fi­na­li­zar sép­ti­mo año ge­ne­ró con­tro­ver­sias. “Nos ti­ra­mos igual. Es­tá­ba­mos ves­ti­das igual que ellos”, se ríe Emil­se.

Vanesa Lu­cuix, co­mu­ni­ca­do­ra so­cial, plan­tea que tran­si­tar aque­lla ex­pe­rien­cia “le abrió la ca­be­za”, mien­tras que La­ra ase­gu­ra que fue­ron años di­fí­ci­les. “Vein­te años des­pués me doy cuen­ta de qué mar­cas de­ja en uno el re­cha­zo a esa edad. Yo me pre­gun­to dón­de es­tu­vie­ron los adul­tos en ese mo­men­to. Fue fuer­te. Has­ta el úl­ti­mo día, ha­bía com­pa­ñe­ros, pa­res, que se de­di­ca­ron a re­cor­dar­nos que no per­te­ne­cía­mos”, sub­ra­ya.

Ma­ría Constanza Ruiz, es­tu­dian­te de Abo­ga­cía, cuen­ta que vi­vió su se­cun­da­ria de ma­ne­ra na­tu­ral. Y Ana Cas­te­lló, abogada, sos­tie­ne que to­mó di­men­sión de la ins­ti­tu­ción a la que asis­tía cuan­do los pro­fe­so­res los lla­ma­ban “se­ño­res y se­ño­ri­tas”.

“Creo que con sus fa­len­cias, a ni­vel hu­mano, a ni­vel con­ten­ción y a ni­vel aca­dé­mi­co, fue muy bueno y tu­vo una im­pron­ta po­si­ti­va en mi vi­da. El co­le­gio no es­ta­ba pre­pa­ra­do para el in­gre­so de mu­je­res, pe­ro ja­más me sen­tí afue­ra. Em­pe­za­mos en el pi­so de más arri-

ba, el úni­co ba­ño que ha­bía es­ta­ba ahí. A me­di­da que íba­mos cre­cien­do, iban ha­cien­do más ba­ños. No ha­bía pre­cep­to­ras. Era un co­le­gio he­cho por y para hom­bres. Te­nía un pro­fe­sor de Geo­gra­fía que de­cía a ca­da ra­to: ‘Las chi­cas sal­gan del cur­so’, para ha­blar só­lo con los chi­cos. Ha­bía co­sas que fun­cio­na­ban para va­ro­nes so­los”, sos­tie­ne Ana.

Nue­vos tiem­pos

Na­ta­lia Diez pien­sa que era im­po­si­ble se­guir sos­te­nien­do un co­le­gio pú­bli­co uni­ver­si­ta­rio de ex­clu­si­vi­dad mas­cu­li­na. “Ha­bía una fuer­te de­man­da de la so­cie­dad para que una edu­ca­ción de esa ca­li­dad la re­ci­bié­ra­mos tam­bién las mu­je­res”, ase­gu­ra Na­ta­lia, maes­tra jar­di­ne­ra y pre­cep­to­ra del Mon­se­rrat.

Ce­les­te Ce­ba­llos, pro­fe­so­ra de Cien­cias Eco­nó­mi­cas, re­mar­ca: “Sien­to un amor es­pe­cial por el co­le­gio, a pe­sar de que ha­bía con­flic­tos cuan­do éra­mos chi­cos. Nun­ca me qui­se ir. Ten­go ami­gas a las que no les gus­tó o tie­nen mal re­cuer­do. Yo no. Sí te­nía­mos mie­do de que nos in­sul­ta­ran, y nos de­cían que nos iban a cor­tar la cor­ba­ta. Pe­ro mis com­pa­ñe­ros de la pro­mo­ción nun­ca hi­cie­ron di­fe­ren­cia. Lo más lin­do que me pa­só en la vi­da es ve­nir a es­te co­le­gio y se­ría mi sue­ño dar cla­ses acá”, di­ce Ce­les­te, que em­pe­zó a es­tu­diar abo­ga­cía só­lo por­que es­ta­ba en la mis­ma cua­dra del “Mon­se”.

So­fía Krau­se, psicóloga, coin­ci­de en que en­ton­ces no com­pren­día lo que sig­ni­fi­ca­ba el cam­bio. “Pe­ro era tan­to el de­seo de que­rer re­ci­bir una edu­ca­ción bue­na que me es­for­za­ba para es­tu­diar y de­mos­trar que me me­re­cía es­tar en ese lu­gar”, sos­tie­ne.

Flo­ren­cia Ba­rros, abogada y do­cen­te en el Mon­se­rrat, apor­ta: “Los ‘pro­fes’ no sa­bían al prin­ci­pio de qué ma­ne­ra tra­tar­nos, nos cui­da­ban mu­cho, pe­ro en ese cui­da­do ex­tre­mo tam­bién ha­cían al­gu­na dis­tin­ción”.

Noe­lia Fal­cón, pro­fe­so­ra en el se­cun­da­rio, agre­ga: “Ren­día­mos con có­di­go de ba­rras, no por nom­bre. Les cos­tó a los ‘pro­fes’ que hu­bie­ra mu­je­res; eso fue cam­bian­do por­que em­pe­za­ron a en­trar ca­da vez más. El tiem­po ayu­dó a que se fue­ran aco­mo­dan­do las co­sas”.

La mar­ca fe­me­ni­na

El in­gre­so de mu­je­res tra­jo cam­bios en el co­le­gio. ¿Qué creen las exe­gre­sa­das que apor­tó su lle­ga­da?

“Las mu­je­res he­mos ve­ni­do a apor­tar al­go lin­do, la par­te dul­ce. An­tes era to­do más du­ro, más frío”. (Ma­ría Emilia Alon­so)

“Las mu­je­res fui­mos un po­co más apli­ca­das; to­das bas­tan­te es­tu­dio­sas, uni­das. Creo que tam­bién in­flui­mos en la unión en­tre com­pa­ñe­ros”. (So­fía Cazón)

“El co­le­gio ha cam­bia­do bas­tan­te. Ha de­ja­do de ser tan rí­gi­do. Em­pe­zó a abrir­se más, igual que la so­cie­dad, en la cues­tión de gé­ne­ro”. (Ce­les­te Mi­ran­da)

“No creo que ha­ya di­fe­ren­cias en­tre va­ro­nes y mu­je­res a ni­vel edu­ca­ti­vo ni que uno sea su­pe­rior a otro. Sí las mu­je­res son más apli­ca­das. Hi­ci­mos un apor­te a la con­vi­ven­cia”. (Emil­se Rus­so)

“Apor­tó al cam­bio del tra­to de los pro­fe­so­res. Ve­nían acos­tum­bra­dos a tra­ba­jar con va­ro­nes so­los y ha­bía que cui­dar­se con las chi­cas”. (So­fía Krau­se)

“¿Qué apor­to? Mu­cho, pri­me­ro la di­ver­si­dad. Cam­bió la dis­ci­pli­na, para bien; cam­bia­ron las re­la­cio­nes. Aca­dé­mi­ca­men­te, el apor­te tam­bién fue bueno”. (Flo­ren­cia Ba­rros)

“Apor­tó la in­clu­sión para to­dos a una es­cue­la tan her­mo­sa, con tan­ta his­to­ria y con una en­se­ñan­za tan dis­tin­ta. Lo im­por­tan­te es si te­nés las con­di­cio­nes para es­tar en la es­cue­la, no si sos hom­bre o mu­jer”. (Noe­lia Fal­cón)

(JA­VIER FE­RREY­RA)

Pio­ne­ras. Para las egre­sa­das de la pri­me­ra pro­mo­ción mix­ta del “Mon­se”, con los chi­cos era to­do nor­mal por aque­llos años, pe­ro al­gu­nos adul­tos man­te­nían pos­tu­ras muy hos­ti­les.

(JA­VIER FE­RREY­RA)

Las pri­me­ras. Tie­nen hoy en­tre 30 y 31 años y fue­ron las chi­cas que ini­cia­ron el ca­mino del Mon­se­rrat co­mo co­le­gio mix­to.

Na­tu­ral. El Mon­se­rrat fue uni­sex 300 años. Des­de ha­ce 20 años es mix­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.