Mar­tín Be­na­ví­dez. Cuan­do es­tu­vo ra­di­ca­do en San Pa­blo (Bra­sil), desa­rro­lló pro­yec­tos con el cé­le­bre ur­ba­nis­ta Pau­lo Men­des da Ro­cha.

En 2011, es­te jo­ven ar­qui­tec­to cor­do­bés se ra­di­có en San Pa­blo, don­de desa­rro­lló pro­yec­tos con el cé­le­bre ur­ba­nis­ta Pau­lo Men­des da Ro­cha. De re­gre­so, ase­gu­ra que Cór­do­ba cre­ce de ma­ne­ra “caó­ti­ca”.

La Voz del Interior - - Buenos Días, Córdoba - Héc­tor Bron­do hbron­[email protected]­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Mar­tín Be­na­ví­dez (32) es ar­qui­tec­to gra­dua­do en la UNC. Desa­rro­lló su te­sis co­mo be­ca­rio del pro­gra­ma Cuar­to Cen­te­na­rio en la Uni­ver­si­dad de San Pa­blo. El es­tu­dio dis­cu­te cues­tio­nes re­la­ti­vas a las me­tró­po­lis con­tem­po­rá­neas.

Con el tí­tu­lo de­ba­jo del bra­zo, se ra­di­có en la me­ga­ur­be bra­si­le­ña y for­mó par­te del es­tu­dio MMBB Ar­qui­tec­tos, don­de desa­rro­lló pro­yec­tos jun­to con el cé­le­bre ar­qui­tec­to Pau­lo Men­des da Ro­cha. Du­ran­te dos años, se desem­pe­ñó co­mo in­ves­ti­ga­dor vi­si­tan­te en la Hum­boldt Uni­ver­si­tät zu Ber­lin (Ale­ma­nia), be­ca­do por el Deuts­cher Aka­de­mis­cher Aus­tausch­dienst.

Mar­tín con­si­de­ra que, en las úl­ti­mas tres dé­ca­das, Cór­do­ba ha cre­ci­do de ma­ne­ra caó­ti­ca y que para re­ver­tir ese pro­ce­so no só­lo ha­cen fal­ta obras de in­fra­es­truc­tu­ra, sino dis­cu­tir an­tes, en tér­mi­nos po­lí­ti­cos y cul­tu­ra­les, en qué ciudad que­re­mos vi­vir y có­mo re­la­cio­nar­nos con el otro.

Mar­tín cuen­ta, con gra­cia, que su elec­ción de la ca­rre­ra de Ar­qui­tec­tu­ra fue “un ma­no­ta­zo de aho­ga­do”. Para que se en­tien­da de­bi­da­men­te ese ges­to de in­tre­pi­dez, re­cuer­da las cir­cuns­tan­cias en las que to­mó la de­ci­sión. “A mí me gus­ta­ban la as­tro­no­mía, el tea­tro y la his­to­ria. De he­cho, His­to­ria era la ma­te­ria que más dis­fru­ta­ba en el se­cun­da­rio. En eso es­ta­ba cuan­do una no­che, an­dan­do en au­to, cap­tu­ré una ima­gen de Cór­do­ba mi­ran­do el pai­sa­je en una ave­ni­da. ‘Me gus­tan las ciu­da­des y via­jar’, me di­je en ese mo­men­to de mu­cha in­cer­ti­dum­bre. Así fue co­mo, en un ma­no­ta­zo de aho­ga­do, op­té por es­to”, re­su­me. “Qui­zá no fue la ar­qui­tec­tu­ra en sí mis­ma lo que me atra­jo, sino las co­sas que la ro­dean”, com­ple­ta la idea.

Y ce­le­bra el acier­to: “La ar­qui­tec­tu­ra tie­ne mu­cho que ver con la fí­si­ca, con la ma­te­má­ti­ca y, fun­da­men­tal­men­te, con el ar­te y la his­to­ria. Ade­más, hay una di­men­sión po­lí­ti­ca que es cen­tral en la ar­qui­tec­tu­ra, en el ur­ba­nis­mo. Por eso me apa­sio­na lo que ha­go; me ha­ce sen­tir mu­cho pla­cer”, re­ve­la.

–¿A qué te re­fe­rís con “la di­men­sión po­lí­ti­ca de la ar­qui­tec­tu­ra”?

–Lo tra­duz­co: el es­pa­cio es una de las for­mas en que se re­pre­sen­tan las re­la­cio­nes so­cia­les y las re­la­cio­nes de po­der. No so­la­men­te en el sen­ti­do de re­pre­sen­tar una re­la­ción de po­der prees­ta­ble­ci­da, sino tam­bién ha­cer­la, cons­ti­tuir­la, de­li­mi­tar­la. La for­ma de la ciudad in­ci­de di­rec­ta­men­te en có­mo nos com­por­ta­mos, en có­mo nos re­la­cio­na­mos con el otro. Las ciu­da­des son, de al­gu­na ma­ne­ra, el di­bu­jo de la so­cie­dad en el sue­lo, co­mo sos­te­nía un fi­ló­so­fo del si­glo XX.

–Des­de es­ta pers­pec­ti­va, Un pro­yec­to con re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal.

El pro­yec­to ele­gi­do para el pa­be­llón de Bra­sil en la Ex­po Du­bái 2020 es au­to­ría de Mar­tín Be­na­ví­dez, Jo­sé Pau­lo Gou­vêa, Mar­ta Mo­rei­ra y Mil­ton Braga, con cu­ra­du­ría de Guil­her­me Wis­nik y Ale­xan­dre Be­noit.

Co­la­bo­ra­ron en la rea­li­za­ción los ar­gen­ti­nos Ana Ca­ro­li­na Isaía, Emilia Da­rri­ca­des, Juan Pa­blo Pa­ro­di y To­más Qua­glia Mar­tí­nez. Tam­bién, los bra­si­le­ños Ma­teo Ar­jo­na, Rap­hael Car­nei­ro, Sei­zen Ueha­ra y Víc­tor Oli­vei­ra.

Mi­guel Ma­ra­tá y Gabriela Tre­vi­zan com­par­ten la es­truc­tu­ra.

¿có­mo ves a Cór­do­ba?

–Ten­go una mi­ra­da muy crí­ti­ca so­bre mi ciudad. Creo que si bien aún no es­tá su­frien­do en car­ne vi­va, co­mo San Pa­blo, las con­se­cuen­cias de su cre­ci­mien­to caó­ti­co en las úl­ti­mas tres dé­ca­das, es­tá di­rec­cio­na­da rum­bo al abis­mo. Por eso Cór­do­ba se ha vuel­to ca­da vez más ca­ra en tér­mi­nos de la in­fra­es­truc­tu­ra que le ha­ce fal­ta para vol­ver­la una ciudad con­tem­po­rá­nea, a la al­tu­ra de las gran­des ciu­da­des de la ac­tua­li­dad.

–¿Es po­si­ble re­ver­tir ese pro­ce­so de cre­ci­mien­to caó­ti­co?

–To­do se pue­de re­ver­tir, por­que la ciudad es una cons­truc­ción que fue he­cha y pen­sa­da, y por lo tan­to pue­de ser re­cons­trui­da y re­pen­sa­da. El pro­ble­ma no ra­di­ca qui­zá en su di­men­sión fí­si­ca, sino en su di­men­sión cul­tu­ral. Te­ne­mos que plan­tear­nos si es­ta­mos dis­pues­tos a en­fren­tar esos pro­ce­sos de cam­bio, por­que pen­sar la ciudad en la que que­re­mos vi­vir es tam­bién, de al­gu­na ma­ne­ra, pen­sar qué ti­po de per­so­nas que­re­mos ser. Por su­pues­to que ha­cen fal­ta ac­cio­nes con­cre­tas de in­fra­es­truc­tu­ra, pe­ro an­tes es ne­ce­sa­rio dis­cu­tir en tér­mi­nos cul­tu­ra­les en qué ciudad que­re­mos vi­vir, có­mo que­re­mos ocu­par el es­pa­cio y de qué ma­ne­ra re­la­cio­nar­nos con el otro. Te­ne­mos que ini­ciar una se­rie de dis­cu­sio­nes que es­tán ale­tar­ga­das.

–¿Por dón­de de­be­rían co­men­zar las dis­cu­sio­nes?

–Cór­do­ba hoy se ur­ba­ni­za fun­da­men­tal­men­te con den­si­da­des muy ba­jas, con ur­ba­ni­za­cio­nes ce­rra­das. Ese es el modelo de ciudad que ha adop­ta­do y que ha­bla de có­mo es la re­la­ción con el otro. No tie­ne que ver con un modelo que con­ci­ba a la ciudad co­mo un es­pa­cio in­clu­si­vo, un es­pa­cio de di­fe­ren­cias. Nos ma­ra­vi­lla­mos con las ciu­da­des de Eu­ro­pa, pe­ro cuan­do vol­ve­mos de via­je nos re­clui­mos en una ciudad amu­ra­lla­da. Te­ne­mos esa con­tra­dic­ción cul­tu­ral. Creo que es ne­ce­sa­rio dis­cu­tir eso, y esa dis­cu­sión es fun­da­men­tal­men­te po­lí­ti­ca.

–¿Por qué de­ci­dis­te re­gre­sar a Cór­do­ba?

–Creo que es una de­ci­sión to­tal­men­te irra­cio­nal e in­cons­cien­te que tie­ne que ver con los afec­tos. Tal vez no sea es­te el con­tex­to eco­nó­mi­co más in­tere­san­te para re­gre­sar. Pe­ro más allá de lo afec­ti­vo, sien­to a Cór­do­ba co­mo un lu­gar pro­pio y, tam­bién, co­mo un cam­po fér­til para pen­sar y desa­rro­llar mi tra­ba­jo.

“LA FOR­MA DE LA CIUDAD IN­CI­DE EN CÓ­MO NOS COM­POR­TA­MOS Y NOS RE­LA­CIO­NA­MOS CON EL OTRO”.

(PE­DRO CAS­TI­LLO)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.